Ene 24 2007
686 lecturas

Cultura

Primer libro. Prólogo. – DESCANSO DE LA GEOMETRÍA EN LA NEBLINA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoEste libro de Lenka Moretic es una expresión nueva en nuestra literatura.

Su autora, hija de escritores, muestra un talento distinto al de ellos, pero no de menor valía. Su calidad literaria es innata; y resulta novedosa, singular, sorprendente.

Lenka Moretic llama a sus treinta y tres textos (según carta que recibí) “narraciones”, no cuentos como parecerían al distraído, generalmente breves, y distribuye el más extenso en cuatro partes separadas que cubren seis páginas en total.

Sus títulos son a menudo muy importantes, y son a veces precedidos de una frase de la autora que siempre dicen más que algo. Unos ejemplos de títulos: “Es como el corazón de una flor sin corazón”; “Abismo imaginario o la capacidad de amar”; “¡Corta el pan sin dejar migas!”; “Descanso de la geometría en la neblina” (que le da título al libro); y el texto de título más largo: Se ha detenido una gota de agua, es una gota muerta, a través de ella se puede leer una escritura.

Otros pocos ejemplos de los epígrafes originales: “La soledad es un estado de ánimo…” Graffiti en una pared de Caracas; Pistas: un ascensor, un gato que tenía un ojo celeste y otro verde, recordar a su esposa; Elementos: silla, copa, chimenea, guitarra abandonada, un valium, espejo, pasó una nube. Describir con la vista y con la imaginación un abismo; Datos: “Colgarse” de “Todo igual que ayer pero…”.

Pensaba transcribir muchas frases escogidas en los textos, uno por uno, de este libro; pero creo que la demostración que deseo ilustrar, está ya probada gracias a lo anterior: se trata de poesía, sin versos, en la inesperada prosa de Lenka Moretic. Si no me equivoco, en una ocasión encontré un verso, escrito como prosa, que termina un párrafo de dos líneas; en el texto titulado Santiago en 252 palabras (—en efecto 252): “alarmas y disparos rompieron la rutina”. Un alejandrino, dos hemistiquios, catorce sílabas.

Todos los lectores encarnizados sabemos que puede haber poesía tanto en los versos como una de líneas, párrafos, textos en fin, de la prosa más lejana de los versos.

Puede haberla en situaciones y trama de una novela y en cuentos; hasta en ensayos y discursos; incluso en diálogos escritos.

Porque tanto en prosa como en versos pueden darse palabras cargadas de energía, de emoción y sentido, hasta el extremo.

Los textos de este libro escriben pesadillas y sueños, fantasías en vigilia; son como Informes que el Inconsciente transmite a la razón literaria la cual utiliza el sistema lógico de la gramática.

Una poesía que no es impropiamente “prosa poética”, lírica, apelando a la naturaleza del paisaje y a sentimientos que por sabidos se calla.

Aquí hay una propia y buena prosa, con su poesía originaria cargada de pulsiones y deseos, hechos y fenómenos que provienen del inconsciente, experimentados en las profundidades de la autora y ofreciéndosenos como experiencias que buscan belleza, no en vano.

El modelo de estos tipos de libros es Las Iluminaciones de Rimbaud. Pero nuestro tiempo es distinto y peor.

El título del libro, con su relativa extrañeza: Descanso de la geometría en la neblina, dice esto mismo a quien sabe leerlo. Vivimos un mundo y épocas complejas, en lo confuso, en la neblina. La geometría –que es la razón— en tal neblina del inconsciente colectivo y personal puede (talvez yo diría debe) descansar.

—————————-

* Premio Nacional de Literatura de Chile.

Addenda

foto

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario