Nov 20 2008
441 lecturas

Política

Que la DEA no me vea

Oscar Garrido*

A nombre de la libertad de prensa muchos medios de difusión utilizan sus recursos para de manera sutil engañar. Por ejemplo, recientemente la DEA informo que España es el país con mayor consumo de cocaína del mundo. Sobre la veracidad de esa afirmación nada puedo opinar. Sin embargo lo que mas me llama la atención es ver que tanto el teletexto y el telediario de televisión española, utiliza constantemente el termino "coca" para referirse a la cocaína. Nuestra coca no es cocaína.

Confundir la coca con la cocaína es como confundir el café con la cafeína. Si alguna persona muriera intoxicada por cafeína (que en estado puro es venenosa) no se diría "una persona murió envenenada con café". Esta confusión no es reciente, sino que ya en el siglo XVIIIm cuando la cocaína era legal, se la confundía frecuentemente con la coca. El problema no es de "simple abreviación" sino que es tratar de desprestigiar de manera constante a la sagrada hoja de coca.

La coca ha sido utilizada desde hace 5,000 años y tiene significados religiosos y culturales para los pueblos indígenas originarios. Se usa en ritos religiosos, en medicina natural –por sus cualidades terapéuticas que son reconocidas–, pero también en todos los aspectos de la vida social, empezando por los nacimientos y terminando en las defunciones. Sus cualidades alimenticias la colocan como el arbusto mas alimenticio del continente: tiene, por ejemplo, más calcio que la leche y más hierro que el pescado, por lo que se la usa también como complemento alimentario y es ideal para personas intolerantes a la lactosa, reemplazando a la leche.

La cocaína en cambio es una de las peores plagas de la humanidad, ya que es una de las drogas que causa mayor dependencia, y cuyos daños no solo llevan a la muerte segura, sino que puede perjudicar incluso a la descendencia de los adictos.

La cocaína es uno de los alcaloides que contiene la hoja de coca en pequeña escala. Un billete de dólar y de euro en España contienen mas cocaína que una hoja de coca. La cocaína es dañina, nadie lo duda, y la cocaína no es parte de la cultura andino-amazónica. No son los pueblos indígenas originarios los que extraen la cocaína. Por ello no entendemos porque tienen que confundir nuestra hoja sagrada con una porquería.

El engaño

En realidad si es que la ignorancia extrema que muestran al confundir la coca con la cocaína quedara en simplemente eso, todo estaría bien. El problema es que no sólo contagian su ignorancia a quienes quieren informarse con los medios de comunicación, sino que mediante los complejos juegos políticos lograron introducir esta estupidez dentro de las mas altas esferas dirigentes mundiales, logrando colocar a la sagrada hoja de Los Andes en la lista de los mas peligrosos narcóticos, cosa que obviamente es un absurdo.

Dada la naturaleza que tiene la hoja de coca en la cosmovisión andino-amazónica esto es mas o menos como colocar a Jesús en una lista de los mas grandes criminales de la historia o a Mahoma en una lista de pedófilos.

Pero no sólo eso, sino que aprovechando esta confusión o tal vez incluso propiciándola y además calificando de "ayuda" en la supuesta lucha contra las drogas, la DEA se introdujo en Bolivia para realizar tareas que nada tienen que ver con su objetivo de luchar contra el trafico ilícito de drogas.

La DEA en Bolivia fomentó una política, llamada Coca cero, que apoyada por las fuerzas neoliberales que gobernaban el país, intentaron abiertamente erradicar manu militari la sagrada hoja de coca y, por lo tanto, la cultura misma de los pueblos andino-amazónicos. La guerra contra las drogas fue en realidad una guerra de baja intensidad a cualquier intento de atentar contra la hegemonía de EEUU. Una guerra sucia contra los dueños milenarios de nuestra América.

Lo peor del asunto es siempre en Bolivia había un rumor: que agentes de la DEA eran en realidad los más grandes narcotraficantes o –en el mejor de los casos– que eran los que encubrían al narcotráfico. Lo cual casi quedo demostrado con los casos de Huanchaca y del narcoavión. En Huanchaca una expedición científica boliviano-española descubrió una fabrica de cocaína en territorio que era protegido por la DEA.

Los miembros de dicha expedición fueron asesinados. El hecho aún no esta clarificado. Aunque una comisión parlamentaria denuncio que las actividades ilegales en esa zona eran de conocimiento de la DEA, y que el dinero obtenido de esa actividad ilícita era destinado entoncers a financiar a los "contras" en Nicaragua. Cabe mencionar que el diputado Edmundo Salazar miembro de esa comisión también fue asesinado.

En el caso del narcoavión hay bastante información de que la agencia estadounidense conocía en 1995 de la salida de cuatro toneladas de cocaína desde el aeropuerto de El Alto en un avión hasta México; sin embargo fue capturado en Perú.

En concreto, la DEA en Bolivia fomentaba y protegía al narcotráfico y se ocupaba de investigar a los políticos que tenían ideas contrarias al neoliberalismo imperante en ese entonces. Se tiene documentación que, por ejemplo, investigaron a Antonio Peredo, David Choquehuanca, Walter Quezada y Evo Morales –entre otros.

La DEA mediante sus coimas logró corromper a la Policía Nacional. La DEA en Bolivia violó los derechos humanos de bolivianos al participar e incluso dirigir acciones militares en contra de los productores de coca.

Que la DEA no me vea

Para sintetizar: la DEA en Bolivia, sistemáticamente abusaba, violaba los derechos humanos de muchas personas cuando las detenían, las torturaba, las chantajeaba. La DEA sistemáticamente violaba la soberanía nacional, se inmiscuía en asuntos internos, intimidaba y fomentaba la corrupción en la policía.

Que la DEA no me vea, que me causa stress, así decía una inolvidable canción de Atajo uno de los grupos bolivianos originales que supieron describir de una manera fiel la Bolivia neoliberal. Ya entonces hace mas o menos una década, los bolivianos sabíamos que la DEA no estaba en el país para luchar contra el narcotráfico sino para controlar la forma en la que pensábamos.

"No mates al cocalero, la coca no es cocaína" continua esa memorable canción, describiendo la criminal manera en la que los gobiernos neoliberales que al tiempo de regalar nuestros recursos naturales, reprimían dirigidos por la DEA  a nuestros compatriotas. La canción terminaba dando un consejo a la DEA, simplemente diciendo "go home".

La gota que colmo el vaso fue la activa participación de la DEA en el fracasado golpe de Estado civil en el que bajo pretexto de defender la democracia fueron contra un proceso de cambio que tiene el apoyo de 2/3 de la población boliviana. Los agentes de la DEA realizaron espionaje político y financiaron a grupos delincuenciales que atentaron contra la vida de los funcionarios de gobierno e incluso pusieron en peligro la seguridad del Presidente de la República.

La DEA financió la toma de los aeropuertos en los departamentos de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija en su intento de perpetrar el golpe cívico-prefectural.

Todo ello justifica la expulsión de esa agencia extranjera de territorio boliviano, medida soberana, valiente y oportuna que incrementa la confianza del pueblo boliviano en el gobierno nacional presidido por el presidente Evo Morales.

* Integra el Comité de Apoyo a Bolivia, Red Pro Bolivia, Suecia.
http://probolivia.net

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario