Sep 26 2013
1274 lecturas

Política

Rayos y centellas latinoamericanos en la ONU

América Latina resplandeció en la primera jornada de la 68 Asamblea General de la ONU. Frente a un Obama de retórica más altanera y belicosa mientras más cuenta se da de la irreparable decadencia del imperio estadunidense, varios líderes latinoamericanos subrayaron con sus palabras que la segunda independencia de América Latina y el Caribe ha llegado para quedarse.

Obama insisti√≥ en que su pa√≠s debe continuar involucr√°ndose en los conflictos internacionales, ‚Äúpor nuestra propia seguridad y porque creo que al mundo le ir√° mejor (‚Ķ) Estados Unidos es excepcional, en parte porque hemos demostrado nuestra voluntad sacrificando sangre, no s√≥lo por nuestros intereses sino‚Ķ por los intereses de todos‚ÄĚ. Mayor cinismo imposible. As√≠ lo vio Evo Morales: ‚ÄúObama, viene a mentir a la ONU, habla de libertad, justicia y paz cuando‚Ķ tiene bases militares por todo el planeta e interviene en pa√≠ses para apoderarse de sus recursos‚Ķ ¬ŅCu√°ntos tratados sobre derechos humanos ha ratificado Estados Unidos?‚ÄĚ, coment√≥ en vista de la negativa de la curiosa negativa de la potencia a suscribirlos.¬†¬ŅSe respetan las resoluciones (de la Asamblea General de la ONU) sobre el bloqueo econ√≥mico a Cuba?

El inquilino de la Casa Blanca continuó el intento de justificar las sangrientas intervenciones yanquis: la soberanía no puede ser la excusa para que los tiranos asesinen, o que la comunidad internacional se haga de la vista gorda.

Pero no pudo responder a las dur√≠simas imputaciones que minutos antes y desde la misma tribuna le hizo Dilma Rouseff, que acus√≥ a Washington de violar la soberan√≠a de Brasil y el derecho internacional mediante acciones de espionaje contra su gobierno, empresas brasile√Īas y contra ella misma. Por ese motivo ya hab√≠a cancelado la semana pasada en t√©rminos igual de en√©rgicos su visita de Estado a Estados Unidos.

Dilma plante√≥ la necesidad de impedir que Internet se convierta en un nuevo campo de batalla, de sabotajes y ataques a otros pa√≠ses y propuso crear un nuevo sistema legal global que gobierne a la red bajo la supervisi√≥n del organismo internacional. Deber√° garantizar ‚Äďdijo‚Äď lalibertad de expresi√≥n, la privacidad de los individuos y el respeto a los derechos humanos y la neutralidad de la red, basada √ļnicamente en criterios t√©cnicos y √©ticos. La propuesta arrebatar√≠a a Washington y sus trasnacionales el control autoritario que hoy tienen de Internet, aunque Brasil trabaja hace meses en la creaci√≥n de una telara√Īa regional gobernada por Unasur que evitar√≠a la transferencia de datos a trav√©s de la potencia del norte.

Cristina Fern√°ndez hab√≠a apoyado el d√≠a antes la actitud de su par brasile√Īa ante el espionaje inform√°tico al visitarla en su hotel de Nueva York y lo relacion√≥ con¬†otros hechos condenables, como los recientes problemas que tuvieron el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el de Venezuela, Nicol√°s Maduro, para sobrevolar con sus aviones algunos pa√≠ses. Las mandatarias prefirieron trabajar juntas a asistir a la cena de gala ofrecida a esa misma hora por Obama a los jefes de Estado y gobierno asistentes a la reuni√≥n.

En su turno en la ONU Cristina arremeti√≥ contra el orden financiero internacional que permite la existencia de fondos buitres, los que apoyados por sentencias espurias de jueces estadunidenses pretenden cobrar a Argentina mil setecientos millones de d√≥lares de r√©ditos sobre bonos de deuda comprados en su momento por 40 millones. A menos ‚Äďdijo‚Äď que se quiera escarmentar a Argentina porque pudo salir del pozo‚Ķ sin atenerse a las recetas del Fondo Monetario Internacional. Tras condenar cualquier intento de intervenci√≥n militar o bombardeo como el que se pretend√≠a contra Siria y apoyar el acuerdo ruso-estadunidense sobre las armas qu√≠micas en ese pa√≠s critic√≥ al Consejo de Seguridad de la ONU en su forma actual que se ha demostradoabsolutamente obsoleto, no s√≥lo en la cuesti√≥n siria, sino en otros incidentes contra la paz en el mundo.arg cristina en-la-onu

Po√©tico y en sinton√≠a con Evo, Dilma y Cristina, el presidente uruguayo Pepe Mujica afirm√≥: ‚ÄúSoy del sur‚Ķ cargo con los millones de compatriotas pobres en las ciudades, p√°ramos, selvas, pampas y socavones de la Am√©rica Latina, patria com√ļn que est√° haci√©ndose‚Ķ Cargo con las culturas originarias aplastadas, con los restos del colonialismo en Malvinas, con bloqueos in√ļtiles a ese caim√°n bajo el sol del Caribe que se llama Cuba. Cargo con las consecuencias de la vigilancia electr√≥nica que no hace otra cosa que generar desconfianza‚ÄĚ.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario