Sep 8 2016
633 lecturas

Política

Rechazo popular, brutal represión: Un presidente que no puede dar la cara en Brasil

 

En la apertura de los juegos paralímpicos le ordenó al locutor que no pronuncie su nombre. Fue su tercer “Maracanazo”; antes había sido silbado en la apertura de los JJ.OO. y después faltó al cierre para evitar otra silbatina.

Sin alardes, el Papa bendijo las protestas que ayer marcaron el primer acto oficial de Michel Temer. Lo hizo a través de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil que en un comunicado señaló la necesidad de realizar “manifestaciones pacíficas” frente a la “profunda crisis política, económica y social que estamos atravesando”. “Vivimos un momento triste” planteó la nota de la jerarquía católica parafraseando lo dicho días atrás por el pontífice Bergoglio lamentando la caída de Dilma Rousseff, a quien envió una carta personal.

“Fuera Temer” gritaron algunos indignados que, burlando los controles policiales, pudieron ingresar a las tribunas metálicas reservadas para convidados del gobierno frente al palco oficial desde donde el nuevo mandatario asistió al desfile cívico-militar por el Día de la Independencia, en el centro de Brasilia. “Golpista” dijo otro activista que fue repelido por simpatizantes del nuevo régimen con la consigna “la bandera brasileña nunca será roja”, popularizada el año pasado durante las marchas multitudinarias a favor de la caída de Dilma.

Previsiblemente molesto con las expresiones de los “infiltrados” entre los convidados especiales, Temer aplaudió en la mañana del feriado nacional el paso de una formación de la policía federal y después miró al cielo, donde la escuadrilla de aviones Super Tucano de la Fuerza Aérea Brasileña dibujó un corazón de humo.

Agentes de seguridad, trajeados, fueron filmados cuando retiraban del desfile a un estudiante por exhibir un adhesivo que al parecer decía “Fuera Temer”, repitiendo lo ocurrido en la noche del martes, cuando se impidió a los hinchas de la selección ingresar con carteles al estadio Arena Amazonas, de Manaos, donde el equipo de Neymar derrotó 2-1 a Colombia.fotografo-vs-milico

Una semana después de asumir la presidencia por la destitución de Dilma, Temer es una suerte de gobernante en las sombras, adverso al contacto con el público: ayer suspendió el tradicional recorrido del día patrio en el Rolls Royce oficial descapotado, al que reemplazó por un vehículo cerrado.

Temer estuvo por la noche en la apertura de los Juegos Paraolímpicos en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro, donde se ordenó al locutor que no pronuncie su nombre, pese a lo cual hubo expresiones de repudio bastante generalizadas.

Ese fue el tercer “Maracanazo” del gobernante que el 5 de agosto, cuando aún era presidente interino, recibió una cerrada rechifla en la apertura de las Olimpíadas y el 21 de agosto, cuando estuvo ausente en la ceremonia de clausura olímpica advertido que le esperaba otra muestra de repudio.

Antes de la ceremonia paraolímpica, miles de personas se habían movilizado por las calles de Rio de Janeiro exigiendo elecciones “Directas Ya” en el marco de la marcha del “Grito de los Excluidos”.

Decenas de miles de personas marcharon en la vigésimosegunda edición del “Grito de los Excluidos” celebrada en más de diez capitales .

La tradicional concentración es convocada cada año por un grupo organizaciones entre las que está la Conferencia Nacional de Obispos, el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra y la Central Unica de los Trabajadores.

En San Pablo unos 15 mil manifestantes recorrieron la Avenida Paulista y en Brasilia los organizadores reportaron la participación de 10 mil personas, mientras la Policía Militarizada contó 2,700.

Fuentes del gobierno dijeron a un periodista del canal GloboNews que tomaron nota de las protestas y admitieron su preocupación ante la posibilidad de que este clima de repulsa se “contagie” al conjunto de la sociedad.

Una encuesta de la consultora Ipsos, publicada la semana pasada por el diario Valor Económico indicó que el 68 por ciento de los brasileños tiene una imagen negativa de sucesor de Rousseff, a quien ésta define como un “usurpador” del gobierno. Esa misma encuesta de Ipsos indica que Rousseff tiene un 71 por ciento de imagen negativa.br-elecciones-generales-ya

No hubo denuncias de actos de violencia por parte de la Policía Militarizada de San Pablo, que la semana pasada atacó a las columnas de campesinos sin tierra, trabajadores sin techo y estudiantes en lucha por el restablecimiento de la democracia.

Una estudiante de 19 años perdió un ojo y un reportero de la BBC fue agredido en aquella movilización del miércoles 31 de agosto, horas después de la consumación del golpe parlamentario contra Rousseff.

Ante la brutalidad de los policías paulistas y de otros estados el Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma y Lula anunció que presentará una denuncia sobre la restricción del derecho de manifestación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, vinculada a la OEA.

En la protesta de ayer por la tarde en Brasilia estuvo el ex ministro Gilberto Carvalho, un ex seminarista y dirigente del PT que fue funcionario de los gobierno de Dilma y Luiz Inácio Lula da Silva.

Carvalho actuó como enlace para facilitar la reaproximación entre Brasilia y el Estado Vaticano a poco de la elección de Bergoglio en 2013.

Gracias a esas gestiones oficiosas Rousseff viajó a Roma en marzo de 2013 y así estableció una fluida relación con Bergoglio, dejando atrás años de frío diplomático con su antecesor, el alemán Joseph Ratzinger, quien había atacado al gobierno del PT a través de declaraciones de prelados conservadores de la Conferencia Nacional.

Unas 20 mil personas recorrieron ayer, según los organizadores del Grito de los Excluidos, el centro de Belo Horizonte, capital de Minas Gerais y tierra natal de Rousseff.

Desde el martes la expresidenta está radicada en la sureña Porto Alegre, en donde planea tomarse un tiempo de descanso, posiblemente escribir un libro y retomar la militancia política. “Mi prioridad es militar contra el gobierno golpista” declaró la semana pasada poco antes de dejar definitivamente el Palacio de Alvorada.

*Publicado en Página 12. Fotos Ninjamidia

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    15 septiembre 2016 21:27

    Estados Unidos, a través de sus múltiples agencias, sólo hace el trabajo tras las cortinas: mueve hilos, paga sobornos, chantajea, intimida, promete campañas políticas, regala viajes paradisíacos compensatorios, pero lo que queda después de la operación, ese desastre causado a su paso, eso es cosa de los gobiernos locales, ellos deben barrer la casa, reparar los muebles y consolar deudos. Así han operado tradicionalmente la CIA, ahora el Departamento de Estado, el FBI, la NSA, y otras menos conocidas. El imperio jamás duerme.