Ago 5 2016
897 lecturas

PolíticaSociedad

Reconstituyen la muerte de Miguel Enríquez, un héroe

Con gran expectación periodística y durante más de cuatro horas el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, reconstituyó en la casa de calle Santa Fe 725, comuna de San Miguel, la muerte del secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), Miguel Enríquez Espinosa, ocurrida el 5 de octubre de 1974 en un enfrentamiento con la Dina. La diligencia forma parte del proceso que se inició luego de una querella presentada por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (Afep), el año 2013.

ch miguel enriquezParticiparon el ex integrante de la cúpula de la Dina Miguel Krassnoff Marchenko, quien fue trasladado desde el penal de Punta Peuco donde cumple condenas por numerosas violaciones a los derechos humanos, y los ex agentes Teresa Osorio y Rodolfo Concha. Asimismo, prestaron testimonio el ex dirigente del MIR, el médico Humberto Sotomayor, la ex militante Cecilia Jarpa y la cineasta Carmen Castillo, pareja de Miguel Enríquez, que cayó herida ese día estando embarazada. Además de Sotomayor, en el enfrentamiento con la Dina participó José Bordaz Paz (31, ingeniero civil), también dirigente del MIR. Bordaz y Sotomayor lograron huir utilizando la misma vía que luego intentó Miguel Enríquez. Bordaz fue capturado herido el 5 de diciembre y murió en el hospital de la Fach. Sotomayor pudo asilarse y vivió en Europa, Cuba y México.

La presidenta de la Afep, Alicia Lira, dijo que “no es fácil estar cerca del victimario Miguel Krassnoff, verlo como disfrutando el momento”. Por su parte, el magistrado expresó que la reconstitución del enfrentamiento pretendía obtener “otros antecedentes, además de los que ya están en el proceso”.

Peritos de la Brigada de Derechos Humanos y del Laboratorio de Criminalística de la PDI fijaron la dinámica de los disparos que se habrían producido, tanto desde el interior como desde el exterior del inmueble.

 

La Dina: máquina de matar chile golpe estadio

Cada uno de los participantes entregó en forma separada su versión de los hechos. Carmen Castillo Echeverría viajó desde Francia para participar en la diligencia. Del aeropuerto se dirigió directamente a calle Santa Fe acompañada por su hermano, Cristián, también ex militante del MIR. En conversación con PF relató sus impresiones, como lo que sintió al ver a Miguel Krassnoff. A ella la ubicaron distante varios metros, por lo que no escuchó lo que dijo. “Me mantuve mirándolo, no sentí ninguna emoción: era un momento importante que debía realizarse, porque frente a los criminales, al mal en su definición más profunda, su persona no me interesa; hay muchos asesinos como él”, aseveró.

Agregó que es relevante establecer “la máquina de matar que era la Dina, sus responsables, militares y civiles. Siempre voy a insistir en este punto. No basta para tejer los vínculos de una sociedad, construir memoria como si todo aquello fuera pasado. Hay que hacer justicia hasta encontrar la verdad y establecer la responsabilidad política de todos aquellos que montaron esa máquina de matar.

Los efectos de la dictadura en el sistema económico, político, social chileno los sufren hoy los jóvenes, los pobres, los oprimidos. Entonces Krassnoff para mí es un peón, alguien de esa máquina que tenemos que desmontar”, puntualizó Carmen Castillo.

Injusticia social producto de la dictadurach desaparecidos

“No podemos quedarnos solo en determinar la responsabilidad de la Dina -prosiguió-. Tenemos que responsabilizar a la clase política, a los poderosos que concibieron el golpe y el terrorismo de Estado y que hoy viven ricos y gobernando un sistema ultraliberal, cruel y feroz”. Añadió que las demandas “de los jóvenes hoy tienen que ver con ese pasado. El sistema de injusticia y desigualdad, la pelea contra las AFP, la lucha del pueblo mapuche, etc., todo es producto de la dictadura militar”.

Aseguró que no tiene dudas respecto a cómo ocurrió la muerte de Miguel Enríquez. En octubre de 2014 publicó un texto en PF Nº 814, en el cual “trabajé mucho, meses, para darle forma a cada detalle de los hechos”. Carmen Castillo sabe exactamente lo que sucedió ese día de octubre. “En la vida, la memoria está cubierta de nieve, sobran muchas cosas, pero hay otras que están incrustadas en ti, en todo tu ser. Yo tengo cicatrices que son parte de mí. No se me habría ocurrido esconderlas: no se me habría ocurrido tener vergüenza; forman parte de mi cuerpo y de mi memoria.

Sabemos perfectamente dónde muere Miguel por el testimonio de la vecina, por fotografías de la sangre en la tierra del patio de esa casa, por los testimonios de las hijas de la vecina, que vieron a Miguel sobre ese muro, con un fusil AK en las manos”, precisó.

 

Los hechos del 5 de octubre ch carmen castillo y flia

Carmen Castillo estaba molesta con la versión de un canal de televisión: “Es conocido cómo llega la Dina a la casa de Santa Fe. Sabemos que ningún mirista, sobre todo la compañera que se encontraba prisionera en uno de esos autos, habló en la tortura”. Asimismo, “el rol que cumplieron Osvaldo Romo, Krassnoff, Marcelo Moren Brito, quien me abofeteó cuando me vio en el suelo herida. Sabemos quiénes son los que participaron. No tengo dudas, lo que quiero es que estas cosas se pongan al servicio de la reconstrucción histórica de ese día”, manifestó.

Recordó que la Dina llegó después de la una de la tarde a Santa Fe 725. “El tiempo para mí es muy importante porque Miguel Enríquez al final combatió sólo. Desde la una de la tarde hasta la hora que señala la autopsia, las 15:30”.

 

La fuerza de la memoria

“Frente al mal se levantan los hombres de bien, por eso sobreviví”, dice Carmen Castillo. “El vecino se atrevió a exigir que me subieran a la ambulancia que estaba allí. Me llevaron al hospital Barros Luco y quienes me ayudaron fueron la enfermera del servicio de urgencia y un médico de guardia que está vivo; ellos me salvaron la vida (…) El privilegio de estar viva me parece que ha dado a mi vida una fuerza extraordinaria. Luego que se atraviesa el dolor y el horror, nutres tu cerebro con toda la fuerza de la memoria de los vencidos”, añadió.

“Miguel Enríquez no es ni víctima ni inocente. Es un militante revolucionario, consciente que había que resistir: no para morir, sino para vivir. Ninguno de nosotros tenía relación con la muerte, no existía el culto a la muerte en el MIR”, planteó.

ch carmen castilloConsultada si fue interrogada por Krassnoff, ella recordó que “luego me llevaron al Hospital Militar, y allí llegó la plana mayor de la Dina: Manuel Contreras, Pedro Espinoza y los otros. Estuvieron todos alrededor mío y supe por ellos que Miguel Enríquez había muerto combatiendo (…) En el Hospital Militar, luego de una operación, recibí la visita, entre otros, de Krassnoff y Moren Brito, Romo, Lawrence, el ‘siquiatra’ Osvaldo Pincetti. A todos los vi”, consigna. “En ese momento -agrega- yo no sabía quiénes eran estas personas, pero por el trabajo paciente del Codepu, de la Vicaría, por las redes del exilio, identifiqué a esas personas”. En este sentido, reconoce la labor de Erika Hennings, Viviana Uribe y Patricia Rojas, quienes “tomaron ese trabajo de recopilar información en plena dictadura, lo que me permitió identificar a los agentes de la Dina”.

Respecto a la reconstitución de los hechos, señala que “fue un muy buen trabajo de la PDI. Un excelente trabajo para establecer la estructura de la casa; cómo era en aquella época. Fijó claramente dónde estaban los muebles, el recorrido que hacemos en el momento que Miguel da la orden de salir, el momento posterior en el cual lo veo, antes que él intente romper el cerco. Fue para mí muy fuerte, pero al mismo tiempo apaciguador establecer que aquellos recuerdos tan precisos se correspondían con la realidad de casa. Está muy transformada, pero su estructura es la misma”.

Manuel Díaz, hoy de 79 años, fue el vecino que socorrió a Carmen Castillo herida y desangrándose. “Sacaron a Carmen Castillo herida y ahí quedó una media hora”, dice.

“Yo la había visto varias veces en el negocio de la Alicia en la esquina. Cuando la sacaron ella estaba desmayada, inconsciente y quedó allí. La balacera terminó. Había una ambulancia en calle Santa Fe con San Petesburgo y le dije al chofer: ‘usted que tiene ambulancia por qué no la sacamos y llevamos al hospital’. ¿Y la balacera?, me dijo. ‘Es una ambulancia, tendrán que respetarla’, le contesté. La subimos y la llevamos al hospital”, dijo.

 

*Publicado en “Punto Final”, edición Nº 857, 5 de agosto 2016.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario