Abr 4 2013
1573 lecturas

Despacito por las piedras

RECORTES PARA TODOS, MENOS PARA LA REINA

La organización civil británica Republic, que promueve una alternativa democrática a la monarquía, salió a criticar a la reina Isabel II por recibir cinco millones de libras más que el año pasado en tiempos de crisis económica y ajustes. Para el 2013-2014, los contribuyentes aportarán 36,1 millones de libras para la monarquía, cinco millones más que el año pasado, en el que hubo gastos adicionales por las celebraciones del 60º aniversario del actual reinado.

La asociación Republic, que reúne a varias figuras reconocidas y algunos parlamentarios británicos, señaló que la cifra oficial esconde una serie de costos y estimó que el presupuesto que tiene la corona asciende en realidad a más de 200 millones de libras.

“Es absurdo e inmoral que mientras cada organismo público se ve obligado a frenar su gasto, la familia real recibirá aún más dinero de los contribuyentes”, señaló el director de la organización, Graham Smith. El activista se refirió a los recortes que están sufriendo los distintos planes sociales y dijo que el ministro de Economía, George Osborne, “cree que la reina y su familia deben estar protegidos de la realidad que el resto de nosotros debe afrontar”. Los fondos que se otorgan a Isabel II son para afrontar el mantenimiento de los palacios reales, los viajes oficiales y los sueldos de sus empleados. La partida no incluye otros gastos, como la seguridad de la familia real, que sale del presupuesto de la policía.

El gobierno británico defendió anteayer una serie de reformas al sistema de Bienestar Social y de Salud, consideradas impopulares, al indicar que nueve de cada diez familias se beneficiarán con los cambios. Como parte de los cambios en el área de Salud, los médicos de cabecera en Inglaterra tomarán control de los presupuestos locales, una medida que los críticos consideran una privatización del sistema. Entre las reformas en el sistema de beneficios sociales, los inquilinos en edad de trabajar que viven en viviendas sociales y tienen dormitorios libres sufrirán recortes en sus subsidios.

También se verán obligados a pagar por primera vez el impuesto municipal (council tax), que aquellos más humildes estaban exceptuados de abonar, modificación que afectaría al menos a dos millones de familias de escasos recursos. Según el ministro de Finanzas, George Osborne, el gobierno debió tomar las medidas para reducir el déficit y recuperar un sistema de bienestar social “fundamentalmente quebrado”. Sin embargo, tanto la oposición laborista como grupos comunitarios, varias iglesias y ONG indicaron que las reformas afectarán a los más pobres.

En tanto, la Cámara de Comercio británica (BCC, en inglés) afirmó que Gran Bretaña logrará evitar caer en una triple recesión. La entidad destacó que un fuerte desempeño en el sector de servicios durante el primer trimestre del año permitió que la economía siguiera creciendo.

No obstante, destacó que el sector de las manufacturas registró menor actividad. La BCC indicó que la economía británica marcará un crecimiento “positivo, aunque suave” en 2013. Y un informe de la Cámara de la Industria británica (CBI) y del grupo contable PwC señaló que el sector de servicios financieros de esa nación registró un aumento del empleo de personal durante el primer trimestre del año, una señal de crecimiento tras un largo período de pérdida de fuentes de trabajo en ese sector. El reporte espera que para el segundo trimestre del año se registre un aumento similar en el sector de servicios financieros. Desde la crisis financiera de 2008, los bancos británicos despidieron a miles de empleados para mejorar la rentabilidad y reducir pérdidas multimillonarias.

 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario