Dic 15 2016
327 lecturas

Política

Repudio en Chile a regalo “para estimular la economía”

 

En la cena de fin de año de la Asociación de Exportadores de Productos Manufacturados (Asexma), Luis Céspedes, ministro chileno de Economía (al centro en la foto), mostró una enorme sonrisa cuando llegó hasta sus brazos una muñeca inflable de tamaño natural que en la boca llevaba un letrero en que se leía: Para estimular la economía.

Tras la entrega de la muñeca, políticos y empresarios rieron y posaron para las cámaras, hasta que las redes sociales estallaron en críticas por lo sexista del regalo. La presidenta Michelle Bachelet se sumó a la molestia y en su cuenta de Twitter escribió: la lucha por el respeto a la mujer ha sido un principio esencial en mis dos gobiernos. Lo ocurrido en la cena de Asexma no se puede tolerar. A la izquierda de Céspedes, está otro autoproclamado presidenciable, José Miguel Insulza, ex secretario general de la OEA. El ministro chileno de Economía Luis Céspedes mostraba una enorme sonrisa cuando llegó hasta sus brazos una muñeca inflable de tamaño natural que en la boca llevaba un letrero que decía: Para estimular la economía, y el precandidato presidencial del oficialismo aplaudía con entusiasmo a sus espaldas.

Tras la entrega de la muñeca, políticos y empresarios aún reían y posaron para las cámaras, pero tiempo después las redes sociales estallaron en críticas que señalaron lo sexista del regalo. Céspedes recibió la muñeca de manos de Roberto Fantuzzi, líder de los empresarios exportadores de productos manufacturados que es reconocido por la creatividad de los regalos que ofrece en la cena de fin de año a la que asisten políticos y empresarios.

La presidenta Michelle Bachelet se sumó a la molestia y en su cuenta de Twitter escribió: la lucha por el respeto a la mujer ha sido un principio esencial en mis dos gobiernos. Lo ocurrido en la cena de Asexma no se puede tolerar. Pienso que más allá de pedir disculpas, demuestra que en Chile todavía hay machismo y hay sexismo y en algunos casos, hasta misoginia, agregó más tarde la mandataria.

En Chile es una tradición que el líder de la Asociación de Exportadores de Productos Manufacturados (Asexma) haga regalos poco convencionales a sus invitados —políticos y hombres de negocios— pero nunca había despertado el rechazo generalizado como ahora.

Céspedes se disculpó este miércoles por su actitud. Como muestran las fotografías divulgadas en redes, no tuvo reparos en reír y posar para las cámaras. Lo mismo hizo José Miguel Insulza, ex secretario general de la Organización de Estados Americanos, y Alejandro Guillier, un senador y periodista que busca una candidatura presidencial independiente al alero de la coalición oficialista de Bachelet.

Lamento y rechazo lo ocurrido ayer, señaló Insulza. Por su parte, Guillier declaró: uno se ríe porque está descolocado, pero todos tenemos conciencia que fue una metida de pata que hemos lamentado pidiendo las excusas del caso.

El otro precandidato presidencial oficialista a los comicios de noviembre de 2017, Ricardo Lagos, publicó en su cuenta de Twitter: El regalo de #Asexma es una falta de respeto y ofensivo para todos los chilenos. Se atacó la dignidad de la mujer y eso es inaceptable. Por último, el aspirante de la derecha, el ex presidente Sebastián Piñera, escribió que lo sucedido refleja una vulgaridad y ordinariez inaceptable.


Anexo 1

Los viejos de la foto

Aldo Torres Baeza -Politika

Empresarios y políticos, Pepsi y Coca Cola, todos juntos posando para la foto. Todos riéndose del chiste, impresentable, ordinario, rasca, de una muñeca inflable para “estimular la economía”. Me da náuseas y, sobre todo, vergüenza de hombre. Náuseas por lo evidente, pero también lo que se esconde en el fondo de todas estas reuniones: ¿Por qué razón los políticos tienen que babear de cena en cena con el empresariado?, ¿A quién deben consentir?, ¿Qué intereses representan?…

Es rasca, es impresentable. Y sí, es para exagerar. De hecho, debiese haber una legislación que regule este tipo de idioteces. Ley Fantuzzi podría llamarse. Debería legislarse porque creo que también existe la agresión simbólica, que en muchos casos es igual de dañina que la agresión real, pues es la agresión que se instala como naturalización de las cosas. Si no fuera así, ¿entonces por qué a nadie, ni a Fantuzi ni al comité “creativo”, se le pasó por la cabeza que no era nada gracioso regalar una mujer de plástico que se debía estimular?, ¿Por qué ni ministros ni candidatos alzaron la voz y, en cambio, rieron del chiste idiota, cómplices de la agresión?…

Simple: es así porque naturalizamos una visión. He ahí la profundidad de la agresión simbólica. Vivimos en una sociedad patriarcal y molecularmente machista, en una estructura social levantada para que el hombre siempre aparezca como triunfador, un tipo de imagen dura y agresiva, que debe pasearse en el automóvil último modelo y “acceder” a mujeres perfectas, siendo cómplices de la mercantilización del cuerpo y del placer, cosificando a la mujer y reduciéndola a mercancía. Qué más grafico de esta visión que la fotografía misma: empresarios y políticos, todos machos blancos, ninguna mujer alrededor. El estereotipo del macho ganador riéndose de una mujer de plástico que, para ellos, se debe estimular. ¡Qué horror!

La foto dice mucho más de lo evidente: ahí está el estereotipo de machos mutilados emocionalmente, podemos verlos: unos, sobornando; los otros, dejándose sobornar con regalitos idiotas. Como ellos, muchos. Crecimos en un país de hombres mutilados emocionalmente: se nos entrena para ganar, no para vivir, así como juega el niño sin saber que juega o canta el pájaro sin saber que canta. El solo mencionar esta realidad se considera como una disminución de virilidad. ¡Qué tontera! Ya basta de aceptar ese rol masculino estereotipado que se nos impone por osmosis. Por eso: no más muñecas inflables ni chistecitos huevones contra las mujeres.

Hay que ser drástico, de una vez por todas. Si no, la agresión simbólica seguirá dando pie para la agresión real, entonces, de tanto en tanto, tendremos que seguir retorciéndonos con femicidos y agresiones contra las mujeres. Mujeres que pueden ser tú madre, tú abuela, tú pareja, tú amiga, tú hija, cualquier mujer, de cualquier parte del mundo…

Señor Fantuzzi, su chiste me da náuseas. Patéticos políticos, su complicidad es vomitiva. Ínflense ustedes, y salgan a volar por ahí. Después se quejan de la desafección de la gente. ¡Jódanse!

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario