Abr 8 2005
201 lecturas

Economía

Retos a la educación en Venezuela

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La educación debe estar orientada a desarrollar la personalidad, creatividad y las aptitudes del niño, con el fin de prepararlo para una vida adulta activa. Tal formación ha de ir dirigida al perfeccionamiento de su capacidad para ejercer, de manera crítica  y en una sociedad axiológicamente plural la libertad, la tolerancia, la solidaridad, los valores de la democracia, asi como los culturales propios y de otras sociedades.

El porvenir de un país esta estrechamente relacionado con la instrucción que pueda conseguir la inmensa mayoría de la población, no con la que puedan recibir unos pocos. Las transformaciones sociales, económicas y culturales plantean nuevos retos y mayores exigencias a las que es necesario dar respuestas para mejorar el nivel educativo de los venezolanos.

La heterogenidad de la población escolar es el fiel reflejo de las diferencias que existen en nuestra sociedad. Se trata, en definitiva, de poner en marcha acciones obligatorias para que todos los estudiantes adquieran la formación básica necesaria, tanto para continuar estudios posteriores como para garantizar, en las mejores condiciones posibles, su inserción social y laboral.

La enseñanza en el país tiene planteada grandes retos. Si bien el Estado ha logrado una incorporación masiva de los venezolanos a la instrucción, todavía hay un sector importante de niños que están fuera del sistema educativo. Es necesario ir hacia la universalidad del aprendizaje en términos reales.

Es preocupante –aunque todavía en muy escasa proporción– que la matrícula femenina comience a ser inferior a la masculina, pese a que las niñas y las mujeres tienen mayor permanencia dentro del régimen docente. Es sorprendente conocer que se incrementa de manera alarmante la deserción escolar de los varones. De manera que hay problemas operatividad de los métodos pedagógicos, que son muy importantes, en relación con la matricula y en correspondencia con la permanencia dentro del sistema pedagógico.

Maternidad adolescente

Las autoridades educativas venezolanas están interesadas en el asunto, sobre todo porque se relaciona con cuestiones que gravitan sobre las posibilidades de desarrollo del país desde la perspectiva de la educación, como por ejemplo, el elevadísimo índice de embarazos de adolescentes que aparentemente sólo es superado, en la región, por Nicaragua.

El embarazo adolescente tiene muchísimas consecuencias negativas. Una de la más importantes es que, por lo general, la joven embarazada en la escuela primaria o en la secundaria abandona los estudios. Generalmente, las gestaciones en adolescentes son el resultado de uniones inestables; pero aún en el caso que fuese el resultado de un vínculo estable entre adolescentes, ocurre que ambos salen del sistema educativo ante la responsabilidad que significa el hijo por nacer y engrosan la fuerza laboral, y como no están capacitados ocupan posiciones muy mal remuneradas.

Por otra parte, un segundo efecto del fenómeno de la maternidad dolescente es que produce un incremento del trabajo infantil, con todas las formas de explotación  vinculadas a este hecho. Ese es un punto crítico que toca tanto a los sistemas de salud y al educativo.

La educación es beneficiosa socialmente a mediano y a largo plazo. Los resultados podemos observarlos en los países que han alcanzado cierto grado de desarrollo, de autonomía económica e independencia, que viven en situaciones políticas estables. En ellos sus sistemas pedagógicos han dado una rentabilidad que se vincula a la elevación de la calidad de su capital humano: invertir en  educación es mejorar la excelencia. 

Si no invertimos, en la formación de los jóvenes, podemos tener las mayores riquezas naturales y la mejor disposición para avanzar, económica, política  social y culturalmente, pero si no hay la reserva humana adecuadamente capacitada y bien preparada es inútil cualquier otro esfuerzo.

Debemos inculcar a nuestros estudiantes, los valores de la democracia, libertad, respeto a la diferencia, tolerancia, solución pacifica de los conflictos… Principios importantes en los cuales están basadas las democracias modernas. Con dichos valores tendríamos una sociedad distinta y podríamos superar las brechas y disminuir los índices de sufrimiento humano que subsisten en la sociedad venezolana. Además de incrementar la solidez de nuestra democracia.

————————-

* Periodista.

    

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario