Feb 20 2012
823 lecturas

Noticias

Riña entre presos de Los Zetas y el cártel del Golfo deja 44 muertos

Una riña entre grupos rivales del crimen organizado, presuntamente provocada por uno de ellos para encubrir una fuga masiva de internos, dejó la madrugada de este domingo 44 muertos en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Apodaca, ubicado en el municipio conurbado de Escobedo, al norte de Monterrey.

El vocero de seguridad estatal, Jorge Domene Zambrano, informó en conferencia de prensa que en el enfrentamiento participaron los grupos de la delincuencia organizada Los Zetas y el cártel del Golfo, luego de que dentro del penal se trastocaron las normas de seguridad al permitir que personas ajenas al reclusorio, entre ellos niños, pernoctaran en las instalaciones.

Según Domene Zambrano, poco antes de las 2 de la madrugada del domingo hubo un enfrentamiento en el patio del centro penitenciario entre miembros de los ambulatorios C y D, el cual culminó alrededor de las 5 de la madrugada. Jorge Domene infirmó que en el combate no se utilizaron armas de fuego, sino herramientas punzocortantes, así como piedras y tablas. Indicó que dentro del Cereso los reos quemaron colchones y algunas de sus pertenencias.

Domene Zambrano indicó que ningún custodio fue víctima de la riña, e indicó que el director del penal, Gilberto Ceceña, así como el jefe de seguridad del penal, y los 17 custodios que se encontraban en funciones en los dos ambulatorios, dijo, fueron retenidos para ser investigados por su presunta complicidad.
El portavoz dijo que la Comisión de Derechos Humanos estatal intervino para que mujeres y niños que se encontraban durante la madrugada del domingo en visita conyugal abandonaran las instalaciones, luego de que se mantuvieron parapetados en los cubículos ubicados a unos 200 metros de donde se encuentra el patio central entre los ambulatorios, donde quedaron tendidos los 44 internos sin vida.
Sobrepoblación de 80 por ciento

El Cereso tiene sobrepoblación de 80 por ciento, y los dos ambulatorios fueron diseñados para alojar entre 350 y 400 internos, pero había unos 750, señaló Domene Zambrano. Precisó que el reclusorio se creó para albergar a mil 500 internos; pero el incremento en aprehensiones de delincuentes del fuero federal aumentó la población a casi 2 mil 500 reos.
Como antecedente, El 20 de mayo de 2011, 14 internos del Cereso de Apodaca murieron luego de un incendio provocado en el pabellón de Siquiatría; además, el 13 de octubre pasado hubo una riña entre internos del penal de Cadereyta, que dejó siete reos muertos y una docena de heridos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario