Sep 30 2005
323 lecturas

Sociedad

Rita, Katrina, el petróleo, el miedo y los que ganan

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

EL VENTARRÓN Y LA INDUSTRIA PETROLERA

Elizabeth Bravo*

La semana pasada la revista británica Science informó que los huracanes tropicales han aumentado dramáticamente en los últimos 25 años, lo que se ha venido acompañado por un incremento de la temperatura de la superficie del mar. Los científicos añaden que la actividad de los huracanes ha aumentado de manera particular en los últimos 10 años, debido al calentamiento del agua en el Golfo de México.

En la actualidad la temperatura de las aguas en el Golfo de México alcanza los 30ºC, lo que significa que está un grado más caliente que lo registrado en otros años en esta época del año. Para que se presente un huracán se requiere una temperatura de unos 26º C y mientras más elevada es la temperatura, mayor es la intensidad del huracán.

Este año, la región ha sufrido 17 tormentas tropicales, lo que constituye un récord. El mayor número de huracanes se había registrado en 1995 cuando se abatieron sobre la región 15 tormentas tropicales.

No hay duda que el cambio climático es la principal causa de este incremento, tanto en el número como en la intensidad de los huracanes. Y se tiene certeza de que la principal causa del calentamiento global es la quema de combustibles fósiles, en especial petróleo. Resulta irónico que región petrolera de EEUU –la que más contribuye al calentamiento global– sea la más afectada por los vientos e inundaciones.

La “bofetada huracanera”

El 30% de la capacidad de refinación de la región estadounidense del Golfo de México, se paralizó, ya sea por los daños causados por Katrina o en prevención por los posibles impactos de Rita, anmtes dd que ésta descargara su potencia en el área.

Más del 65% de las plantas que procesan gas natural fueron cerradas por los huracanes. A lo que se agrega que por los golpeados puertos de Houston, Port Arthur y Galveston se importa más del 10% del petróleo que se consume en Estados Unidos cada día.

Compañías químicas como Dow Chemical, Exxon-Mobil y Dupont, que utilizan gas natural como una de sus materias primas, han tenido que cerrar sus plantas de producción de químicos debido a Rita. En esta región se concentran la mayoría de plantas químicas de ese país.

Muchas fábrica que elaboran componentes de plástico (subproducto del petróleo), fueron también amenazadas por Rita. En el área se fabrica el 64% del plástico polipropileno y el 57% de estireno del país.

Cerca de 80 plataformas petroleras estaba en el camino por el que pasó Rita; el 25% en la zona de Cameron Oeste, la mas afectada. Cerca de 60 plataformas estaban en la paso directo de Katrina, de las que ocho fueron severamente dañadas o destruidas y otras 10 sufrieron daños de distinta magnitud. Estos datos evidencian que la industria petrolera, y las que dependen de ella, son las más afectadas por el paso de los huracanes por la región.

foto
La vida, el desperdicio, la depredación

El área tropical del Atlántico ha sufrido siempre por la presencia de huracanes de distinta magnitud. El año pasado, varios países del Caribe fueron seriamente afectados, incluyendo por ejemplo la isla de Grenada, que perdió la mayor parte de su infraestructura con el paso del huracán Emily. De eso se habla poco. La importancia que se ha dado a los huracanes Katrina y Rita se debe a que están afectando al país más poderoso del mundo y sede de las más importabntes cadenas de noticias.

Mucho se ha dicho ya sobre las prácticas depredadoras de Estados Unidos, las mismas que amenazan a toda la humanidad, porque es innegable que la peor amenaza que enfrentamos los habitantes del planeta en el siglo XXI es el cambio climático. A los gobernantes de este país jamás les ha importado. Tampoco les ha importado a sus habitantes que no están dispuesto a abandonar su estilo de vida basado en el desperdicio.

Pero hoy, que su propia sobrevivencia está en entredicho, esperemos que sepan enfrentar con humildad su vulnerabilidad frente a fenómenos naturales, su ineficiencia para enfrentar las crisis, y que tomen conciencia que después de Rita y Katrina, su vida no puede seguir igual.

De Oilwatch.
Distribuido por la agencia informativa latinoamericana independiente ALAINET (http://alainet.org).

NO TODO ES PÉRDIDA*

Según el diario The New York Times beneficiosos contratos recibe la empresa Halliburton tras el paso de Katrina. Sus filiales aparecen entre las firmas más beneficiadas con nuevos contratos de reconstrucción, otorgados por el gobierno del presidente George W. Bush tras el paso del huracán.

Cualquier coincidencia es eso: sólo una coincidencia

Según informó el rotativo neoyorquino, a dos subsidiarias de Halliburton, compañía de la cual el vicepresidente Richard Cheney fue su máximo ejecutivo, les fueron concedidos a dedo varios negocios de rehabilitación de las zonas dañadas por el meteoro.

De acuerdo con elNYT las firmas favorecidas son Shaw Group y Kellogg, Borwn&Root, esta última implicada en un escándalo por inflar el precio del combustible que vendió a las tropas estadounidenses en Irak. Las filiales son representadas en Washington por el actual director de la Agencia Federal para el Control de Emergencias (FEMA), Joe Allbough, y otros ejecutivos muy vinculados a la campaña electoral del presidente Bush.

“Cuando se hace una cosa de esta manera, se aumenta la vulnerabilidad ante el fraude, el despilfarro común y la mala gestión”, comentó a The New York Times el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional, al cual se subordina FEMA.

Fuentes citadas por el diario aseguran que más del 80% de los contratos otorgados tras el paso de Katrina, valorados en unos 1.500 millones de dólares, fueron concedidos a dedo, o a través de una licitación muy restringida. La maniobra genera “preocupación entre los auditores y funcionarios gubernamentales debido a la posibilidad de favoritismo o abusos”, destaca el influyente periódico.

Entre los jugosos contratos otorgados a Halliburton se encuentra uno por 500 millones de dólares para reparar las instalaciones navales en la costa del Golfo de México.

Tiempo para pensar …y calcular

Luego de la respuesta tardía de la Casa Blanca al paso del huracán, el Congreso autorizó el desembolso de US$ 62.300 millones para las tareas de recuperación, de un total de 200.000 millones s solicitados por Bush.

En opinión de economistas, las erogaciones generadas tras el paso de Katrina y los elevados costos ocasionados por la ocupación de Irak dispararán en 2006 el déficit fiscal de la nación, por encima de los 400.000 millones de dólares.

* Fuente: Red de Prensa  No Alineados (www.voltairenet.org).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario