Sep 15 2006
241 lecturas

Política

Sacudón en Perú: – DISPAREN –ES UN DECIR– SOBRE EL OPUS DEI

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Sobre su fundador. Este punto trata, entre otros, de la evidencia de enfermedad mental del fundador y hechos escandalosos de su vida y entorno.

El fundador fue José María Escrivá de Balaguer. Nació en España en 1902, en una familia pobrísima. Sus contemporáneos lo recuerdan como una persona poco dotada. Uno de ellos, Manuel Mindán, lo calificará: «Hombre oscuro, introvertido y con notable falta de agudeza… No me explico cómo un hombre de tan pocas luces pudo haber llegado tan lejos».

foto
Quien lo hizo llegar tan lejos fue la dictadura de Franco. La historia demuestra que los dictadores han promovido locos, criminales o delincuentes, siempre que se sometan a sus objetivos, y que han perseguido a las mentes más brillantes, por no comulgar con su abuso.

Escrivá fue conocido por su carácter irascible y su vulgar personalidad. Siendo ya religioso, se evidencia su personalidad patológica con frases como «ahorcaría al último obispo con sus propias tripas», lo que es común en psicópatas. Otro rasgo: la mentira o mitomanía y el fraude. Siendo su familia pobrísima, la mantuvo con su sueldo en un apartamento modesto. Cuando éste fue destruido por la guerra civil, creó la historia de que vivió en un «noble palacio». Su complejo de miserable fue más allá, y cuando ya era religioso, compró en 1968 el título nobiliario de Marqués de Peralta, demostración de su megalomanía o delirio de grandeza.

Esto sería ridículo en una persona común, y es imperdonable en un religioso. Sin embargo, esta persona burda trataba de impresionar usando cilicio hasta sangrar, lo que denota otro rasgo de anormalidad. Durante su vida, apoyó a la dictadura de Franco, y admiró a Hitler. Una frase suya: «Hitler contra los judíos, Hitler contra los Eslavos, esto significa Hitler contra el comunismo».

Escrivá amaba la violencia de la guerra:»¡La guerra! La guerra tiene finalidad sobrenatural… Pero tendremos, al final, que amarla, como el religioso debe amar sus disciplinas». –Camino, Máxima 311–. Camino es obra suya. Su producción escrita es una mezcla de copias de diferentes corrientes, como la jesuita y la masonería, no aporta originalidad, sino en cuanto a su vileza. Poseía una mente enferma y una personalidad codiciosa, vulgar, soberbia y perversa.

Increíblemente, por la influencia del Opus Dei en el Vaticano, fue beatificado. Siendo requisito para la beatificación una vida ejemplar, virtudes, etc., resulta obvio que se trató de un fraude más de la institución. Entonces, ¿no debían haber sido cuestionadas las monstruosidades que dijo Escrivá? El costo de esos procesos es altísimo, pero por la cantidad de dinero que maneja el Opus Dei, eso no fue problema para ellos. El supuesto milagro de curación de Escrivá después de su muerte es otro fraude Ningún católico en su sano juicio podrá creer que semejante monstruo es capaz de producir milagros.

De acuerdo con una biografía escrita por Peter Beglar la cual tiene un Imprimatur y un Nihil Obstat del Arzobispado de Nueva York, Escrivá estuvo internado como paciente psiquiátrico por cinco meses en un manicomio para escapar de la persecusión durante la guerra civil. Siendo el Opus Dei (OD) una secta que practica los fraudes, podemos suponer que explicaron esto de esta forma, porque aceptar la locura de Escrivá es vergonzoso para ellos. Es perfectamente lógico suponer que Escrivá necesitó permanecer en el hospital para tratar su enfermedad mental.

Si lo que sus biógrafos dicen es cierto, podemos preguntarnos:

1) ¿Cómo pudieron sobrevivir sus discípulos la persecución en otros lugares, sin recurrir a esconderse en un manicomio?

2) Si Escrivá decía que era como un padre para sus discípulos, por qué no pidió a su supuesto amigo –el director de la clínica– que acoja también a sus discípulos?

Siendo mentirosos los mandos del OD, deberíamos también dudar de esa historia. Por otro lado, sus escritos, palabras y comportamiento son evidencia de que el tratamiento psiquiátrico de Escrivá no fue completamente exitoso, pudieron manejar de alguna manera un espisodio incontrolabre que lo condujo a la clínica, pero su insania continuo hasta su muerte.

Sobre su desequilibrio mental, podemos recordar algunas cosas, de acuerdo con sus biógrafos oficiales:

En 1928 dijo que «Dios se dignó iluminarlo y tuvo una visión mística sobre el OD y lo que el Señor quería con la obra a través de los siglos, hasta el final de los tiempos» (en realidad tuvo alucinaciones o creó una fantasía para parecer grande). Es común en los locos creer que tienen una misión mundial salvífica.

Escrivá siempre dijo que el verdadero fundador del Opus Dei es Dios mismo, y que tiene un carácter universal…

Máx. 863 «…hijos, cuando son sinceros… serán omnipotentes…»

En un artículo dijo que mientras estaba en un bus: «…sentí el obrar de Dios en mí, en mi corazón y en mis labios, y con una fuerza arrolladora desarrolló el suave grito Abba Padre…» Es común en los insanos decir que de pronto sienten una fuerza avasalladora.

 foto

Sobre el Opus Dei. Métodos, historia, corrupción, su carácter de mafia política y económica, principales representantes en el Perú, su carácter fascista, sus vinculaciones con las dictaduras en el mundo y Unidad Nacional en el Perú, agrupación liderada por Lourdes Flores. El Opus Dei predispone a las perturbaciones mentales. Su actividad envilece la educación.

Durante sus primeros años se desenvolvieron en un fraude jurídico, en contubernio con la dictadura franquista. Su afianzamiento se debió a su adulación y a la coyuntura de la época: el Opus Dei buscaba ocupar posiciones en las principales universidades españolas. Durante la guerra civil, muchos de los profesores y catedráticos de estas fueron ejecutados, otros partieron al exilio. La situación fue tan grave que no podían seguir funcionando estas universidades.

Esto fue aprovechado por Escrivá, que ya había reclutado dentro del Opus Dei a profesores mediocres o incompetentes de universidades de provincia, con los cuales copó las vacantes de las principales universidades.

Después consiguió de Franco un presupuesto privilegiado para los centros de enseñanza controlados por el Opus Dei y todo el sector educación, que por su poderosa influencia política manejó a su antojo. En lugar de seleccionarse los mejores catedráticos, se prefirió a miembros del Opus Dei. Esto fue la desgracia de la ciencia en España, que en la segunda mitad del siglo XX no produjo ningún científico notable, no obstante haber canalizado todos sus esfuerzos a la educación de la burguesía.

Dejaron en la ignorancia o semiignorancia a las clases necesitadas, por temor a que puedan constituirse en una clase pensante y cuestionante. Además de en la educación, el Opus Dei se infiltró y parasitó todo el inmenso aparato burocrático del estado español, en puestos clave. Sus miembros se han visto implicados en corrupción, malversación y prácticas inmorales.

Escrivá ha diseñado la estructura del Opus Dei copiando a los jesuitas en su organización, pero mezclando el carácter de logia secreta de los masones, más un ingrediente totalitario.

En cuanto a fondo, es católico fundamentalista; ha absorbido lo más oscuro del catolicismo y le ha añadido un tinte político fascista. Por eso prosperaron en la dictadura de Franco, con Pinochet, Videla, y en el Perú tuvieron gran influencia con la dictadura fujimontesinista, encabezados por el cardenal Cipriani.

La característica secreta les hace negar ante los demás su ideología totalitaria, lo cual sólo lo revelan a medida que el reclutado avanza en la orden. Al Opus Dei lo caracterizan:

La deshonestidad de sus altos mandos. Actualmente el Opus Dei maneja intereses económicos gigantescos. Su sede en Nueva York está avaluada en 42 millones de dólares.

En sus inicios, sus bases de operaciones sirvieron para el reclutamiento de la organización fascista Joven Europa, dirigida por militantes nazis, y con vinculaciones con el fascismo italiano y español.

El reclutamiento subrepticio y deshonesto. Al potencial miembro no le dicen que son Opus Dei, sino hasta que lo creen convencido. Esto no lo practica ninguna orden católica, en las cuales todas las reglas son claras y limpias. Ojo padres: ¡a los menores les inducen a firmar un documento de adhesión y les dicen que oculten esto a sus padres!

Esta secta rompe el lazo de confianza y comunicación entre padres e hijos. La sociedad debe tomar conciencia de este grave hecho. Por supuesto, de este procedimiento no dejan constancia por escrito, allí utilizan el secreto de logia, para no comprometerse.

El desprecio por la mujer o misoginia. Para Escrivá las mujeres son inferiores y despreciables; de ellas dijo: «deberían ser como una alfombra donde la gente pueda pisar». Se le considera un ser que no debe ilustrarse. Máxima 946: «…ellas no hace falta que sean sabias: basta que sean discretas…»

¡Atención discapacitados! Para el Opus Dei las personas con cualquier defecto físico son inferiores y nunca llegarán a ser miembros numerarios. El sucesor de Escrivá, Echevarría, dijo que nacen discapacitados ¡debido a prácticas sexuales pecaminosas de sus padres!

Practicar el lavado de cerebro en forma tal que el miembro no conoce el límite entre el delito, la ética y la moral. Ejemplo: de sus miembros principales en el Perú: Rafael Rey, siendo congresista, dijo que no se arrepiente de haberse reunido con Montesinos para liberar a su amigo del Opus Dei, preso por secuestrar al psiquiatra Mariano Querol. Martha Chávez, otra Opus Dei prominente, dijo que deberían abalear a los manifestantes de la marcha de los Cuatro Suyos. Rafael Rey es miembro de Unidad Nacional, partido liderado por Lourdes Flores.

El Opus Dei miente: dice que no apoya a ningún grupo político, pero Rey es la cabeza del respaldo del Opus Dei a esta agrupación. Francisco Tudela, otro miembro prominente, fue el gestor de una ley para exculpar a criminales Grupo Colina del régimen fujimorista. Otros miembros principales son: Fernando de Trazegnies, acusado por defender la usurpación de una importante mina; Luisa M. Cuculiza y Blanca Nélida Colán, que obedeció ciegamente a Montesinos; Enrique Chirinos, Domingo Palermo, Fernando Dianderas, Juan Hermoza Moya, Federico Salas, que se burló de las aspiraciones de los campesinos huancavelicanos y pretendió instalarse en el Ministerio de Educación, para manipular desde allí como lo hizo el Opus Dei en España.

Durante la dictadura los miembros del Opus Dei se distinguieron por su defensa abierta o asolapada al régimen y al fraude electoral, que era de conocimiento de toda la ciudadanía. Actualmente Tudela necesita de tratamiento psiquiátrico. Otros miembros son importantes empresarios, como Dionisio Romero, banquero que se benefició con muchas leyes fujimontesinistas (como lo hacía el Opus Dei con las leyes en España), y hasta el último momento colaboró con la mafia, prestando su avión para la fuga de Montesinos. Estuvimos a punto de que se repita la historia española en nuestro país, pero debemos estar alertas, ellos siempre esperan una oportunidad para volver al ataque, como ahora lo pretenden hacer en España con Aznar, cuya esposa es militante Opus Dei.

La reacción irracional contra los valores del mundo moderno. Usualmente el Opus Dei tilda de marxistas a quienes hablan de justicia social y derechos humanos (¡pobre San Martín de Porres, patrón de la justicia social en el Perú!).

Intolerancia ciega a otros credos. La reina Isabel (cabeza de la iglesia anglicana) es tildada de demonio. Desprecian a otras órdenes católicas y las atropellan groseramente.

El abuso de la información. Los reclutadores son obligados a escribir informes individuales sobre cada miembro, para ser alcanzados a sus superiores (todo un trabajo de inteligencia); en cada país siempre hay miembros pertenecientes a los servicios de inteligencia, como el SIN en el Perú y la CIA en EEUU, prestos a realizar siniestras actividades, a enseñanza de Escrivá.

La deshumanización, que les hace ver como enemigo al que se opone a sus ideas, considerándolos seres inferiores o fuerza subhumana. Así pensaban Hitler y los nazis. Escrivá enseña quitarse el corazón, los sentidos y emociones –Máximas 166, 181, 188– lo cual prueba que Escrivá era un psicópata, pues el psicópata desdeña todo sentimiento con tal de satisfacer sus apetitos.

Estas enseñanzas pueden producir gente tan despiadada como los nazis. Máxima de Escrivá Nº 367: se les enseña a sus miembros que son bellos e inteligentes, y deben mirar a los demás como inferiores o animales. Se les enseña a trabajar secretamente a las espaldas de los demás. Máxima 643. Su meta es copar cargos y ser un movimiento con dominio mundial.

Enseñar que los sacerdotes son seres superiores a los demás. Practican el culto irracional a la persona de Escrivá.

Mutilar el valor de la fraternidad, considerándose posible sólo entre miembros del Opus Dei. Estas ideas son peligrosísimas, muere el amor al prójimo. Los demás sólo son vistos como potenciales miembros, como enemigos o aún, como demonios.

Practicar el fraude, fabrican falsas famas de sus miembros, su aparato de propaganda recibe instrucciones de promover a sus miembros. Escrivá les enseña a luchar por un cargo de dirección aunque sean necios: Máxima 352: «Corrígete, por favor. Necio y todo, puedes llegar a ocupar cargos de dirección…».

Una vez que un miembro llega a cierto nivel, firma un documento, donde señala que el Opus Dei será el heredero de sus bienes.

Practicar el delito de violación de correspondencia. En los grupos que llevan vida común, los miembros no tienen derecho a la intimidad, el director abre todas las cartas que salen o entran.

Practicar una división de clases al estilo de castas de la India, donde los pobres son los despreciables apestados, y se evita su contacto con los miembros pudientes. Cuando reclutan mujeres pobres, se sirven de ellas como empleadas domésticas.

El miembro del Opus Dei aprende poco de ética y moral, pero se pone énfasis en signos exteriores como el castigo corporal: es obligatoria la flagelación en las nalgas (deben culminar diciendo la frase de Escrivá: «¡Tu mayor enemigo eres tú mismo, bendito sea el dolor!»), el cilicio, el ayuno, en ocasiones dormir en el suelo . Si bien es cierto que hay santos que han practicado la penitencia corporal, si no existe ética ni moral, ¿de qué sirve la flagelación o cualquier rasgo externo?

A los miembros se les recomienda no hablar a sus familias de sus propósitos de pertenecer al Opus Dei de por vida. Inclusive, a cierto nivel se les aconseja no tener fotografías de sus seres queridos.

foto
En su rito de iniciación sus votos son ante una cruz sin Cristo, insulto a la Pasión de Nuestro Señor. (Ellos dicen que es porque la es cruz del iniciado).

Su codicia. Valen más los más pudientes, porque de ellos «cosecharán más». Ocultan a los principiantes que una vez que han hecho los votos y a partir de determinado momento, su sueldo no les pertenecerá, sino al Opus Dei.

Los miembros son controlados hasta en lo que pueden leer, produciéndose un deterioro mental debido a la estrechez de ideas en que se desenvuelven. ¡Sin embargo se les hace creer que son una élite superior! Es usual que se conviertan en individuos con dificultades de desenvolvimiento social.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario