May 5 2020
222 lecturas

Política

Safatle: Bolsonaro, con una revolución en marcha, no se detendrá. La izquierda sin coraje para ser antisistema

 

Los partidarios de Jair Bolsonaro recientemente salieron a las calles en algunos rincones del país para protestar contra las cuarentenas de virus antivirus, sin prestar atención al riesgo de contaminación (al virus le encanta una aglomeración). Una prueba de fanatismo por parte del presidente ídolo.

«Comenzó con el 30% de los partidarios y terminará con el 30% de las camisas negras», dice el filósofo Vladimir Safatle, profesor de la Universidad de Sao Paulo. «Camisa negras» fue como se conocieron las milicias fascistas de Benito Mussolini en Italia en las décadas de 1920 y 1930. «Lo que Bolsonaro está haciendo es reconstruir la identificación ideológica de esta minoría», continúa el académico.Vladimir Safatle (Divulgação)

Con una producción intelectual que incluye el psicoanálisis, Safatle comprende que la pandemia expone el éxito del bolsonarismo en «desenredar» características violentas de parte de la población y promover «una transformación de afectos en la vida social brasileña». Lo que emerge, teoriza, «es la máxima expresión de la absoluta ausencia de solidaridad para los más vulnerables, hasta el punto de burlarse de los que están muriendo».

El impulso violento y el desprecio por el otro no son nuevos en un país marcado por tres siglos de esclavitud. La novedad es que esta brutalidad sirve para construir un derecho de base popular sin precedentes (en Brasil), según Safatle. Una base que el ex capitán utiliza con fines revolucionarios. Revolución conservadora, señala el profesor, pero aún así, revolución.

Para el académico, Bolsonaro tiene razón al decir que Brasil es ingobernable. Es cierto que a la izquierda, Safatle ve al presidente políticamente más fuerte de lo que el campo progresista le gusta admitir y la línea de frente en su contra está ocupada por la derecha tradicional. Esto se explica en la siguiente entrevista, dada antes de la renuncia de Sérgio Moro.

-¿Cuál es el plan de Bolsonaro? Dices que tiene uno y la izquierda no.

Hacer una transformación radical en la estructura social y cultural del país. Es una revolución cultural, como el nazismo fue una revolución cultural. Esa frase atribuida al (ministro de propaganda de la Alemania nazi, Joseph) Goebbels “cuando escucho la palabra ‘cultura’, saco mi revólver”, es completamente falsa, Goebbels nunca dijo eso.

Los nazis se veían a sí mismos como una especie de luminaria para la transformación cultural de Alemania. Justificaron la eugenesia con Séneca (abogado e intelectual del Imperio Romano), dijeron que (el filósofo griego) Platón estaba a favor de una sociedad racialmente dividida. Este era el horizonte perseguido por los nazis. No fue solo un proceso capitalista, fue la transformación cultural del país. Eso es lo que quiere Bolsonaro.

No nos tomamos en serio lo que es. Su gurú (Olavo de Carvalho) es un sujeto que se llama a sí mismo filósofo y coloca la batalla cultural como un elemento central. Esta batalla tiene este horizonte: transformar las mentes, la forma en que se desarrollarán las relaciones dentro de la sociedad brasileña.

– Es increíble, pero este es Gramsci, ¿no? Batalla cultural como lo propugna un filósofo marxista.

De hecho. Pero Gramsci, cuando escribe esto, está pensando en la clase trabajadora. Lo que Bolsonaro quiere es una contrarrevolución preventiva.

– Al igual que el golpe de 1964, que los militares llaman una «revolución» y que fue preventivo en el sentido de que estaba justificado como necesario para evitar una revolución socialista.

Pero el golpe del 64 no tenía las características que él (el plan de Bolsonaro) tiene ahora. Fue mucho más un arreglo para las oligarquías que vieron amenazado su poder. Es diferente ahora. Mira que cosa absolutamente impresionante: tienes una transformación de afectos en la vida social brasileña.

En el momento en que tenemos una pandemia y podríamos esperar un afecto de solidaridad genérica, por personas que ni siquiera saben quiénes son, que no son parte de mi grupo, no tienen mi identidad, mi historia, una fuerza externa transformadora eso es otra cosa. Lo que emerge es la máxima expresión de la absoluta ausencia de solidaridad para los más vulnerables, hasta el punto de burlarse de los que están muriendo.

Cuando sales con un ataúd (como en protesta contra las cuarentenas, militantes bolsonaristas en la avenida) Paulista, te estás burlando de las tres mil personas que murieron.

– Es cada uno para sí mismo, es barbarie.

Es más que eso. Es un ritual de sacrificio personal. La gente en la calle dice: «Mira, por este ideal, estoy dispuesto a ponerme en una situación de riesgo». No tiene sentido imaginar que estas personas desconocen el riesgo. Tendrían que ser lobotomizados para llegar a ese punto.

El presidente Jair Bolsonaro participa en un acto antidemocrático. Foto: AFP

– Desde hace algún tiempo, Bolsonaro comenzó a decir que está con la gente, que gobierna para la gente, que es la gente que gobierna. Usó más la palabra «personas». ¿Por qué, en tu opinión?

Sabe que es muy difícil para él caer si tiene un 30% de partidarios fuertes (las encuestas le dan al gobierno aproximadamente un 35% de aprobación). Sabe que puede perder la mayoría en el Congreso, pero (no será derrocado) con un 30% de simpatizantes que, incluso en una pandemia, salen a defenderlo, gritan su nombre y, más que eso, lo desean, literalmente. jugando a la ruleta rusa.Bolsonaro quiere que vuelva el fútbol en Brasil - El Territorio ...

Estos son datos completamente nuevos. Brasil siempre ha sido una necropolítica (un concepto creado por el filósofo camerunés Achilles Mbembe según el cual un gobernante tiene el poder, con sus elecciones, de decidir quién muere y quién vive) , siempre tuvo al Estado como operador de la muerte y la desaparición de clases. vulnerable, siempre fue el administrador de una guerra civil no declarada.

Solo que ahora tiene datos completamente diferentes, nuevos: no es solo una máquina necropolítica, es una máquina suicida. Cuando se manifiesta con un ataúd y toca la bocina frente a un hospital, no es solo despreciar la muerte del otro o burlarse de la muerte del otro. Estas personas acordaron ponerse en riesgo. Hay personas que dicen: «Ah, pero estas personas no conocen la gravedad (del coronavirus), el riesgo que corren». Esto es infantil.

Pensamos que aquellos que no piensan como nosotros no piensan porque son estúpidos, porque no pueden entender de la misma manera que nosotros. Por supuesto, estas personas saben sobre el riesgo, por supuesto, en el fondo tienen la sensación de que tal vez esto (ir a las calles a buscar a Bolsonaro incluso con un virus suelto) pueda afectarlos, por supuesto. La pregunta es entender cómo se constituye este deseo (actuar por Bolsonaro incluso en riesgo), un deseo de sacrificio personal.

– ¿Cómo es que, incluso por razones históricas, llegamos al punto en que un político como Bolsonaro es tratado como un ídolo y tiene partidarios fanáticos?Vivimos una fase cada vez más explícita de guerra civil ...

El país siempre ha tenido una masa conservadora. Hubo este 30% incluso cuando Lula fue elegido por 60 y un poco a 40, 63 a 37, algo muy parecido a eso (fue de 61% a 39% en ambas victorias, en 2002 y 2006) . Datos históricos: Ação Integralista (movimiento brasileño de ultraderecha que surgió y desapareció en la década de 1930) tenía más de un millón de miembros.

Este fascismo brasileño de la década de 1930 más tarde se convirtió en un apoyo a la dictadura (militar de 1964 a 1985) y llegó a la Nueva República (período posterior a la dictadura militar que terminó en 1985 y la Constitución de 1988) . La diferencia es que en la Nueva República (antes de Bolsonaro) tenías un derecho oligárquico, el clásico derecho brasileño.

El PSDB era oligárquico, era el PRP (Partido Republicano Paulista, que nació en la época del Imperio y desapareció en la década de 1930) de los años 1990 y 2000. Lo que sucede con Bolsonaro es que logró crear un partido popular, un derecho popular. Creó desde el momento en que desentraña todos estos rasgos más brutales y violentos, temas presentes en la sociedad brasileña. Estas huellas pueden haber sido visibles pero fueron desplazadas geográficamente.

Es un tipo de violencia que se encuentra en el tratamiento de las poblaciones de la periferia, en el tratamiento de las poblaciones negras … Ahora, esta violencia llega al centro y se extiende contra todos, alcanza ese nivel que convierte el deseo de ruptura en un ritual de sacrificio personal.

– ¿Por qué dice que el presidente Bolsonaro tiene razón cuando dice que Brasil es ingobernable?Bolsonaro ignora de nuevo la pandemia y participa en una ...

Él entendió que la Nueva República ha terminado. Los pactos de gobierno que estaban en la Nueva República, los acuerdos, las coaliciones, ya no funcionan. El horizonte constitucional de la Nueva República tampoco puede legislar sobre estos acuerdos. Teniendo esto en cuenta, él simplemente se dio cuenta de que su papel en el gobierno sería movilizar permanentemente un sector de la población que está buscando una salida a esta institucionalidad actual y que está dispuesto a cualquier forma de interrupción.

– En términos menos abstractos, ¿qué es esta ingobernabilidad? ¿Qué es esto a diario?

Cuando se fundó la Nueva República, se basó en el supuesto de que había varias fuerzas trabajando dentro de la sociedad brasileña, por ejemplo, las fuerzas vinculadas a la defensa de los trabajadores y empresarios, y que estas fuerzas podrían alcanzar un tipo de acuerdo La Nueva República se detuvo porque no se podía destruir completamente la base de los derechos laborales ni avanzar mucho en la expansión de esa base.

Es una especie de parálisis, en la que no degradas todo pero tampoco puedes progresar. Por eso explotó, porque era un sistema de bloqueo. Este sistema de bloqueo ya no podía hacer frente a la frustración de la población con sus expectativas de transformación, de ruptura. ¿Qué hizo Bolsonaro? Fue una especie de dinámica conservadora revolucionaria. Le dio a este deseo de ruptura una forma, una forma revolucionaria, en el sentido fuerte del término, solo conservadora.

– ¿En qué punto explotó el sistema?

Desde 2013 (el año en que hubo una ola de manifestaciones callejeras). Desde 2013 hasta ahora, fue una degradación institucional larga y lenta en el país. 2013 explicó que había un sector mayoritario de la población que ya no esperaba nada de este horizonte institucional. No había capacidad por parte de la izquierda para dar a estos sectores de la población una alternativa de izquierda. La izquierda se convirtió en el gran partido legalista del país, mientras que la derecha se separó del centro y fue idealizada por la extrema derecha, como una ruptura.

– El espacio anti-establecimiento está completamente ocupado por el bolsonarismo.

Exactamente eso. El espacio antiinstitucional está siendo ocupado por él por completo. Él es la fuerza tensora del espacio público brasileño, hoy es la única fuerza política que hace esto.

– ¿Qué puede hacer la izquierda en esta situación? Recientemente escribiste un artículo que prácticamente dice que la izquierda murió en Brasil.

Yo diría lo mismo: la izquierda no puede hacer nada porque murió. Después de escribir eso hace un par de meses, recibí muchas críticas, pero creo que todo lo que vimos a principios de 2020 y en los últimos meses mostró que el análisis fue correcto. La izquierda ya no puede ser el líder de la oposición en el país. La oposición no está hecha por la izquierda, está hecha por la derecha: está bien contra la extrema derecha.

Los mayores líderes de la oposición en Brasil son (el gobernador del tucán de São Paulo, João) Doria y (el gobernador de Río para el PSC Wilson) Witzel, no es la izquierda. Es imposible decir lo contrario. La izquierda busca ocultar su miedo a su propia impotencia. Utiliza el argumento de que «Ah, pero mira, Bolsonaro realmente quiere (juicio político) movilizar a su electorado».Coronavírus: hoje concordo com Doria e Witzel sem esquecer quem ...

Esto está al borde del ridículo, porque no necesita juicio político para movilizar a su circunscripción, ya ha presentado ante su circunscripción la historia de que está siendo perseguido. Él es la fuerza tensora del espacio público brasileño, hoy es la única fuerza política que hace esto.

– Esa actitud se ajusta a su revolucionario proyecto anti-establecimiento.

Exactamente. Simplemente no intentó eso (movilizar a los partidarios con el discurso de persecución) hace un mes, porque estaba el Covid-19. Esta marcha (de bolsonaristas radicales) del 15 de marzo se desinfló debido a la pandemia, pero en ningún momento Bolsonaro regresó (en sus planes). Ahora está tratando de usar la pandemia para poner en marcha su proyecto.

Parecía que la pandemia había alterado su horizonte (gubernamental), pero era falso. Fue simplemente un retiro estratégico, hasta que se dio cuenta de que podía movilizar a su circunscripción incluso durante la pandemia. Escuchas cada semana que alguien dice: «Se acabó ahora para Bolsonaro, murió, ahora ya no funciona, se convirtió en una reina de Inglaterra». Es lo que los ingleses llaman ilusiones. La gente toma su deseo de realidad.

– Él no retrocede, así que toma descansos, ¿es eso?

Eso. Claramente tiene un proyecto revolucionario para el país, se encuentra frente a una revolución en progreso, no se detendrá ante nada.

– ¿Las Fuerzas Armadas juegan un papel importante en este proyecto revolucionario?

Bolsonaro: “El gran ancla de mi gobierno son las Fuerzas Armadas ... Sí, porque nadie sabe muy claramente cuál es la posición de las Fuerzas Armadas. Teniendo en cuenta la historia de las Fuerzas Armadas de Brasil, incluso si tiene sectores que son muy reticentes (Bolsonaro y su proyecto), serán absorbidos si tiene una dinámica hegemónica. En la dictadura militar era así: había sectores que querían el retorno del poder civil rápidamente y fueron superados por los sectores más atrevidos de la dictadura, que lograron implementarlo durante veinte años.

Esto de tener una especie de comprensión de las Fuerzas Armadas (para controlar Bolsonaro) es una gran ilusión. Estarán con Bolsonaro si muestra fuerza, y sabe cuándo mostrar fuerza, porque sabe que tiene del 25% al ​​30% de la población de al lado. Es una minoría, es cierto, pero está articulada, mientras que la mayoría está desarticulada. Y diría más: esta minoría comenzó como una minoría en apoyo de Bolsonaro y terminará como una minoría de creyentes.

Lo que Bolsonaro está haciendo es reconstruir la identificación ideológica de esta minoría. Comenzó con el 30% de los seguidores y terminará con el 30% de las camisas negras (como se conoció a las milicias fascistas de Benito Mussolini en Italia en las décadas de 1920 y 1930).

– También hay intereses económicos en este proyecto revolucionario, ¿no? El neoliberalismo adoptado como política económica del gobierno de Bolsonaro comenzó a ser autoritario en Chile.

Si vas al origen del neoliberalismo, en la década de 1930, a los liberales alemanes y rusos, descubrirás un fuerte debate con el nazismo. El debate entre (jurista y filósofo colaborador nazi Carl) Schmitt y (economista austríaco ulltraliberal Friedrch ) Hayek es real. Hayek nunca abogó por la democracia plena, abogó por la democracia limitada. Defiende al (dictador general chileno en el poder desde 1973 a 1990 Augusto) Pinochet.

Las entrevistas que le dio a El Mercurio en la década de 1980 están todas allí (Hayek dijo que preferiría una dictadura si promoviera el liberalismo económico, a una democracia que no tuviera liberalismo en la economía). El neoliberalismo siempre ha sabido que necesitaría despolitizar a la sociedad, evitar que la sociedad funcione en su dinámica conflictiva, y luego se necesita la fuerza arbitraria del Estado.

Solo usted tiene otro aspecto (no autoritario), con (el primer ministro británico en el poder de 1979 a 1990 Margareth) Tatcher y (el presidente estadounidense de 1980 a 1988 Ronald) Reagan, que lo ha estado jugando durante un tiempo. La parte de la que forma parte Brasil, el chileno, comenzó así: la primera imagen del neoliberalismo es el palacio sacrificado (presidencial) de La Moneda de Chile (por el ataque militar contra el socialista Salvador Allende, cuya deposición inició la dictadura de Pinochet).

Este fue el primer momento del neoliberalismo. Desde entonces, los neoliberales lograron hacer de Chile un gran laboratorio. La izquierda necesitaba algo más: decir claramente su nombre, colocarse como una fuerza institucional en otro polo.

– El Ministro de Economía, Paulo Guedes, es neoliberal, tiene inspiración de Chile y estuvo allí por un tiempo en la dictadura de Pinochet.

Yo diría que esto demuestra tres cosas. El primero de ellos: este programa económico (de Guedes) es políticamente autoritario. No es que haya un programa económico por un lado y una política intemperante (Bolsonaro) por el otro. Lo segundo es que la comunidad empresarial brasileña es fascista. Son personas que en la dictadura militar apoyaron crímenes contra la humanidad. ¿Quién financió la Operación Bandeirantes (que cazaba a los opositores del régimen)? Itaú está allí, Bradesco está allí, Camargo Correa está allí, Fiesp está allí.

Saben que para lograr ganancias estratosféricas, no es que tengan que hacer la vista gorda ante la violencia: necesitan esa violencia. Tercer punto: esto funciona en Brasil porque Brasil se constituyó como una sociedad a partir de la experiencia de la esclavitud, que es una experiencia que define dos destinos para los sujetos que habitan esta tierra: un grupo será reconocido como una persona (blancos libres) , otro será reconocido como una cosa (cautivos negros).

Quien es «cosa» no siente nada, es solo un número. Esto siempre ha sucedido en Brasil. Solo ahora (en el bolsonarismo), la condición de «cosa» se ha generalizado. Tienes un presidente que, en lugar de jugar un clásico juego hobbesiano (referencia a Thomas Hobbes, filósofo y político inglés del siglo XVII), dice «mira, la gente va a morir».

– ¿Dónde termina todo, en tu opinión?

Tienes dos escenarios posibles. O Bolsonaro lleva a cabo su proyecto revolucionario o no lo hace. Él puede ser capaz de lograrlo. Camina por tierra sin fricción, porque la mayoría no está organizada. Somos la mayoría, pero no estamos organizados. Es posible que no pueda, pero para que no lo sea, se necesita una organización mayoritaria, y eso no existe en la actualidad. No hay un actor político en la oposición. Si se tiene en cuenta lo que se llama la izquierda, la izquierda ya no existe en Brasil, dependemos del derecho de organización.

– ¿Crees que debería haber una unión entre la izquierda y el centro derecha contra el presidente?

No. De todas las ideas, me parece la más absurda. Repite todo el sistema de capitulación de la izquierda nacional en el período de la Nueva República. La izquierda nunca necesitó el centro-derecha para actuar. En el juicio político de Collor, la izquierda se articuló y luego sectores del centro-derecha, al ver que era irreversible, la apoyaron. Partidos de Izquierda de Brasil se unen para oponerse a Temer ...

Esta situación (de la izquierda uniéndose al centro-derecha) sería más o menos decir lo siguiente: «La izquierda no tiene fuerza para nada, solo será una palanca para darle fuerza al centro-derecha para hacer el proceso y monopolizar el resultado».

Si es para hacer eso, sugiero que todos (a la izquierda) se queden en casa y lo olviden, y que dejen que lo hagan bien. Si el centro-derecha toma el poder, hará el 70% de lo que Bolsonaro quiere hacer, solo dejará de hacer el 30%. Tendrás violencia, solo un poco diferente. Este tipo de acuerdo es para firmar la capitulación final de la izquierda brasileña. La izquierda necesitaba algo más: decir claramente su nombre, colocarse como una fuerza institucional en otro polo.

Tiene su circunscripción natural, otro 30% del país. Solo que ese 30% tiene la garganta cerrada, ni siquiera pueden gritar, porque no tienen nombre. Tuviste prácticamente 15 días de protesta ininterrumpida y espontánea, ¿y qué haces con eso? Nada.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario