Jul 7 2008
271 lecturas

Sociedad

Santiago de Chile: brutal represión a trabajadores bancarios

Andrés Figueroa Cornejo*

La Presidenta Nacional de la Confederación Bancaria, Andrea Riquelme (en la imagen), se mantuvo en estricto reposo el último fin de semana producto de la agresión de fuerzas especiales de Carabineros, mientras 80 empleados y dirigentes fueron detenidos el pasado jueves.

 Ese día, durante la mañana, se hizo efectiva la huelga legal de los trabajadores de Santander Banefe Multinegocios, organización asociada a la Federación de Sindicatos del Grupo Santander España y la Confederación de Sindicatos Bancarios de Chile, única multisindical de los empleados bancarios y financieros del país. La huelga fue la última herramienta jurídica utilizada por los trabajadores ante la negativa absoluta de la administración del principal banco en Chile a atender las demandas sindicales.

Alrededor del mediodía del jueves tres de julio, 300 funcionarios en huelga, junto al conjunto de los dirigentes sindicales del sector, ocuparon pacíficamente las dependencias de la casa matriz del Grupo Santander, ubicada en Bandera 140, a dos calles de La Moneda, en el corazón de la capital. Allí realizaron una sentada, mientras procuraban contactarse con Mauricio Larraín, Presidente del Grupo Santander España en Chile –o algún representante de los empleadores– con el fin de restaurar la mesa de negociaciones rota por la mandante.

Sin embargo, en vez de establecerse una mesa de negociación, la gerencia del banco optó por llamar a un fuerte contingente de la policía militarizada de fuerzas especiales, el cual, con varios vehículos blindados, carros lanza agua y gases tóxicos, irrumpió violentamente a través del subterráneo del edificio financiero. Haciendo alarde de una agresividad totalmente descontextualizada ante la presencia de trabajadores sentados en el piso del hall, en la entrada de la sucursal central del hólding, aprehendieron con golpes y patadas a más de 80 funcionarios, entre los que se cuenta la mayoría de los miembros del Directorio Nacional de la Confederación de Sindicatos Bancarios, el Directorio Nacional de la Federación del Grupo Santander y el Directorio Nacional del Sindicato Santander Banefe Multinegocios. Inmediatamente fueron trasladados a la Tercera Comisaría de Santiago, donde se desconoce el procedimiento al que serán sometidos.

La principal dirigenta herida en la postacentral de urgencias

El punto más grave de la arremetida policial, en el marco de la huelga legal, fue la agresión sufrida por la propia Presidenta de la Confederación Bancaria, Andrea Riquelme, quien, como efecto de los maltratos de carabineros, perdió el conocimiento y debió ser conducida a la Posta Central de la capital.

Riquelme fue sometida a exámenes, mientras los abogados de la multisindical preparan las querellas y demandas criminales respectivas contra los agresores uniformados.

"El presidente del Grupo Santander es el responsable de la violencia"

A través de un llamado telefónico desde el interior de un vehículo policial, el secretario general de la Confederación Bancaria, Luis Mesina, dijo que "la responsabilidad principal de la represión policial contra simples trabajadores en huelga legal, recae sobre el presidente del Grupo Santander, Mauricio Larraín. Aquí vemos con claridad cómo empresarios de capitales extranjeros, en este caso españoles, tienen todas las garantías jurídicas para reprimir con la policía chilena a empleadas y empleados chilenos que viven con sueldos de miseria y acuerdan movilizaciones legales."

Los cientos de trabajadores en huelga legal del Santander Banefe Multinegocios, reciben un salario base de $ 53 mil pesos mensuales (menos de US$ 100), en circunstancias de que, además de ser una cifra que no alcanza para vivir, hace sólo dos días la Cámara de Diputados votó una ley donde el salario mínimo legal debe convertirse en sueldo base, y cuyo monto es de $ 159 mil pesos (más de 300 dólares). Esa ley está dirigida especialmente a los empleados que laboran en el área de captaciones, tal cual ocurre con los funcionarios de Santander Banefe. Asimismo, los empleados reivindican el derecho a colación, locomoción, un salario base de $ 200 mil pesos, y un bono de fin de conflicto de $ 2 millones de pesos (4.000 dólares), considerando que el hólding Santander es el Grupo bancario y financiero que más utilidades renta en Chile (400 millones de dólares sólo en el primer trimestre de 2008), y está quinto en el ránking mundial.

La Presidenta del Sindicato en huelga, Jacqueline Herrera –también apresada– enfatizó que "no cejaremos en nuestra lucha justa. Hoy es apenas el primer día de huelga legal. No tenemos miedo y no tenemos nada que perder. Sólo podemos ganar dignidad y mejor calidad de vida para nosotros y nuestras familias. Ni con represión policial nos quitarán la convicción de pelear por derechos elementales, humanos y necesarios."

Durante la embestida de las fuerzas especiales de Carabineros, fueron agredidos miembros de la prensa, quienes, sencillamente, cumplían con su deber profesional de cubrir los hechos para darlos a conocer a la opinión pública. Ellos también estudian demandas judiciales contra la violencia de la cual fueron objeto por la policía y algunos guardias del banco.

* Integrante del Polo de trabajador@s por el socialismo.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario