Abr 8 2018
784 lecturas

Pol铆tica

Se profundiza la restauraci贸n conservadora

 

Lula anunci贸 desde el sindicato metal煤rgico de San Bernardo do Campo, en las afueras de San Pablo, que se entregar铆a, aceptando el confinamiento reclamado por el juez Moro, quien dictamin贸 su prisi贸n en un proceso jur铆dico kafkiano. Dos instancias judiciales le atribuyeron a Lula la propiedad de un departamento otorgado a cambio de hechos de corrupci贸n ligados a Petrobras. La confirmaci贸n la hizo frente a miles de seguidores despu茅s de participar en una misa en recuerdo de su compa帽era fallecida en febrero de 2017, Marisa Leticia Rocco. Lula se dirigi贸 a sus seguidores asegurando que el 鈥渃rimen que comet铆 fue sacar a millones de la pobreza鈥. Advirti贸 que 鈥渉ay millones de Lulas para andar por m铆 y no tienen c贸mo pararlos, no tienen c贸mo parar mi sue帽o鈥 y que 鈥渆l golpe empez贸 con Dilma y termina con la decisi贸n de que Lula no sea candidato a la presidencia鈥.

La detenci贸n de Lula, decidida por dos instancias judiciales y avalada por la denegaci贸n de sendos h谩beas corpus que rechazaron la suspensi贸n de la detenci贸n preventiva, posee indudables similitudes con de la novela inconclusa de Franz Kafka que se llama El proceso. El protagonista del relato, Josef K, es arrestado all铆 y deambula por despachos judiciales por razones que no logra comprender y que lo sumergen en una pesadilla burocr谩tica. No logra encontrar la ventanilla adecuada y percibe que la justicia es un p谩ramo inaccesible. El tel贸n de fondo 鈥搒ilenciado o eufemizado鈥 es el control social y el disciplinamiento a todos aquellos que se atrevan a tergiversar las reglas de juego del poder. El texto se inicia con una muy famosa y citada frase: 鈥淎lguien debi贸 de haber calumniado a Josef K., porque sin haber hecho nada malo, una ma帽ana fue detenido鈥. Las analog铆as regionales, incluida Argentina y otras latitudes de este subcontinente, no son s贸lo coincidencias.

Lula Da Silva es el suced谩neo de otros l铆deres de Am茅rica Latina que a principios del siglo XXI decidieron desafiar al modelo hegem贸nico neoliberal. Pero se encontraron con la resistencia de un establishment pol铆tico y econ贸mico que pretend铆a/pretende darle continuidad a la aplicaci贸n de planes de ajuste destinados a maximizar inversiones y a garantizar la continua y creciente valorizaci贸n financiera. El teatro del enfrentamiento, dispuesto por los grupos empresarios, no es la pol铆tica. Parte de las usinas de medios de comunicaci贸n, en una primera etapa, y se traslada casi inmediatamente a los pasillos tribunalicios. La tercera fase se consolida con la supremac铆a de los lenguajes y las acciones represivas, las proscripciones, las prisiones pol铆ticas y las ejecuciones enmarcadas en prolijas justificaciones penales.

La exigencia de detenci贸n reclamada por el Juez Moro 鈥攅l equivalente brasile帽o de Bonad铆o鈥 para que Lula se presente ante la polic铆a de Curitiba, capital del Estado de Paran谩, es el ep铆logo de todas las fases previas: monopolios medi谩ticos brasile帽os liderados por la Red O’ Globo 鈥攅l equivalente brasile帽o de Clar铆n鈥 inocularon con paciencia el veneno discursivo de la difamaci贸n larvada y buscan desplegar sospechas sobre el sistema pol铆tico en su conjunto y, espec铆ficamente, sobre aquellos dirigentes que se muestran m谩s permeables a modelos de distribuci贸n econ贸mica y pluralizaci贸n de derechos.

Difamaci贸n sociedad an贸nima

鈥淥’ Globo pivotea el golpe鈥. Medios que sabotean gobiernos que no responden a sus intereses empresarios.

La editorial del matutino O’ Globo del 煤ltimo 6 de abril, titulado 鈥淧risi贸n de Lula refuerza el Estado de Derecho鈥, expresa el trayecto efectivizado por ese medio para obstruir el probable acceso del l铆der metal煤rgico a una nueva gesti贸n presidencial. En el cuerpo del editorial se ahonda en una l谩pida limada con esmero: 鈥溾l momento del pa铆s es otro, y la prisi贸n contra Lula confirma, por s铆 sola, que los cimientos republicanos de la democracia brasile帽a se han fortalecido鈥. Uno de los m谩s afamados periodistas de esta red, Ricardo Noblat, tambi茅n redactor de la revista Veja, enmarc贸 un poco m谩s las expectativas de los m谩s concentrados grupos de poder al compartir en su cuenta de Twitter: 鈥淪eg煤n algunos ministros, las elecciones de este a帽o no est谩n plenamente garantizadas鈥. Las fases orientadas al derribamiento de Lula aparecen acompa帽adas con la sistem谩tica b煤squeda por restarle relevancia a la actividad pol铆tica 鈥揷omo pr谩ctica social鈥 mediante la asociaci贸n simbi贸tica con una l贸gica de componendas y negociados.

La ofensiva medi谩tico-discursiva sum贸 en el 煤ltimo mes una calculada colaboraci贸n internacional de quienes tampoco ven con simpat铆a al l铆der obrero: una serie de ocho cap铆tulos producida por la plataforma Netflix titulada O Mecanismo, que retrata la corrupci贸n dentro de la empresa Petrobras y representa a Lula como un vulgar mercader ajeno a los intereses de los sectores populares. En uno de los di谩logos de la tira se pone en boca del dirigente metal煤rgico una c茅lebre frase mafiosa, enunciada originalmente por el senador conservador 鈥搊puesto al PT鈥 Romero Juc谩: 鈥淗ay que parar la sangr铆a鈥. Dicha sentencia hab铆a sido solicitada en referencia al encarcelamiento de sus colegas por la causa Odebrecht (que tambi茅n tiene entre sus acusados al titular de Agencia Federal de Inteligencia argentina, Gustavo H茅ctor Arribas). Lula adelant贸 que denunciar谩 a Netflix por c贸mo lo retrata esa serie y c贸mo se busca manipular a sus espectadores en v铆speras de la elecci贸n presidencial de octubre pr贸ximo.

El establishment argentino, a trav茅s de sus medios, presiona para hacer con CFK lo mismo que Brasil quiere hacer con Lula.

La sistem谩tica siembra de desconfianza y odio brind贸 sus frutos semanas atr谩s, en plena Caravana petista por el Estado de Paran谩. El 27 de marzo dos veh铆culos fueron tiroteados y cuatro proyectiles alcanzaron a la comitiva, sin que se registraran v铆ctimas. Los disparos que impactaron en los micros, de dos calibres diferentes, provinieron de ambos lados de la carretera lo que sugiere una emboscada. El gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, afirm贸 que Lula 鈥渆st谩 cosechando lo que sembr贸鈥 y que 鈥渁cab贸 siendo v铆ctima鈥 de una polarizaci贸n que incentiv贸. Alckmin expres贸 con claridad el sentir de las 茅lites biempensantes, acostumbradas a una jerarquizaci贸n social indiscutible, para quienes todo debate sobre la distribuci贸n de la riqueza se constituye ipso facto en un ejercicio subversivo de polarizaci贸n condenable.

En otra de las paradas de la Caravana de Lula, en la ciudad de Francisco Beltrao, tambi茅n del Estado de Paran谩, el contingente petista fue recibido poco amablemente por opositores acompa帽ados por un cuerpo civil de 鈥渟eguridad鈥 vestido de negro, quienes amedrentaron a la poblaci贸n que intentaba llegar al acto organizado. Los parapoliciales fueron tiernamente avalados, horas despu茅s de los sucesos, por la senadora Ana Amelia Lemos, que amparada en su condici贸n de 鈥渕ujer gaucha鈥 defendi贸 las agresiones como una 鈥渕uestra de car谩cter鈥 ciudadano.

El canal de televisi贸n perteneciente a O’ Globo (suced谩neo de Todo Noticias 鈥揟N鈥 y Canal 13) ha sido uno de los pilares del conglomerado discursivo encargado de naturalizar el encierro de Lula (Josef K). La imposici贸n 鈥損or repetici贸n (鈥渟e robaron todo鈥)鈥 incluy贸 el acompa帽amiento de las poco sutiles amenazas militares, reiteradas hasta el hartazgo por el comandante del ej茅rcito, general Eduardo Villas Boas, quien advirti贸 a trav茅s de su cuenta de Twitter en v铆speras del tratamiento del h谩beas corpus por parte del Tribunal Superior Federal, su 鈥渞epudio a la impunidad鈥. La senadora y presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, denunci贸 el mi茅rcoles 煤ltimo a la red Globo por utilizar con insistencia la declaraci贸n del oficial con el objetivo de amedrentar a los magistrados para que se pronuncien contra el h谩beas corpus solicitado por los abogados del PT.

Demolici贸n de la pol铆tica

La externalidad buscada de los dispositivos comunicaciones y sus abigarrados pasillos kafkianos se orienta a degradar la pol铆tica como herramienta de debate p煤blico y oportunidad para la transformaci贸n social. El vapuleo constante de los Josef K, su derrotero por el cono de sombras (confuso, ambiguo, incomprensible) deviene en guarismos de opini贸n p煤blica: seg煤n IBOPE menos del 20 % de los brasile帽os conf铆a en el Congreso. Su presidente, Temer, ara帽a un 3 % de aprobaci贸n y el Ej茅rcito es valorado muy positivamente por el 65% de la poblaci贸n. La insistencia de que la corrupci贸n es una enfermedad vinculada a la pol铆tica permite a los empresarios 鈥搎ue son sus generadores, beneficiarios y/o part铆cipes鈥 dinamitar la pr谩ctica ciudadana como herramienta de transformaci贸n.

Los proleg贸menos de la negativa dispuesta por el Supremo Tribunal Federal (STF) el d铆a jueves 煤ltimo, incluy贸 declaraciones del general (recientemente retirado) Antonio Hamilton Mourao, quien se declar贸 鈥渁vergonzado鈥 por la decisi贸n del Supremo Tribunal Federal (STF) de posponer hasta el 4 de abril la definici贸n sobre el h谩beas corpus. Subray贸 en su sutil apreciaci贸n con 鈥渉ay que tener cuidado con la ira de las legiones鈥. Pocas horas antes que se re煤na el tribunal en Brasilia, otro general, Luiz Gonzaga Schroeder Lessa, envi贸 un mensaje p煤blico al Tribunal a trav茅s de una entrevista period铆stica. Refiri茅ndose a la hipot茅tica posibilidad de que Lula quedase libre se帽al贸: 鈥淪i ocurre semejante apartamiento de la ley, ah铆 no tengo duda de que s贸lo queda el recurso a la reacci贸n armada. Ah铆 es el deber de la fuerza armada restaurar el orden鈥. Para darle cierto sosiego al tribunal, matiz贸: 鈥淧ero no creo que lleguemos a eso鈥.

Los dichos de estos militares son contempor谩neos con el decreto de militarizaci贸n de R铆o de Janeiro, ciudad en la fue asesinada 鈥攃on balas de la polic铆a militar鈥 la concejala Marielle Franco (militante de g茅nero, afrodescendiente y perteneciente al Partido Socialismo y Libertad), hecho asociable al asesinato en la patagonia del joven Rafael Nahuel de 22 a帽os. Marielle se hab铆a convertido en una fuerte antagonista de la creciente connivencia mafiosa entre polic铆as, militares y narcotraficantes. Al momento de la ejecuci贸n de Franco, R铆o de Janeiro se encontraba bajo tutela del ej茅rcito.

La arremetida restauradora busca extenderse

Las razones de fondo de la ofensiva empresaria se visibilizan en causas internas de Brasil y en factores externos. Lo local se observa en el sistem谩tico deterioro de la econom铆a, expresada en tasas de desocupaci贸n cercanas al 12 % y en la aprobaci贸n de una reforma laboral enviada por Temer al Congreso en agosto de 2017. El conjunto de normas (similar al impulsado por Macri en Argentina pero a煤n no tratadas) retrotrae el derecho del trabajo brasile帽o a la d茅cada del 鈥40 del siglo pasado. Como es de costumbre busca su legitimaci贸n a trav茅s de la muletilla remanida 鈥搚 fallida hist贸ricamente鈥 de 鈥渆levar la competitividad y reducir el desempleo鈥. Entre otras cien regulaciones, la norma reglamenta nuevas formas de contrataci贸n, como el trabajo intermitente por d铆as espec铆ficos u horas salteadas, la tercerizaci贸n y la posibilidad de disponer de trabajadores para actividades adicionales sin tener que incluirlos en n贸mina ni hacer aportes jubilatorios.

Los sectores empresariales concentrados en la Confederaci贸n Nacional de la Industria, preocupados por la recuperaci贸n de sus monumentales ganancias, se vieron reconfortados por la medida y definieron la flexibilidad como 鈥渆l deseado avance en la construcci贸n de relaciones de trabajo modernas y alineadas con la econom铆a del siglo XXI鈥. Existen 13 millones de desocupados en Brasil y una recesi贸n que acumul贸 una ca铆da de un 7 % de su PIB entre 2015 y 2016, y evidenci贸 un repunte de un 1% durante 2017 que no logr贸 siquiera expresar el crecimiento vegetativo. Los 煤ltimos datos no parecen ser indicadores de una mejora: la industria cay贸 en enero un 2,4 % y el sector servicios se redujo un 1,9 %. Sin embargo, los centros de poder expresados por la tenaza de los medios y la justicia contin煤an en su tesitura de sentirse horrorizados por el 鈥渄esorden鈥 social que provocaron los proyectos de inclusi贸n social que generaron crecimiento econ贸mico, acompa帽ado de un desarrollo social inclusivo, durante el gobierno de Lula.

El vuelo del 谩guila

Las razones de 铆ndole externa fueron enunciadas por Lula en un reportaje realizado por el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa para la plataforma Rusia Today: [Brasil] 鈥渆staba en una posici贸n privilegiada, formaba parte de los BRICS, se hab铆a convertido en un protagonista internacional, y creo que los estadounidenses no estaban acostumbrados a ver cierta independencia por parte de Am茅rica Latina鈥. En referencia al desarrollo del MERCOSUR y de UNASUR se帽al贸: 鈥淟a 茅lite brasile帽a nunca ha aceptado el hecho de que yo haya optado a favor de Am茅rica del Sur (鈥) Brasil era un pa铆s que estaba de espaldas a Am茅rica del Sur; no miraba hacia 脕frica sino miraba directamente hacia EE.UU. y la Uni贸n Europea (鈥) Estoy convencido de que hay un v铆nculo entre los intereses de la 茅lite brasile帽a y los de la 茅lite extranjera, sobre todo la de EE.UU鈥. (鈥) Tenemos pruebas de que el Ministerio P煤blico de Brasil est谩 recibiendo instrucciones del Ministerio P煤blico de EE.UU.鈥. La aseveraci贸n de Correa fue a煤n m谩s expl铆cita: 鈥淭odos sabemos que su crimen es haber sacado a 38 millones de brasile帽os de la pobreza, sin someterse a las 茅lites鈥.

En abril de 1980, casi cuatro d茅cadas atr谩s, Lula lideraba una huelga del sector metal煤rgico y fue encarcelado. Quiz谩s entonces 鈥搒in saberlo鈥 comparti贸 celda con Josef K, el protagonista de la novela El proceso. Su autor, Franz K, pidi贸 antes de morir que se incinerase la totalidad de sus escritos. Su amigo Max Brod no cumpli贸 con el compromiso asumido. Public贸 sus textos. Quiz谩s por eso 鈥揹e alguna manera鈥 el Proceso contin煤a entre nosotros.

*Soci贸logo, doctor en Ciencias Econ贸micas, analista senior del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario