Sep 29 2016
1186 lecturas

Política

Shimon Peres: un pacifista de huella sangrienta

 
*
Cuando el mundo escuchó que Shimon Peres había muerto, gritó: ¡Pacifista! Pero cuando yo escuché que había fallecido, pensé en sangre, fuego y asesinatos.

Vi los resultados: beb√©s descuartizados, refugiados dando alaridos, cuerpos achicharrados. Era un lugar llamado Qana, y la mayor√≠a de los 106 cad√°veres ‚Äďla mitad eran ni√Īos‚Äď yacen ahora bajo el campamento de la ONU donde fueron destrozados por proyectiles israel√≠es en 1996. Yo estaba en un convoy de ayuda de la organizaci√≥n justo afuera de esa aldea del sur de L√≠bano. Los proyectiles zumbaban arriba de nuestras cabezas y ca√≠an sobre los refugiados arracimados all√° abajo. Dur√≥ 17 minutos.

Shimon Peres, que compet√≠a en la elecci√≥n para ser primer ministro israel√≠ ‚Äďpuesto que hered√≥ cuando su predecesor Yitzhak Rabin fue asesinado‚Äď, decidi√≥ elevar sus credenciales militares antes del d√≠a de la elecci√≥n asaltando L√≠bano. El ganador conjunto del Premio Nobel de la Paz us√≥ como excusa el disparo de cohetes Katyusha sobre la frontera israel√≠ por el Hezbol√°. De hecho, esos cohetes fueron represalia por la muerte de un muchacho liban√©s en una trampa explosiva dejada, seg√ļn sospechaban, por una patrulla israel√≠. No importaba.

Unos d√≠as m√°s tarde, soldados israel√≠es en L√≠bano fueron atacados cerca de Qana y se vengaron abriendo fuego sobre la aldea. Sus primeros proyectiles dieron en un cementerio que usaba el Hezbol√°; los dem√°s cayeron directamente en el campamento del ej√©rcito de paz de la rep√ļblica de Fiji en L√≠bano, donde cientos de refugiados recib√≠an albergue. Peres anunci√≥: no sab√≠amos que varios cientos de personas estaban concentradas en ese campo. Fue una amarga sorpresa para nosotros.

Era mentira. Los israel√≠es ocuparon Qana durante a√Īos despu√©s de su invasi√≥n de 1982, ten√≠an videos del campamento, incluso hicieron volar un dron sobre el lugar durante la masacre de 1996, hecho que negaron hasta que un soldado de la ONU me dio su video del dron, del cual publicamos tomas en The Independent. La ONU hab√≠a advertido repetidas veces a Israel que el campo estaba repleto de refugiados.Resultado de imagen para shimon peres

Esa fue la contribuci√≥n de Peres a la paz en L√≠bano. Perdi√≥ la elecci√≥n y probablemente nunca pens√≥ mucho en Qana. Pero yo no olvid√©. Cuando llegu√© a las puertas de la ONU, √©stas chorreaban sangre en torrentes. Pod√≠a olerla. Se derram√≥ sobre nuestros zapatos y se adhiri√≥ a ellos como pegamento. Hab√≠a brazos y piernas, beb√©s sin cabeza, cabezas de ancianos arrancadas. El cuerpo de un hombre colgaba en dos pedazos de un √°rbol en llamas. Lo que quedaba de √©l ard√≠a. Una chica, sentada en las gradas del cuartel, sosten√≠a el cad√°ver de un hombre de cabello gris, rode√°ndolo con sus brazos y meci√©ndolo mientras gem√≠a sin cesar: Mi padre, mi padre. Si ella vive todav√≠a ‚Äďhubo otra masacre en Qana en los a√Īos posteriores, esta vez de la fuerza a√©rea israel√≠‚Äď, dudo que la palabra pacifista cruce por sus labios.

Hubo una investigaci√≥n de la ONU, la cual expres√≥ en su estilo soso que no cre√≠a que la matanza hubiera sido un accidente. El informe fue tildado de antisemita. Mucho despu√©s, una valiente revista israel√≠ public√≥ una entrevista con los soldados de artiller√≠a que dispararon en Qana. Un oficial se refiri√≥ a los aldeanos como nada m√°s que un mont√≥n de √°rabes (arabushim en hebreo). ‚ÄúMueren unos cuantos arabushim, no hay da√Īo en eso‚ÄĚ, declar√≥. El jefe de estado mayor de Peres se mostr√≥ casi igual de despreocupado: ‚ÄúNo conozco otras reglas del juego, ya sea para el ej√©rcito (israel√≠) o para los civiles‚Ķ‚ÄĚ

Peres llam√≥ a su invasi√≥n libanesa Operaci√≥n Uvas de la Ira, frase que, si no fue inspirada por John Steinbeck, debi√≥ de haber venido del Deuteronomio: Por fuera desolar√° la espada, dice el Cap√≠tulo 32, y dentro de las c√°maras el espanto: as√≠ al joven como a la doncella, al ni√Īo de pecho como al hombre cano. ¬ŅPodr√≠a haber mejor descripci√≥n de aquellos 17 minutos en Qana?

S√≠, claro, Peres cambi√≥ en a√Īos posteriores. Tambi√©n cuando muri√≥ Ariel Sharon ‚Äďcuyos soldados observaron la masacre perpetrada por sus aliados cristianos libaneses en los campamentos de Sabra y Chatila, en 1982‚Äď, dijeron que era un pacifista. Por lo menos no le dieron el Nobel de la Paz.

Peres se volvi√≥ partidario de una soluci√≥n de dos estados, aun cuando las colonias jud√≠as en tierra palestina ‚Äďque alguna vez apoy√≥ con fervor‚Äď siguieron creciendo.

Cuenten, si pueden, cuántas veces la palabra paz se usará en los obituarios de Peres en los próximos días. Y luego cuenten cuántas veces aparece la palabra Qana.

 

*Periodista y escritor británico con sede en Beirut, premiado varias veces sobre el Oriente Medio.Publicado en © The Independent /La Jornada. (Traducción: Jorge Anaya).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario