Jul 28 2012
975 lecturas

OpiniónPolítica

Siria: impunidad imperial y terrorismo mediático

La ofensiva de la guerra sucia contra Siria se ha recrudecido en los últimos días, después que por tercera vez, Rusia y China han negado su veto para una invasión directa de la Organización del Atlántico Norte(OTAN), que dirige las acciones terroristas de mercenarios y tropas especiales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel, Francia y otros como los monarcas sauditas y de Qatar.

El 23 de julio pasado la ofensiva se dirigió una vez más a tratar de aislar informativamente al gobierno sirio cortando las transmisiones de la a Agencia de Noticias Siria, (Sana), por supuesto con mecanismos de alta tecnología, que sólo manejan las potencias atacantes. Y el mundo sigue en silencio

El miércoles 18 de julio durante la mañana una terrible explosión hizo temblar Damasco, provocando la destrucción de la sede de Seguridad y la muerte del ministro de Defensa general Daud Rajha, de su ministro adjunto el general Assef Chawkat, y al general Hassan Turkmani, adjunto del vicepresidente de la República, entre otras víctimas.

El atentado realizado por terroristas dirigidos por las fuerzas especiales estadunidenses y europeas tenía como objetivo crear una situación incontrolable para el presidente Bashar Al Assad, al que Washington exige su renuncia, como si estuviéramos en los tiempos del Imperio Romano.
La reacción del mandatario de nombrar inmediatamente a los sucesores de los funcionarios asesinados, en medio de un duelo general, recrudeció la furia de Washington, cuya respuesta, como la de sus aliados, fue acusar a las víctimas de ser culpables de los hechos por no obedecer las órdenes directa de la canciller de Estados Unidos, Hillary Clinton, quien ha dicho que lo único que debe hacer Al Assad es renunciar y entregar el país a un “Consejo de Transición” en suma a una administración colonial.

Los medios de desinformación del sistema titulaban: “La violencia del gobierno continúa en Siria” o “atentado en Siria, el gobierno no detiene la violencia” o “Al Assad debe renunciar”. La perversidad de la información usada como un arma de la guerra sucia y sicológica no tiene límites.
Las víctimas son los culpables, los mercenarios son llamados “rebeldes” y según los medios, incluyendo a muchos “progresistas” hay una guerra civil y no una abierta y descarada invasión desde los países fronterizos con Siria. Unos de los mejores y más valientes analistas sobre esta temática, Thierry Meyssand de la Red Voltaire, ha comparado a estos mercenarios con la “contra” nicaragüense que en los años 80 actuaba desde Honduras bajo el mando de la CIA para sus acciones terroristas en Nicaragua, cometiendo asesinatos atroces en las poblaciones fronterizas.

El ex presidente Ronald Reagan los llamaba entonces “los combatientes de la libertad”. Ahora a estos mercenarios los tratan como a los “liberadores” del Ejército Libre Sirio(ELS) ante cuyos ataques el pueblo y el gobierno sirio resisten heroicamente.

El gobierno de un país independiente y soberano debe irse porque así lo dispone la jefatura de la dictadura mundial y sus aliados.

El ejército sirio debe bajar las armas y no defender al país, atacado por oleadas de criminales, dirigidos, armados y financiados por las potencias en el nuevo proceso expansivo y colonial de un imperio en decadencia.

El analista Ghaleb Kandil ( New Orient News)advertía en la primera quincena de julio que cada vez eran más definidos los contornos de la escalada guerrerista de Estados Unidos contra Siria .

”Es evidente que la estrategia de guerra indirecta ideada por el director de la CIA, el general David Petracus, quien supervisa la movilización de los recursos materiales, financieros, militares y de los medios de inteligencia necesarios, se basa en una guerra de desgaste a largo plazo, desarrollada a través de bandas armadas”.

En este aspecto los centros de investigaciones estadunidense han encontrado un obstáculo en la imposibilidad de unificar sólidamente a los grupos de oposición, a pesar de la serie de reuniones convocadas por la CIA en distintos países incluyendo Egipto.

Como señala Kandil “entre toda esa mescolanza, los occidentales(las potencias), Turquía y Qatar apuestan por la Hermandad Musulmana. En tanto Arabia Saudita apoya, financia, arropa y orienta a los grupos salafistas y takfiristas, y a varias ‘personalidades’ de la oposición que ya venían manteniendo desde hace años, con Abdel Halim Khaddam y Rifaat al-Assad a la cabeza” .

Incluso el Institute for the Study of War (Instituto para el Estudio de las Guerras) un Thin-tank , que trabaja para la CIA y el Estado Mayor Conjunto estadunidense censó a las bandas y grupos armados que actúan en Siria. “Las conclusiones de ese estudio publicadas en el sitio web de ese ‘tanque pensante’, muestran claramente que Estados Unidos apuesta por desarrollar las estructuras de esas bandas y también que está actuando para garantizar a éstas el flujo constante de dinero y armas. Se ha establecido una relación directa con los jefes de esos grupos mediante la creación de un puesto de mando de operaciones y planificación, que se halla bajo la dirección de oficiales de la CIA y de otras agencias de inteligencia de Estados Unidos o de países de la OTAN, ubicado en Turquía” establece Kandil

La otra tragedia es que el plan cuenta con el uso de territorio libanés en contra de Siria. El senador John McCain llamó a crear una zona tapón para el Ejército Sirio Libre, después de un encuentro con el jefe de las Fuerzas Libanesas.

“Las milicias de la Corriente del Futuro y de los grupos salafistas libaneses no han esperado mucho para dar muestras de obediencia. Desde el 5 de julio, sustrayendo la región de Akkar a la autoridad del Estado, individuos enmascarados y armados hasta los dientes establecen barreras en las carreteras, aíslan poblados y registran a los habitantes y a los pasajeros de los vehículos sin que nadie les pida cuentas por lo que hacen”,

Y mientras esto sucede en Siria y sus alrededores en Washington se está redactando la futura Constitución siria para un “gobierno de transición” cuyo diseño están también trazando fundaciones y organismos del poder estadounidense.

El pasado 23 de julio, Tony Cartalucci de Activist Post (publicado y traducido por Rebelión), advierte que el Departamento de Estado de EE.UU. mediante el United States Institute of Peace,USIP ( Instituo estadunidense de la Paz) está trabajando directamente con grupos de ‘oposición’ sirios para organizar un gobierno “que esté listo para sumir siempre y cuando las operaciones militares encubiertas de la OTAN” logren causar el colapso del Estado..

Cita asimismo el informe elaborado “por la revista Foreign Policy titulado :Inside the quiet effort to plan for a post-Assad Syria (El esfuerzo callado de planificar una Siria para después de Assad), donde se establece que el Departamento de Estado financió los planes de USIP para sacar rápidamente un informe con detalles de un gobierno planificado por Estados Unidos”.

Y añade Cartalucci que el USIP publicó algunos detalles de “cómo se diseño, se creó y se continua controlando y promoviendo el régimen clientelista instaurado por la OTAN en Libia” que es en realidad una administración colonial.

Es este Instituto estadounidense supuestamente para la paz el que “asesora” al actual ‘gobierno libio’ ( una administración colonial) respaldado por Occidente el que está involucrado en «la redacción de una Constitución, de la Justicia Transicional, los Derechos de las Mujeres y la Educación”.

Un organismo creado y financiado por Estados Unidos también redactará la «constitución» Siria, un texto al que ahora denominan «Documento de estrategia de transición».

Cartalucci analiza que Estados Unidos trata de suavizar las implicaciones de su gobierno en la creación de un “régimen cliente” que ocupe el vacío de sus mercenarios, que también son de Israel, Arabia Saudita y Qatar.

Pero en realidad aunque la revista Foreign Policy analiza que ha sido deliberada la aparente ausencia de funcionarios del gobierno de Barack Obama en estas reuniones nadie ignora que el USIP tiene en su junta directiva a representantes del Departamento de Estado, como lo es Michael Posner, al que se agrega James Miller del Departamento de Defensa.

En esa Junta Directiva está también el presidente de Amnistía Internacional, y políticos procedentes de “la lista Fortune 500, que financia un Think Tanks como el Hoover Institution o el gigante petrolífero Belfer Center” señala el especialista.

Esto da la pauta de cómo ha jugado Amnistía Internacional a favor de esta guerra colonial de ocupación de Siria, cuyos tentáculos intentarán extenderse rápidamente a Líbano-donde tienen un pie adentro- y especialmente a Irán, si el mundo continúa en el aterrador silencio de la complicidad.

La falsa oposición

La primera organización “opositora”que se formó contra las reformas iniciadas en Siria por el presidente Bashar al-Assad fue el Consejo Nacional Sirio (CNS), en la ciudad turca de Estambul el 2 de octubre de 2011, con el auspicio de Turquía y la Unión Europea, donde previamente se había concertado este engendro.

En el mismo acto de fundación quedó establecida la línea estadunidense al declarar que el objetivo era derrocar al gobierno de Al Assad mediante una “revolución pacífica”, pero contradictoriamente el CNS creó su brazo armado el Ejército Libre Sirio” (ELS), bajo el cual se agruparon bandas paramilitares y mercenarios que comenzaron operaciones contra la población civil, el ejército y la policía. Esto bajo mandato de las fuerzas especiales y de inteligencia de EE.UU.y sus aliados. Los países fronterizos con Siria fueron convertidos en una retaguardia de esos grupos terroristas.

También El CNS anunció la preparación de un “gobierno de transición” en el que no podrá haber ninguna representación de las tendencias políticas que integraron o apoyaron los gobiernos del Partido del Renacimiento Árabe Socialista ( BAATH,) como los nasseistas, nacionalistas, socialistas y comunistas.

El CNS reclutó a grupos de sirios en Washington, Londres o París, así como había sido creado el Consejo de Transición Libio en febrero de 2011, con grupos libios en el exterior vinculados a los servicios de inteligencia de las potencias “occidentales”. Creado el CNS Estados Unidos y aliados buscaron el apoyo del mundo como si fuera una oposición real interna y organizaron los encuentros de “los amigos de Siria”, donde se desenmascaró parte de la verdad.

En esos encuentros se votó públicamente más ayuda financiera para “pagar los sueldos” del ELS (¿rebeldes asalariados?´) y también se dejó sentado en voz de quien manda, Hillary Clinton, que no habría negociación sin la entrega del gobierno sirio a este CNS espúreo como veremos. Cuando Naciones Unidas envió a Kofi Annan a Siria y llegó a un acuerdo con Al Assad, en abril de 2012, se aceptó una tregua pero los ataques de los grupos terroristas no cesaron.

Vale recordar lo que dijo el 12 de abril de 2012 la embajadora estadunidense ante la ONU Susan Rice, quien sacando de contexto el informe de Kofi Anan sostuvo que este “confirmó que lo que ha pasado hoy no constituye un cumplimiento completo de parte del gobierno sirio, ya que las fuerzas sirias y las armas siguen estando dentro y alrededor de los centros de población (sirios por supuesto) y advirtió que estas fuerzas debían retirarse de inmediato a sus cuarteles”. Debió agregar “y dejarle el territorio libre a los invasores”

¿Quién pediría a un ejército que está cumpliendo con el deber de defender a su país de semejante agresión que debe retirarse de su propio territorio?. Cada tregua que Siria ha cumplido ha redundado en ataques cada vez más violentos de los agresores,

Estados Unidos y sus aliados no reconocieron el esfuerzo con que se realizó el plebiscito para reformar la Constitución con poyo de la oposición real en febrero de 2012 donde ganó el sí con un 80 por ciento a favor, ni las elecciones legislativas del 7 de mayo de este año donde participó por primera vez la verdadera oposición interna. Esto fue rechazado e ignorado.

Mientras el gobierno sirio daba estos pasos importantes, la orden de los jefes de la invasión a las fuerzas mercenarias fue recrudecer los ataques, como se hizo desde marzo pasado, con masacres y atentados en la capital que dejaron centenares de víctimas.

Estos grupos terroristas, actúan con la logística de las fuerzas especiales de los países de la OTAN y tienen misiles, armas de alta tecnología, censores, cañones, comunicaciones del primer Mundo y, una retaguardia amparada por la potencia hegemónica y sus serviciales aliados.

La paz necesita de la buena voluntad de las partes y la oposición extranjera organizada en el CNS insiste en exigir la intervención militar con el apoyo de la ONU, como sucedió en Libia en marzo de 2011.

Desde el comienzo del conflicto el objetivo del CNS ha sido “la intervención extranjera” recuerda Skelton.
Cuando William Hague secretario de Relaciones Exteriores británico inauguró la reunión de “Amigos de Siria” celebrada en Túnez el 24 de febrero de 2012, anunció el reconocimiento del CNS “como los legítimos representantes del pueblo sirio”.

Antes de esa reunión Hague amenazó a Rusia y China advirtiendo que era muy importante que “Moscú y Beijing reevalúen su posición” ya que Siria continuará deslizándose “hacia un mayor caos y derramamiento de sangre” . Sabía lo que decía, pues su gobierno, EE.UU y sus aliados darían la orden de recrudecer al máximo las acciones terroristas contra Siria.

Los supuestos voceros opositores

Mientras que la verdadera oposición democrática está dentro de Siria, no paga mercenarios para atacar a su pueblo y rechaza toda intervención extranjera, el mundo no sabe que el Consejo Nacional Sirio (CNS) no representa en ningún caso al pueblo de ese país.Cuando los medios citan a “voceros opositores sirios” no identifican a quien representa el CNS, como señala el periodista Charlie Skelton (The, como Guardian) en su artículo “Oposición Siria” advirtiendo que los medios no toman registro de quienes son verdaderamente esas “fuentes opositoras”, que citan y que Washington Times describió como un “grupo que cobija facciones rivales con base fuera de Siria”.

En relación a los voceros más conocidos del CNS Skelton, menciona en su detallada investigación a la más antigua; Bassma Kodmany una “académica siria que vive en París y que tiene un largo historial con Fundaciones de EE.UU y Europa ligadas a la seguridad e inteligencia. En coincidencia con Hillary Clinton la “opositora”Kodmany ha dicho que “ningún diálogo con el actual régimen es posible. Solo podemos discutir cómo cambiar a un sistema político diferente”, y declaró además a la agencia francesa AFP- citada por Skelton- que “el próximo paso necesita ser una resolución(de la ONU) bajo el capítulo VII, que permite el uso de todos los medios legítimos, medios coercitivos, embargo de armas, así como el uso de la fuerza para obligar al régimen a irse”.

No informan los medios que Kodmany trabajaba en el Cairo, Egipto en 2005 para la Fundación Ford y cuando en ese año el ex presidente George W. Bush retira a su embajador en Damasco, ella es nombrada directora Ejecutiva de la Iniciativa para una Reforma Arabe (ARI) “un programa de investigación iniciado por el poderoso lobby estadunidense Consejo de Relaciones Exteriores,CRF (Council on Foreign Relations en inglés), como lo ha citado The Washington Post, y tal como figura en la investigación de Skelton.

El CRF para el que trabaja Kodmany es un Think-Tank (tanque pensante) que describe la reforma árabe en su página web como un proyecto propio, nacido de los llamados proyectos Estados Unidos- Medio Oriente “que reunían a antiguos diplomáticos, oficiales de inteligencia y financistas para analizar políticas destinadas a prevenir conflictos y promover la estabilidad”

Está bajo la dirección del general retirado Brent Scowcroft, un antiguo Consejero de Seguridad Nacional que trabaja junto a Zbigniew Brzezinski, quien lo sucedió en ese lugar y Peter Shutherland, el jefe de Goldman Sachs International.
Kodmany ha sido invitada desde 2008 a las reuniones secretas del poderoso Grupo Bielderberg, que reúne a los más granado del poder económico y decide- como los emperadores romanos- las guerras, las intervenciones, las transiciones “necesarias” para sus intereses y para ejercer una dictadura mundial sin parangones.

Difícil es imaginar a la “rebelde” Kodmany combatiendo en Siria contra el “dictador” Bashar Al Assad. La vocera principal del CNS fue elegida no por el pueblo sirio ni por una organización en Siria, sino por banqueros y consejeros de inteligencia que la pusieron al frente del proyecto de Medio Oriente.

Por cierto también trabajó para la Academia Diplomática Internacional, dirigida por Jean Claude Cousseran, un antiguo directivo de la DGSE, el servicio de inteligencia extranjera de Francia.

Si no queda aún claro de que se está hablando uno de los financistas más importantes del CFR es George Soros el hombre de la “Open Society Foundations” cuyo papel en los planes contra los países del llamado Tercer Mundo es clave, para desestabilizaciones, golpes e intervenciones.
Otro de los vocero del CNS es su director en Relaciones Internacionales, Radwan Ziadeh, colaborador principal del US Institute for the Pace(Instituto para la Paz) de Washington, cuyo presidente es Richard Solomón, antiguo consejero de Henry Kissinger en el Consejo Nacional de Seguridad, reseña Skelton

Y añade que en febrero pasado Ziadeh se reunió con un grupo de elite de los halcones de Washington para firmar una carta en la que llamaba a Obama a intervenir en Siria. Entre los firmantes figuran James Woolsey (antiguo jefe de la CIA), Karl Rove (el entrenador de Bush Jr), Clifford May, y Elizabeth Cheney, ex cabeza del grupo de Operaciones del Pentágono en Irán y Siria, .
De acuerdo a las investigaciones Ziadeh mantiene lazos estrechos con algunos de los más poderosos Think- Tanks de Washington, con conexiones en Londres, donde en 2009 fue invitando por el Chatham House, y en junio de 2011 estuvo en el panel del encuentro : “Imaginando el futuro político de Siria”, Allí también estuvieron otros dos voceros del “opositor” Congreso Nacional Sirio: Ausuma Monajed, y Najib Ghadbian.

Precisamente este último fue mencionado por el Wall Street Journal como “un temprano intermediario entre Estados Unidos y la oposición Siria en el exilio y fue quien hizo un primer contacto entre la Casa Blanca y el NSF (Frente de Salvación Nacional).
Ghadbian además forma parte del comité consultivo del grupo Syrian Center for Political and Strategic Studies (SCPSS – Centro sirio para Estudios Políticos Estratégicos)con sede en Wahisngton, una organización cofundada por Ziadeh.
En tanto Monajed era en 2008 un amigo cercano del Departamento de Estado en su condición de “director de relaciones públicas del Movimiento por la justicia y el Desarrollo (MJD), que lidera la lucha por un cambio supuestamente pacífico y democrático en Siria. En 2011 The Washington Post, recogió una serie de cables diplomáticos de Wikileaks, que mostraban el envío de una fuerte cantidad de dinero del Departamento de Estado – unos seis millones de dólares-al grupo del MJD “para operar el canal satélite y financiar otras actividades dentro de siria” en referencia a Barada TV, manejada por Monajed y una red con base en Londres para actuar contra el gobierno sirio. El envío fue hecho desde 2006

Monajed es entrevistado normalmente en Al Jazeera y su tarea es endilgar al gobierno sirio todas las masacres cometidas en realidad por los mercenarios-entre ellos una buena parte de Al Qaeda- que atacan a las poblaciones como metodología de terror y desgaste.
De acuerdo a estas investigaciones, 2005 fue un año clave para llegar al momento actual y demuestra que los directivos del CNS están trabajando en fundaciones y organizaciones de la inteligencia y seguridad de Estados Unidos y sus aliados desde hace tiempo. Son muchos más los nombres surgidos de varios investigadores europeos, pero por razones s de espacio se tomaron casos testigos importantes y claves.
Estas investigaciones evidencian las brutales formas de injerencia de esas fundaciones y redes de ONGs, y la criminalidad de los medios masivos de comunicación que han armando la estructura básica de estas guerras coloniales del presente. El silencio y la mentira sobre los verdaderos sucesos en Siria, es tan criminal como la guerra misma y un nuevo genocidio estará sobre la conciencia adormecida de la humanidad si no detenemos al terrorismo imperial que amenaza al mundo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario