Ago 5 2007
279 lecturas

Economía

SOBRE CAVERNÍCOLAS, TOTALITARIOS Y MADRES E HIJAS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Angélica Loja Cajamarca tiene once años. El 30 de junio de 2007 fue detenida con su madre –Ana Elizabeth Cajamarca de Loja, 28 años– en la calle de la ciudad donde residen. Un vecino, ciudadano belga –¡ah, la humanidad y el respeto a la ley!– vio a esos dos seres de tez oscura, en comparación con la suya propia, pensó que eran gitanas (y ya se sabe lo peligrosos que son los gitanos, el pobre señor Hitler tuvo que arrastrarlos junto con judíos, comunistas y otros enfermos a los hornos) e hizo la denuncia.

Más de cuatro semanas la niña y su madre, que no eran gitanas, sino ecuatorianas de ascendencia indígena, estuvieron confinadas en un centro de detención para extranjeros “ilegales” y “sospechosos”; la madre fue golpeada –quizá para que aprenda algo que nadie intentó explicarle–. Ambas, más el padre de la niña y dos hermanos, viven en las tierras de Monsieur Poirot desde hace cuatro años.

La ley belga impide que una persona sea subida por la fuerza al avión en que se la deporta. Por tanto quienes en el pequeño país europeo habían asumido solidariamente la causa de la mujer y su hija temían que se les inyectaran tranquilizantes u otras drogas para “convencerlas” de embarcar. La estulticia de un sistema jurídico aberrante, empero, llegaba más lejos.

Cuando el 30 de julio un magistrado detuvo el proceso de expulsión de la niña y su madre, acogiendo el recurso de protección de su abogada, la jurista Selma Ben Khelifa (no se informó si la profesional se cubre o no los cabellos con la pañoleta musulmana), ellas iban a bordo de un automóvil que raudo se dirigía por la autopista hacia Holanda, donde las iban a embarcar en un vuelo de KLM a Quito.

Hacerlo en el aeropuerto de Bruselas no era conveniente: mucho periodista y activistas de los DDHH. Los gobiernos belgas saben tratar a esos seres inferiores, sean inmigrantes no regulares, sean negros del África: cuando salieron del Congo, como se sabe, dejaron todo en orden, listo para las matanzas de las décadas siguientes. Que en la niña Angélica se hubieran violado los términos de la Convención de los Derechos del Niño resultaba, así, un asunto menor. Durante 2006 alrededor de 700 niños pasaron por esos centros de detención belgas.

“Es verdaderamente terrible” dijo la primera dama ecuatoriana, Anne Malherbe, nacida en Bélgica, luego de visitar a las reclusas cuando sobre ellas pendía el decreto de expulsión. En Bélgica residen cerca de ocho mil ecuatorianos en situación irregular.

Qué pena…

“Qué pena que Bélgica haya cometido estos abusos –dijo en San Gabriel, Ecuador, Rafael Correa. Y agregó–: Si el presidente Chávez, si Evo Morales, si Fidel Castro, si quien les habla, metemos tres días presa a una madre extranjera con su hija de 11 años nos dirían de todo: dictadores, sanguinarios, cavernícolas… Bélgica metió un mes presa a nuestra compañera Ana Cajamarca y a su hija Angélica de 11 años. Qué barbaridad”.

Sin embargo, con ingenuidad o grandeza, afirmó a continuación que si los ciudadanos belgas se ven obligados algún día a tener que abandonar su patria, será recibidos en el Ecuador porque su país considera que no hay seres humanos ilegales. Dijo:

“Quiero decirle a Bélgica, ese pueblo belga al que tanto quiero –mi esposa es de allá y mis hijos tienen doble nacionalidad, la considero mi segunda patria–, a ese ministro que dijo que si los ecuatorianos estuvieran tan maltratados en Bélgica por qué todos se quieren quedar, ojalá algún día, por todo el abuso que hayan hecho de su naturaleza, no tengan una lluvia ácida o una catástrofe naturales que los obligue a salir.

“En todo caso, si algún día ustedes, compañeros belgas, se ven obligados a salir de su propia patria tengan la seguridad de que aquí, en Ecuador, serán recibidos como hermanos, porque nosotros consieramos que no hay seres humanos ilegales y siempre tendremos los brazos abiertos”.

—————————————

*Fuentes
Informe de Nicolò Aldobrandini, desde Europa. Despacho de Prensa Latina. Sobre las palabras del Presidente de la República del Ecuador, www.presidencia.gov.ec.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario