Abr 26 2013
726 lecturas

Noticias

Son más de seis millones los españoles parados

El desempleo entre los jóvenes trepó al 57 por ciento. Ayer, unas dos mil personas protestaron cerca del Congreso para forzar la renuncia del presidente Mariano Rajoy. La marcha tuvo lugar un día antes de la aprobación de nuevos recortes.

España alcanzó el mayor índice de desempleo desde 1976 al escalar, con 6.202.700 desocupados, al 27,16 por ciento en el primer trimestre de 2013. Esa cifra se desprende de datos revelados por la Encuesta de Población Activa (EPA), difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sólo en el primer trimestre de este año se destruyeron 322.300 puestos de trabajo, de los cuales 251.000 pertenecían al sector privado (-1,8 por ciento respecto del trimestre anterior) y 71.400 al sector público (-2,4 por ciento). Se trata de la mayor caída, en valores absolutos, registrada por el empleo público en un primer trimestre, al menos, desde 2008.

La pérdida de empleo público de los tres primeros meses de 2013 duplica la experimentada en igual período de 2012 (-32.000) y contrasta con los avances de 2009, 2010 y 2011. Al segmentar los datos por género, los hombres sumaron 130.400 desempleados más (4,1 por ciento) que en el trimestre anterior y las mujeres 107.000 casos (3,8 por ciento). Así el índice de desempleo masculino se ubicó en 26,78 por ciento y el femenino en el 27,61 por ciento, con un incremento intertrimestral superior al punto porcentual en ambos casos.

Entre los jóvenes la desocupación alcanza ya el 57 por ciento, uno de los datos más alarmantes para España. Todo el empleo destruido en el primer trimestre fue a tiempo completo (-385.300), 2,7 por ciento menos, frente al aumento de 63.000 empleos a tiempo parcial (+2,4 por ciento). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia bajaron en el primer trimestre en 9900 personas (-0,3 por ciento), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 3.012.100 personas.

La falta de trabajo también golpea fuerte en los hogares. Los hogares con todos sus miembros de-socupados subieron en el primer trimestre del año en 72.400, lo que supone un casi 4 por ciento más que en el trimestre anterior, hasta situarse en 1.906.100, según datos de la EPA. En el último año, los hogares españoles con todos sus miembros desocupados se incrementaron en 177.700, un 10,3 por ciento más.

Por su parte, los hogares con todos sus integrantes ocupados se redujeron en 190.400 durante enero y marzo de este año, un 2,3 por ciento respecto del trimestre anterior, hasta un total de 8.143.900 hogares. En el último año, las familias con todos sus miembros ocupados bajaron en 449.800 (-5,2 por ciento). Las familias con al menos un pariente activo se redujeron hasta marzo en 28.400 (-0,2 por ciento) y suman 12.917.100 hogares, cifra inferior en 82.200 a la del primer trimestre de 2012 (-0,6 por ciento), mientras los hogares en los que no hay ningún activo aumentaron en 14.000 en el primer trimestre, hasta superar los 4,4 millones.

Al menos, dos mil personas se concentraron ayer, cerca del Congreso de los Diputados español, en el marco de una protesta de asedio, convocada por un grupo de indignados, para forzar la renuncia del gobierno de Mariano Rajoy por sus políticas neoliberales y antisociales. Las autoridades desplegaron un fuerte operativo policial integrado por 1400 agentes antidisturbios para blindar la Cámara baja, que no celebró sesiones plenarias. Por la mañana, la Unidad de Intervención Policial (UIP) ingresó al campus Somosaguas, de la Universidad Complutense de Madrid, donde detuvo a once estudiantes.

Finalmente, la policía disolvió por la fuerza la protesta. Con disparos al aire de balas de fogueo, cientos de antidisturbios avanzaron sobre la gente –que llevaba más de dos horas realizando una manifestación pacífica frente al Parlamento– que respondió arrojando botellas y palos en su desbandada. Según la prensa española, la manifestación dejó un saldo de al menos 15 detenidos y 14 agentes heridos. La marcha tuvo lugar un día antes de la aprobación de nuevos recortes en España. “Vergüenza” o “Asesinos a sueldo, abuso de poder” fueron algunas de las consignas lanzadas a los agentes en medio de los incidentes. Como en anteriores ocasiones, la policía avanzó en grupo y persiguió a los manifestantes por las calles de Madrid forzándolos a desplazarse varias cuadras, por el Paseo del Prado hasta la Estación de trenes de Atocha y hacia otros puntos del centro de la capital.

Algunas plataformas se desmarcaron de la concentración, que fue promovida principalmente por la Coordinadora 25-S, la misma que convocó la primera protesta que llamaba a rodear el Congreso en septiembre del año pasado y que terminó con varios detenidos y heridos. El Ejecutivo de Rajoy intentó criminalizar la protesta identificándola con “grupos de la izquierda más radical y antisistema”, advirtió que la concentración era ilegal, porque no había sido convocada, y que la policía actuaría para hacer cumplir la ley.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario