Nov 26 2015
1607 lecturas

Opini贸nPol铆tica

SOS Argentina: el mensaje a los mercados

Ya estamos: el cambio lleg贸, por fin, a Argentina. 驴Cambio? Mauricio Macri posa de liberal, en fin, de neoliberal: su ciencia infusa, su panacea universal, su 鈥渃omo pomada鈥 de Don Quijote, esa que cura todo al instante, es 鈥渄evolverle la confianza a los mercados鈥.

Hace casi cuarenta a帽os que los regentes del burdel planetario ocupan lo esencial de su tiempo y de su sabidur铆a en 鈥渄evolverle la confianza a los mercados鈥 y aqu铆 estamos, sin salir de una crisis para entrar en otra, concentrando la riqueza en pocas manos a tal punto que los economistas serios (s铆, s铆, tambi茅n existen) pueden afirmar que de un lado asistimos a una pauperizaci贸n progresiva de la especie humana y del otro, a la proliferaci贸n de un pu帽ado de 茅mulos de Creso, 煤ltimo rey de Lidia 鈥揹e la dinast铆a de los mermnadas鈥 cuyo reino estuvo marcado por los placeres y las guerras, 驴acaso no es lo mismo si uno mismo no va a la guerra?, que termin贸 por cagarla destruyendo su propio imperio.

聽T煤 ya sabes, la Historia suele repetirse, pero lo que en su primera versi贸n fue un drama, reaparece en plan farsa, con 鈥 en los roles protag贸nicos 鈥 farsantes eminentes. Macri, dec铆a yo, quiere devolverle la confianza a los mercados, o sea a los Creso, a los que terminar谩n por destruir hasta los cimientos de lo que alguna vez llamaron civilizaci贸n.

聽Para que no pretextes desconocimiento, te recuerdo lo que escribi贸 脡tienne de la Bo茅tie all谩 por el a帽o 1547, en su c茅lebre 鈥淒iscurso de la servidumbre voluntaria鈥:

El ardid de los tiranos que consiste en embrutecer a sus vasallos nunca fue tan evidente como en la conducta de Ciro hacia los lidios despu茅s de que se apoderase de su capital y tomase cautivo a Creso, su riqu铆simo rey. Le llevaron la noticia de que los habitantes de Sardes se hab铆an rebelado. No hubiese tardado en someterles a la obediencia. Pero no queriendo saquear una ciudad tan bella ni verse obligado a mantener all铆 un ej茅rcito para dominarla, se le ocurri贸 un m茅todo admirable para asegurarse de su posesi贸n. Implant贸 burdeles, tabernas y juegos p煤blicos, y luego public贸 un mandato que obligaba a los ciudadanos a asistir a ellos. Los resultados fueron tan satisfactorios que nunca m谩s tuvo que sacar la espada contra los lidios. Esos miserables se dedicaron a inventar toda suerte de juegos, de modo tal que de su gentilicio los latinos formaron la palabra con la que designaron lo que llamamos pasatiempos y que ellos llamaron 芦ludi禄 por deformaci贸n de Lidia.

(脡tienne de la Bo茅tie. Discurso de la servidumbre voluntaria. Traducci贸n del franc茅s antiguo de este pechito).

聽Ya ves, la far谩ndula no naci贸 ayer, el objetivo sigue siendo el mismo, los miserables sometidos siguen sometidos, con el morbo agregado que en el tiempo presente, hacia fines de a帽o, le juntan plata a la Telet贸n. Noviembre suele ser un mes en el que los mercados, encabezados 鈥撀籩n el campo de flores bordado禄鈥 por la CMPC, recuperan la confianza.

聽Macri lo va a tener f谩cil. Bastaba con nombrar un ministro de Hacienda proveniente de un banco. Agregando, aqu铆 y all铆, un poquillo de diversi贸n, de recreo y de solaz para hacer pasar la p铆ldora. En lo que concierne al ministro de Hacienda, ya est谩, nombr贸 a Alfonso Prat Gay, empollado por JP Morgan.

聽En materia de confianza, JP Morgan y otros filibusteros como Goldman Sachs, HSBC, Deutsche Bank, Barclays, Royal Bank of Scotland, UBS, Citigroup, Bank of America y la Soci茅t茅 G茅n茅rale, son especialistas, o como dice la Lingua Comoediae Chilensis, 鈥渆xpertos鈥.

聽Nadie mejor que ellos para restablecer la confianza, visto que su Hermandad de corsarios, piratas y bucaneros determina qu茅 trampas, trucos y piller铆as pueden traer decenas de miles de millones de d贸lares de lucro a compartir, de la manipulaci贸n del Libor y el Euribor a la colusi贸n en materia de tasas de inter茅s para cr茅ditos inmobiliarios, privatizaciones dolosas, fun谩mbulos LBOs, quiebras fraudulentas diversas y variadas, y otras delicias de los mercados financieros como la gozada de los productos financieros derivados.

聽Cuando los mercados sienten titilar en las cercan铆as de sus nalgas algo parecido a la desconfianza, utilizan el recurso del m茅todo: imponen alg煤n 鈥渆xperto鈥 de sus filas en los gobiernos de turno, dizque democr谩ticos.

聽Fue el caso en Grecia con Lukas Papademos, en Italia con Mario Monti, y con Mario Draghi en el Banco Central Europeo. Los tres ven铆an de Goldman Sachs. 驴Te sorprende? Los tres estuvieron involucrados en la manipulaci贸n de las cuentas del Estado griego, para hacerle entrar con forceps en el euro, lo que provoc贸 la interminable agon铆a de la econom铆a helena y su ca铆da en los infiernos de la deuda impagable.

聽Los gobiernos yanquis pueden exhibir todo un cat谩logo de piratas venidos de la banca a administrar las platas p煤blicas. Larry Summers es uno de esos numeritos, pero tal vez el peor sea Henry Paulson, nombrado Secretario del Tesoro por George W. Bush para hacerle frente a la crisis provocada por la estafa de los cr茅ditos subprime, estafa inventada e iniciada por un cierto Paulson Henry a la cabeza de Goldman Sachs.

聽Hoy el gobierno europeo (la Comisi贸n Europea) es presidido por Jean Claude Juncker, bucanero que durante m谩s de treinta a帽os se dedic贸 al fraude fiscal planetario en escala industrial, como ministro de finanzas de Luxemburgo primero, y luego como primer ministro de ese para铆so fiscal.

Si Francia tuvo un presidente de la rep煤blica venido directamente del Banco Rotschild (Georges Pompidou), su actual ministro de econom铆a, nombrado por el muy socialista Fran莽ois Hollande, fue extra铆do del mismo banco.

聽Ya ves, la confianza de los mercados merece que un filibustero se haga cargo de la Hacienda p煤blica, y Mauricio Macri lo tiene claro. Ahora puedes comprender por qu茅 la Bolsa de Buenos Aires comenz贸 a subir como espuma.

聽Macri espera que los m谩s de 200 mil millones de d贸lares que los Creso locales tienen apozados en el extranjero, regresen a reproducirse en Argentina al calor de la confianza recobrada, es el caso de decirlo.

聽La recuperaci贸n econ贸mica de Argentina ya es como si estuviese hecha. La recuperaci贸n econ贸mica de los argentinos es otra cosa, y le vale madre a Macri y a la madre de Macri.

Un consejo: si un d铆a llegas al gobierno, en fin a un gobierno, y no encuentras ning煤n corsario bancario que poner a mangar en los presupuestos p煤blicos, te queda el recurso del semillero del FMI. O en estricto rigor del Banco Mundial. Ya nombrado tu ministro de Hacienda, s贸lo te queda copiar al Ciro del a帽o 546 de antes de nuestra era: implanta burdeles, tabernas, juegos p煤blicos, teletones, f煤tbol, conciertos de rock y de reggaet贸n. Parece que todo eso divierte al personal, lo aweva y termina aplaudiendo.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario