Ago 19 2020
253 lecturas

Cultura

Susana Rozas: Pubis angelical, de Manuel Puig, es la primera novela feminista

Es la escritora Susana Rozas quien en esta conversaci贸n con nosotros se refiere a sus incursiones en las 谩reas de las performances, la actuaci贸n teatral, la locuci贸n, adem谩s del dibujo, la pintura y el 鈥榓rte correo鈥. Nos trasmite tambi茅n su visi贸n de M茅xico, tras participar en un Encuentro Internacional de Poetas en la ciudad de Zamora, Michoac谩n.

鈥 En 1953, a pedido de Jos茅 Portogalo, quien estaba escribiendo para el diario 鈥淣oticias Gr谩ficas鈥 una serie de notas, Jos茅 Pedroni le describe una estampa familiar de su ni帽ez y adolescencia. 驴Puedo requerirte a vos, Susana, que nos describas una estampa familiar de tu ni帽ez y otra de tu adolescencia?

鈥擟uando cumpl铆 cuatro a帽os, mis padres se mudaron a la casa propia, mi casa natal. 脡l ten铆a un bar y mi mam谩 se dedicaba a nosotros y a mirar cuadros. Ella cantaba. Su madre hab铆a fallecido debido al parto. Conviv铆amos con mi bisabuela. El barrio fue el primer continente, el que gesta hasta la marcha de la respiraci贸n. Desde los cinco a帽os hasta los dieciocho, estudi茅 en una escuela religiosa. Cofrad铆a que me transmiti贸 el germen de lo que despu茅s ser铆a el puente a la adultez.

Fui una ni帽a introvertida cuya alegr铆a era compartir las siestas y los secretos con mi hermano menor. Lamentablemente falleci贸 a sus veintinueve a帽os, herida que no s茅 si cerrar谩. Yo no fui de hablar mucho pero s铆 inquieta, enti茅ndase que me costaba un esfuerzo sentarme a ver televisi贸n, esa novedad. Un s谩bado a la tarde escuch茅 la voz de un muchacho que dec铆a 鈥渜ue por doler me duele hasta el aliento鈥. Era Joan Manuel Serrat entonando a Miguel Hern谩ndez. Ah铆 supe que me iba a dedicar a leer y escribir.

Al lado de mi casa hubo una librer铆a en mi adolescencia (antes era un delicioso espacio con 谩rboles frutales); pero la librer铆a fue la fuente de mis primeras lecturas importantes. En casa hab铆a enciclopedias, biograf铆as y lo que la escuela pudiera sugerir. 隆Pero yo estudiaba para Perito Mercantil! As铆 que comenc茅 con los espa帽oles, el ya citado Hern谩ndez, Antonio Machado, Federico Garc铆a Lorca, tambi茅n Pablo Neruda y todo lo que pudiera averiguar que exist铆a. Nac铆a mi esp铆ritu de investigaci贸n.

Con el tiempo supe tambi茅n que, al haber concluido la secundaria, ese mundo me expulsaba a la realidad. Nunca se sabe cu谩l es la realidad. Sin embargo, haber elegido la ense帽anza con adolescentes, me pareci贸 uno de los logros m谩s valiosos, educar y aprender continuamente. As铆 que mi universo de lecturas nocturnas nunca se fue, transmut贸, se flexibiliz贸, se expandi贸. All铆 sigo, est谩 en m铆.

La vida tambi茅n me sorprendi贸 ya que, aunque no tengo un temperamento gregario, me sugiri贸 un destino n贸made. Me he mudado veintid贸s veces; y desde 2002 estoy asentada. Con respecto a mi casa natal, mis padres la vendieron en 1978. No puedo regresar y un espejismo me muestra que entonces era feliz, tema espl茅ndidamente tratado por Marcel Proust en 鈥淓l tiempo recobrado鈥.

聽鈥 驴Cu谩les fueron las marcas dominantes, positivas y negativas, del per铆odo de tu formaci贸n?

El profesorado me dio lo que estaba necesitando, que era 鈥渕茅todo鈥. Un m茅todo desde donde arribar la literatura. Antes hab铆a estudiado Relaciones P煤blicas, es decir, siempre las lecturas, los libros entraban en el territorio del placer. Y eso contin煤a. Ejercer la docencia me instruy贸 en esa patolog铆a que trae la denominada vocaci贸n; en m铆 se revel贸 despu茅s de estar ejerciendo. Los estudios posteriores me permitieron categorizar, priorizar, poder ver los universos que convergen en la palabra.

Las ramificaciones, los rizomas bibliogr谩ficos se expandieron, fue un enriquecimiento. Alcanzar desde otros lados las palabras. As铆 fue como, en alg煤n momento, trabaj茅 en la Escuela de Orientaci贸n Lacaniana, motivando a los pacientes desde el 谩rea escritural. En 2009 me llamaron de la Facultad de Psicolog铆a para formar parte de un grupo cuya investigaci贸n se centraba En el nombre del padre; por supuesto, mis aportes siempre estuvieron enmarcados dentro del espacio de lo literario. Explor茅 la paternidad en 鈥淧edro P谩ramo鈥, de Juan Rulfo; la novela ofrece frondoso material, debido a la categorizaci贸n de los hijos, especialmente la orfandad.

Luego, busqu茅 modelos m谩s actuales y con respecto a la ausencia del padre, llegu茅 a Manuel Puig [1932-1990] y 鈥淟a traici贸n de Rita Hayworth鈥. Escrib铆 algunas ponencias relacionadas con el entorno pol铆tico de la Argentina. Y me relacion茅 con una profesora que me propuso asociarnos para el an谩lisis de las ocho novelas de Puig. No se puede obviar que 鈥淧ubis angelical鈥 es la primera novela feminista. Concluida la elaboraci贸n, publicamos el volumen 鈥淟aberinto de ficciones鈥. Un mundo m谩gico y glamoroso.

No s茅 si hay marcas negativas, s茅 que nunca tom茅 examen si no era a carpeta abierta; me interesa que los alumnos (especialmente en el terciario, donde se preparan para ser profesores) sean capaces de razonar y de crear.

聽鈥 Ni lo que solemos denominar 鈥減erformances鈥, ni la actuaci贸n teatral, ni la locuci贸n, te son ajenas.

鈥擝ueno, estos terrenos que encubren la exposici贸n del cuerpo m谩s que la letra escrita donde nos escondemos, me han ofrecido experiencias diversas, situaciones dispares. Cuando hice una prueba para actuar en 鈥淪averio, el cruel鈥, de Roberto Arlt, me fue fabuloso. Aclaro que no soy buena actriz, s贸lo puedo hacer de mujer cruel. Lo que me result贸 extra帽o a cualquier vivencia, fue la adrenalina con que se vive en el ambiente teatral. Hac铆amos dos funciones los s谩bados. Cuando comenzaron a superponerse las fechas, los horarios de ensayos con los ex谩menes, dej茅 el teatro y segu铆 estudiando.

En cuanto a la radio, trabaj茅 como locutora publicitaria, pasando las tandas. As铆 era antes del auge de las FM. Hab铆a que hablar muy bien, saber coordinar el tono correcto. Nada de improvisar. Tiempo despu茅s tuve un programa en FM sobre temas de la cultura, y ya en 2004 acompa帽茅 al poeta Armando Ra煤l Santill谩n con un bloque que iba los jueves, efectuando alg煤n reportaje. Me reencontr茅 con Juan Jos茅 Hern谩ndez [1931-2007], con quien hab铆a estado unos a帽os antes. Siento una profunda admiraci贸n por su obra; por trabajar con la parodia y la iron铆a de forma refinada, elegante.

Cuando le coment茅 que ense帽谩bamos literatura en 2潞 a帽o con cuentos suyos, se horroriz贸 entre risas: 鈥溌緾贸mo pueden hacerle leer mis cuentos a un adolescente?鈥. De esa etapa guardo recuerdos fuertes; y una foto de J. J. Hern谩ndez y Alejandra Pizarnik cuando reciben el Premio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires: ella en poes铆a y 茅l por sus relatos. La radio es un medio magn铆fico y la relaci贸n que se va estrechando con el micr贸fono permite un modo de expresi贸n: soltar la voz con vida propia.

Con respecto a las performances, fue el principio de todo este recorrido, a煤n antes de publicar un poemario. Hab铆amos formado un grupo que llamamos Ixi贸n. 脡ramos cuatro poetas (jovenc铆simos): tres compa帽eras del profesorado (de ah铆 el nombre hallado en el diccionario de lat铆n) y un estudiante de psicolog铆a (todos nos recibimos); hab铆a una acompa帽ante en flauta y Carlos Luchesse, que se convertir铆a en el mejor percusionista de mi ciudad. Recit谩bamos poemas con melod铆as adecuadas al texto.

Lo m谩s importante, sin embargo, fueron otros detalles: el montaje y habernos presentado el d铆a en que Jorge Rafael Videla visit贸 Rosario, a causa del Mundial 鈥78. Hab铆amos provisto la sala (en un teatro) con candelabros de lat贸n y velas, no usamos electricidad; detr谩s del escenario herv铆a una olla con eucaliptos 鈥攏o se comercializaba el sahumerio鈥, y recib铆amos al p煤blico con copas de vino.

Un ambiente donde se despertaban los sentidos y se homenajeaba la poes铆a. Presentamos ese espect谩culo, 鈥淧erme贸n, el camino de la poes铆a鈥, unos meses despu茅s en la Sala de la Peque帽a Muestra, que pertenec铆a a Armando R. Santill谩n. A帽os despu茅s, con la artista pl谩stica Marta Greiner realizamos una performance, 鈥淧oes铆a de lo ef铆mero鈥, donde tambi茅n nos acompa帽贸 Carlos Luchesse, coincidencias que nos regala la vida. Con una caja de luz donde deposit谩bamos poemas, todo en un papel de transparencias dando ilusi贸n por lo sutil.

El sonido era suave, hecho con metales. Tambi茅n estuvo Marcelo Juan Valenti y el dibujante Max Cachimba. Al a帽o siguiente, Marcelo y yo presentamos de ese modo nuestra novela a cuatro manos: 鈥淐aballo bifronte鈥. En cuanto a una performance titulada 鈥淒onde crece el silencio鈥, participamos dos poetas. Aqu铆 el eje estaba puesto en lo visual, la ropa, los objetos. Guitarra de Carlos Casaza y un homenaje central en rojo y algo de negro hacia Garc铆a Lorca, de parte de mi compa帽era, y por mi lado, a Miguel Hern谩ndez. Eso sucedi贸 en 1983.

Las performances me dan mucho placer; es m谩s: intento eso cuando presento los libros. La m谩s parecida a una producci贸n de esa 铆ndole fue la realizada por 鈥淟aberinto de ficciones鈥. Respetando la 茅poca en donde se plasma especialmente la literatura de Puig y los a帽os dorados de Hollywood, la poeta Clara Rebotaro, quien me acompa帽贸, luci贸 un traje varonil blanco y corbata, tipo Marlene Dietrich y, por mi parte, intent茅 una Hedy Lamarr.

La sala ten铆a arreglo para cine y Leandro Arteaga proyect贸 fragmentos de 鈥淕ilda鈥 (Rita Hayworth), 鈥淓l beso de la mujer ara帽a鈥, un reportaje a Manuel Puig y una escena de la obra del chileno Jos茅 Donoso [1925-1996], 鈥淓l lugar sin l铆mites鈥. Al p煤blico que llegaba se le regalaba un l谩piz labial (por 鈥淏oquitas pintadas鈥) y una copa de licor (rojos y verdes). La m煤sica fue la recopilaci贸n de tangos y boleros que Puig intercala en los cap铆tulos de sus obras, y tambi茅n de la canci贸n 鈥淟a distancia鈥 interpretada por el brasile帽o Roberto Carlos, ya que es el fondo donde se sit煤a su novela 鈥淪angre de amor correspondido鈥.

Clara Rebotaro fue invitada para hablar acerca de las locuciones y giros cotidianos propios de esa 茅poca, ya que es contempor谩nea a Puig. La presentaci贸n se produjo entre las diez y las trece horas de un s谩bado; el impacto entre el ambiente y el mediod铆a rosarino fue portentoso. Una nota que reproduje en el blog de 鈥淟a an茅mona vidente鈥, realizada por la periodista Eleonora Mar铆n, da constancia de este hecho. Te cuento que tanto Clara como yo nunca nos informamos sobre el atuendo. Una vez m谩s Roberto Juarroz se me present贸 por su frase: 鈥淓l azar es siempre una mano m谩s segura.鈥

鈥 Fuiste seleccionada en un concurso de Afiches por los Derechos de la Mujer. Pint谩s, creo. Y has expuesto Arte Correo.

S铆, en 1997 hasta el 鈥99 inclusive, tom茅 clases de dibujo y pintura con pastel. Una gran sorpresa, porque no se usan pinceles, los dedos hacen todo. Trabaj茅 mucho y me gustaba, un d铆a el profesor trajo la invitaci贸n a participar en el concurso de Afiches. Tambi茅n fue 茅l quien env铆o los trabajos. S贸lo 茅ramos dos alumnos. Los docentes hacemos esas cosas, como alumna no lo hubiera presentado nunca. No gan茅, pero haber sido seleccionada me conmovi贸.

Ahora, este a帽o estoy pintando con 贸leos y siempre acr铆lico; soy mejor dibujando. Todo esto que hago es como mail art. Empec茅 cuando Marcelo Juan Valenti

Con Gustavo Tisocco y Nerina Thomas

me trajo una propuesta, a partir de c贸mo a cada uno le resonara el t铆tulo 鈥淟a condesa sangrienta鈥. Me entusiasm贸, recuerdo haber hecho l谩grimas de sangre con p茅talos de malv贸n. Se env铆a por correo鈥 as铆 que el original se fue, pero eso no importa, lo que sinceramente vale es estar produciendo sin palabras, un recreo.

En 2010 me lleg贸 el cat谩logo de la Tercera Edici贸n Bienal de Poes铆a Experimental de Euskadi. Y luego, varios de exposiciones. Lo m谩gico es que, por lo menos en mi caso, ni bien llevo el sobre al correo ya est谩, lo disfrut茅. Me encanta el collage y creo que aprend铆 en este tiempo.

Otra de las bifurcaciones fue trabajar con objetos intervenidos; hice varios, pero el que m谩s me estimul贸

Con Juan Jos茅 Hern谩ndez y Armando Ra煤l Santill谩n

y cuyo resultado me satisfizo fue una convocatoria titulada 鈥淐orpi帽os鈥. Me val铆 de uno de una amiga; m谩s bien grande, lo decor茅 con hojas, flores y bastante pintura, desde las m谩s ingenuas, pasando por el dorado y arribar al oto帽o. Lo titul茅 鈥淟as edades de Clara-Eva鈥.

Tambi茅n adopto las mixturas con la literatura, y de esa manera, en 2006 he hecho plaquetas, un tr铆ptico que se llam贸 鈥淏iograf铆a鈥, en sobres artesanales estampados entre hojas y flores del herbario y tinta, difundiendo una prosa po茅tica. Lo hice en adhesi贸n al Segundo Congreso de Poes铆a Latinoamericana, organizado por Ren茅 Villar, en Mar del Plata.

鈥 Participaste, cuatro a帽os despu茅s, en el XIV Encuentro Internacional de Poetas en la ciudad de Zamora, Michoac谩n, M茅xico.

Una experiencia brillante e inesperada. Viaj茅 junto al poeta Gustavo Tisocco. Nunca hab铆a participado fuera del pa铆s y me sorprendi贸 la camarader铆a que se produce entre los poetas en esa convivencia, no s贸lo literaria, sino que surgieron espont谩neas coincidencias, expectativas. El nivel de los poetas latinoamericanos, en esa oportunidad, fue muy elevada. Conocer parte de M茅xico, maravilloso. El color y la historia penetran en el 谩nimo, pude escribir. Se impusieron otros par谩metros y modalidades, el humor y las canciones.

En un marco distendido, la disposici贸n de Roberto Res茅ndiz Carmona, el organizador del evento, fue ideal. En los d铆as en que me aloj茅 en el Distrito Federal, vino a visitarme la poeta Carmen Amato, con quien nos conocimos en Mar del Plata con motivo del Primer Encuentro Latinoamericano de Poes铆a. Ella me llev贸 a conocer Cuernavaca, y fue as铆 que paseamos por el Jard铆n Borda. Le dije: 鈥淎c谩 voy a presentar el libro sobre Manuel Puig鈥, y en efecto, all铆 en 2011 present茅 鈥淟aberinto de ficciones鈥. Por cierto, lo m谩s significativo es que a煤n se conservan algunas admiraciones y amistades. Eso es impagable.

聽 -En coautor铆a con Maira M谩scolo, en 2010, se difundi贸 鈥淚nteriores鈥, narrativa en CD. 驴Prev茅n editarlo en soporte papel? 驴A qu茅 interiores aluden?

El CD est谩 conformado por dos partes. La primera se llama 鈥淚nteriores鈥 y consta de cuatro cuentos y un tango de Maira M谩scolo, con pr贸logo m铆o. Y esos interiores aluden a lo m谩s turbio de la personalidad. Mi secci贸n, titulada 鈥淓l pent谩gono de Bajt铆n鈥, son cinco cuentos unidos por la teor铆a cr铆tica del lenguaje, el planteamiento de Mija铆l Bajt铆n [1895-1975]: 鈥淗ablamos con nuestra ideolog铆a (nuestra colecci贸n de lenguajes, de palabras cargadas con valores).鈥 Son ficciones concebidas con delectaci贸n, desde ese dicho: somos lo que leemos. No hay proyecto para llevarlo al papel, qued贸 todo ah铆, surgi贸 espont谩neamente y el trabajo dual fue m谩s que satisfactorio, pero ya est谩.

聽鈥 Eduardo D鈥橝nna es el autor 鈥攅studio y pr贸logo鈥 de 鈥淐apital de nada. Una historia literaria de Rosario (1801-2000)鈥 (Editorial Identydad, 316 p谩ginas, 2007), en el que has sido incluida.

Para m铆 fue una sorpresa recibir la invitaci贸n para la presentaci贸n de este volumen que trasunta una investigaci贸n concienzuda, comprometida, respecto a publicaciones de mi ciudad. Transcribo de la contratapa: 鈥淢谩s de 500 nombres y referencias a m谩s de 2.000 obras literarias constituyen el contenido de este libro, de consulta indispensable para cualquier interesado en la cultura de Rosario鈥.

聽鈥 Otra propuesta se materializ贸 en otro volumen, en 2008, y de ella sos la compiladora y prologuista: 鈥淗ybris鈥, poes铆a p贸stuma de Ren茅 Villar (1964-2008).

Con Susana Miramont茅s, Magdalena Guerrero Mart铆nez, etc., en Cuernavaca, M茅xico

鈥擡n 2004, cuando viaj茅 a Mar del Plata para participar en la Marath贸nica, cuyo lema era 鈥淐uando cese la noche鈥, l铆nea de C茅sar Vallejo, conoc铆 a Ren茅 Villar e inmediatamente nos unimos como pareja. Me interes贸 de una manera rec贸ndita su concepci贸n po茅tica: su

elaboraci贸n para ser dicho el poema, su plasmaci贸n para la lectura individual. Su muerte fue r谩pida, enigm谩tica y radical en mi vida. Generador de tantos espacios art铆sticos, y que ten铆a editado un s贸lo poemario: 鈥淓l canto de la mujerosa鈥, que prologu茅 con un texto denominado 鈥淔un谩mbulo de la palabra鈥. Ten铆amos como proyecto armar una editorial 鈥斺淒el pasaje鈥濃, y estaba en edici贸n mi nouvelle 鈥淧olifon铆a鈥. El impacto de su ausencia me hizo olvidar todo, lleg贸 el libro y dej茅 que quede as铆, sin presentaci贸n.

Entonces una fortaleza m谩gica, quiz谩s, me llev贸 a empe帽arme en buscar sus plaquetas. En Rosario 茅l hab铆a ofrecido un recital llamado 鈥淗ybris鈥, con exposici贸n de poemas objetos escritos, y trabajos con pinturas y collages realizados por 茅l en tan s贸lo un mes. Arm茅 un volumen y lo titul茅 como a su presentaci贸n, lo prologu茅. Ahora, han pasado siete a帽os y puedo hablar de esto.

Con Ren茅 Villar

El tiempo cercano a su muerte fue impregnado por la dolencia (que siempre resulta impotente y creemos infinita) y no tuve la fuerza de esp铆ritu para asumirlo de inmediato. 鈥淗ybris鈥 est谩 agotado; ya ronda la idea de la segunda edici贸n ampliada.

Hay algunos amigos que tienen otras plaquetas de las que 茅l colocaba en cada mesa de los 谩mbitos p煤blicos de lectura y estoy efectuando una nueva recopilaci贸n. Este a帽o pude publicar 鈥淗acer el olvido鈥, un largo lamento a su ausencia. La Fundaci贸n de Poetas contin煤a con sede en la bonaerense ciudad de Mar de Aj贸, y todos los noviembres se realiza una Marath贸nica. Tambi茅n mantuve la revista virtual de Villar, 鈥淟a An茅mona Vidente鈥, durante dos a帽os, desde el 2008. Y esta labor me pareci贸 determinar un territorio entre Villar y yo.

Como una cierta vuelta al inicio de lo que voy trasmitiendo, me agradar铆a compartir un breve texto de Marguerite Yourcenar, que incorpor茅 en la contratapa de 鈥淟as palabras no pronunciadas鈥: 鈥淗e so帽ado mis sue帽os; no pretendo que sean m谩s que sue帽os. Me guard茅 muy bien de hacer de la verdad un 铆dolo, prefiriendo dejarle su nombre m谩s humilde de exactitud. Mis triunfos y mis riesgos no son los que se cree; existen glorias distintas de la gloria y hogueras distintas de la hoguera. He llegado casi a desconfiar de las palabras. Morir茅 un poco menos necio de lo que nac铆鈥.

聽鈥 驴Hay por all铆 alg煤n libro que preveas editar?

No lo hay. En realidad, nunca preparo un libro y espero. Viene la oportunidad y extraigo de la computadora lo que ya est谩 corregido. Tengo pendiente un volumen de cuentos desde 1993, con varios intentos fallidos. Estoy elaborando una ponencia sobre 鈥淟a carta como recurso de estilo鈥. Y se est谩 extendiendo porque en mis lecturas va apareciendo cada vez m谩s bibliograf铆a para aportar. Lo aplico en el Taller con mis alumnos y escucho sus opiniones y observaciones.

聽鈥 Has ido mencionando a un poeta 鈥攜 tambi茅n galerista鈥 santafesino al que has tratado, imagino, bastante: Armando Ra煤l Santill谩n (1929-2013).

Ha sido una amistad de cuatro d茅cadas, alimentada lentamente. Armando fue una persona muy importante en la cultura de la ciudad, por sus conocimientos, sus contactos, su gusto. Estaba en todo evento, no s贸lo de literatura y pintura. Hemos compartido lecturas, pel铆culas, m煤sica y tambi茅n domingos en casa de Clara Rebotaro. A su galer铆a se acercaba toda 铆ndole de artistas: Marco Denevi y Ernesto S谩bato, entre los narradores m谩s reconocidos; Pedro Giacaglia y los pl谩sticos y escritores de Rosario. Esencialmente era un difusor y un compa帽ero para la conversaci贸n y el intercambio de opiniones.

De su po茅tica puedo acercarme con sus propias palabras, los 煤ltimos versos de 鈥淧oema con perfil nunca elaborado鈥: 鈥淎hora marcho a decir por esta aurora, / no me arranquen el temor / de lo vivido, no me duelan la injusticia / de lo amado. / Que llovizne / sembrando

Con Roberto Res茅ndiz Carmona

con mis manos / los secos brotes de malvones, / sobre la casa triste, / que nunca pudo superar / mi infancia.鈥 As铆 lo evoco. Y lo extra帽o.

聽鈥 驴Qu茅 alternativas muestra u ofrece tu 鈥淎lternativas鈥?…

Es una novela breve cuyo tema fundamental es la crisis de los cincuenta a帽os en dos hombres. El t铆tulo juega con la polisemia que depara el vocablo, ya que se refiere a las posibilidades de seguir o quebrar caminos. Uno de los personajes pasa de ser un psic贸logo ortodoxo a implementar medicinas 鈥渁lternativas鈥. Y entre otras ramificaciones, la nostalgia de los a帽os juveniles.

聽鈥 驴Artistas pl谩sticos, cineastas, narradores?

鈥 Siempre estoy cercana a las artes pl谩sticas, recorro museos, estudio un poco; pero fundamentalmente es como una herramienta en mis clases de escritura. Hay cuadros que cuentan historias, otros que derraman pinceladas de sentidos. La imagen es un motivador desmesurado. Para nombrar alguno, m谩s all谩 de los cl谩sicos, ahora estoy trabajando con cuadros de Edward Hopper. Fijate, Rolando, que 鈥渃asualmente鈥 una de sus pinturas inspir贸 la casa de 鈥淧sicosis鈥. 驴Ves?, esa pel铆cula de Alfred Hitchcock la he visto innumerables veces. (De chica me hab铆a enamorado de los cuadros de Utrillo y creo que de 茅l tambi茅n. Fue la primera biograf铆a que le铆).

He tomado peque帽os cursos de cine, nada m谩s que para aprender, y tengo un listado variopinto de films que me atraen: cito uno: 鈥淟os sue帽os鈥 de Akira Kurosawa. Tambi茅n elijo las pel铆culas por las actuaciones: Daniel Day-Lewis me parece el m谩s maleable de los actores. Me entusiasma lo que hace Rebecca Miller (esposa de Day-Lewis e hija de Arthur Miller y la fot贸grafa Inge Morath), guionista y directora de cine, actriz, pintora y novelista.

Fui formada en literatura latinoamericana y mis trabajos finales en cada carrera han sido sobre Juan Rulfo y luego Juan Carlos Onetti (quien me ense帽贸 el uso de la adjetivaci贸n comprometida con el texto). Pero m谩s all谩 de Faulkner, Henry James, Milan Kundera, Yourcenar, Roberto Bola帽o, Yasunari Kawabata, que est谩n dentro de mi categor铆a de relecturas, los 煤ltimos descubrimientos fueron, apenas por nombrar a algunos, Ir猫ne Nemirovsky, J. M. Coetzee, Alessandro Baricco, S谩ndor M谩rai, Doris Lessing.

聽鈥 En 2005 dictaste un seminario, 鈥淚mposturas de las tramas鈥, sobre la obra de Silvina Ocampo (1903-1993) en el Centro Cultural 鈥淰illa Victoria Ocampo鈥 de la ciudad de Mar del Plata. 驴Cu谩l fue tu enfoque, los ejes principales?

鈥 El grupo estaba integrado por escritoras. Participaban la poeta de M茅xico que ya nombr茅, Carmen Amato, y Leticia Ru铆z, de Puerto Rico. Para ellas, Silvina 鈥攄e quien s贸lo me aboqu茅 a su obra narrativa鈥 era una novedad reveladora, y terminado el curso fueron a las librer铆as a buscarla. La idea de elaborar un trayecto con respecto a la extensa y heterog茅nea producci贸n de Silvina Ocampo, surgi贸 de la necesidad de articular los conocimientos que se pod铆an transmitir, ya que la autora innov贸 desde el 谩mbito sem谩ntico tanto como desde la estructura formalista.

Si algo justifica su vigencia es la perdurable gravitaci贸n que poseen para la imaginaci贸n infantil las voces que cuentan los cuentos. Esto acerca al relato con sus ra铆ces populares para encontrar una sintaxis m谩s pr贸xima a la del sue帽o y del recuerdo que a la linealidad del discurso comunicativo. Me bas茅 en el art铆culo 鈥淭esis sobre el cuento鈥 de Ricardo Piglia: Primera Tesis:Un cuento siempre cuenta dos historias.

鈥淓l cuento cl谩sico narra en primer plano la historia 1 y construye en secreto la 2.鈥 Segunda Tesis: 鈥淟a historia secreta es la clave de la forma del cuento y de sus variantes. 鈥El eje fue desprendiendo otras ramificaciones, como la inclusi贸n de lo kitsch, la evoluci贸n y desdoblamiento de los narradores en el mismo texto, el corte social, la perversi贸n en la infancia. Nos valimos, adem谩s, del ensayo 鈥淪obre los recuerdos encubridores鈥 de Sigmund Freud. Los textos analizados de la Ocampo fueron: 鈥淐ielo de claraboyas鈥, 鈥淓l impostor鈥 y 鈥淟as fotograf铆as鈥. Y concluyo esta respuesta con una frase de Silvina que me impacta:鈥淣o queremos a las personas por lo que son, sino por lo que nos obligan a ser.鈥

聽鈥 Fritz Perls, entiendo, es el autor de la siguiente oraci贸n de la Gestalt: 鈥淵o hago lo m铆o y t煤 haces lo tuyo./ No estoy en este mundo para llenar tus expectativas./ Y t煤 no est谩s en este mundo para llenar las m铆as./ T煤 eres t煤 y yo soy yo./ Y si por casualidad nos encontramos es hermoso./ Si no, no puede remediarse.鈥 驴Comentarios… o, acaso, una 鈥渙raci贸n鈥 de tu autor铆a?

Como expres茅 en renglones anteriores, mi acercamiento al pensamiento de Mija铆l Bajt铆n me hace comprender que somos una cadena de voces, nada es tan personal. No puedo adjudicarme ning煤n pensamiento propio, lo que es propio es el modo en que la experiencia nos lleva a producir.

聽鈥 驴C贸mo afecta tu obra el mundo de los sue帽os? 驴Tom谩s prestado o traspon茅s el contenido de tus sue帽os o enso帽aciones a la literatura?

El mundo de los sue帽os es el germen de la mayor铆a de los cuentos y prosas po茅ticas, es algo tan inconsciente que el mecanismo se me escapa,

Con Carmen Amato

pero no lo sabr铆a traspasar sin filtrarlo por la literaturidad que da la escritura. Lo m谩s atrayente es la funci贸n est茅tica que indulgentemente aporta. El estallido inimaginable de sinest茅sicas emociones.

鈥 驴Te sent铆s vinculada a la est茅tica de una generaci贸n o grupo literario?

Realmente no; quiz谩s otros al leerme encuentren afinidades porque los autores tenemos la posibilidad de cambiar permanentemente; los grandes que han marcado camino nos han legado un estilo, una ruta necesaria para la formaci贸n en nuestra condici贸n de lectores. En un comienzo atino a entrever una adhesi贸n a la po茅tica setentista con el verso libre y una protesta camuflada en mi caso, pero luego vinieron otros descubrimientos y en la actualidad me apoyo en mis textos para partir de all铆 y alumbrar otras voces.

鈥 驴C贸mo juzgar la autenticidad de un poema? 驴C贸mo juzgar la validez de un poema?

Entiendo que el arte po茅tico tiene alguna normativa, especialmente en el ritmo y la estructura. Hay poemas que son buenos y a veces no logran conmoverme, porque les falta la pulsi贸n, el desprendimiento del autor. El dejar todo all铆. Al trabajo, al oficio hay que sumarle el misterio. Y a la manifestaci贸n volcada desmesuradamente hay que atraparla con la estructura que corresponde a cada argumento.

Ficha

Susana Rozas naci贸 el 30 de octubre de 1954 en Rosario, ciudad en la que reside, provincia de Santa Fe, la Argentina. Habiendo cursado el Profesorado en Castellano, Literatura y Lat铆n, es Profesora Postitulada en Lengua y Literatura por la Universidad Nacional de Rosario. Entre 1989 y 2015 ejerci贸 la docencia en escuelas secundarias y profesorados. Imparti贸 seminarios y present贸 ponencias en instituciones y ferias del libro, coordin贸 talleres literarios y fue jurado en cert谩menes de su provincia. Ha sido traducida al catal谩n e incluida en antolog铆as de la Argentina y M茅xico. Public贸 las plaquetas 鈥淎stillas de poes铆a鈥 y 鈥淯n resplandor de voz鈥 as铆 como 鈥淐aballo bifronte鈥 (nouvelle en prosa po茅tica, en co-autor铆a con Marcelo Juan Valenti, en 2003), 鈥淧olifon铆a鈥 (nouvelle, en 2008), 鈥淎lternativas鈥 (novela, en 2013); 鈥淓l comienzo de la llamarada鈥 (ensayos sobre Puig, Rulfo y Juarroz, 2009), 鈥淟aberinto de ficciones鈥 (ensayo sobre la obra de Manuel Puig, en co-autor铆a con Ana Mar铆a Serra, 2010); y los poemarios 鈥淪in pr贸logo鈥 (en co-autor铆a con Victoria Lovell, 1979), 鈥淓l lado d茅bil de la eternidad鈥 (1993), 鈥淟as palabras no pronunciadas鈥 (2000), 鈥淗acer el olvido鈥 (2015).

Entrevista realizada a trav茅s del correo electr贸nico: en las Ciudades de Rosario y Buenos Aires, distantes entre s铆 unos 300 kil贸metros, Susana Rozas y Rolando Revagliatti.

 

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario