Abr 12 2011
827 lecturas

Opinión

TeleSur en Libia: hablan en Francia los periodistas enviados al país africano

Círculo Bolivariano de París.*

Jordán Rodriguez, periodista, y Jesús Romero, camarógrafo, llegaron a Tripoli el 23 de febrero del 2011. En el avión compartían este destino con diez personas. Dos de ellas, una de la cadena italiana RAI , decidieron no bajar cuando llegaron al Aeropuerto; allí vieron cerca de 300 personas que se empujaban para abordar el mismo avión y partir. Jesús lo comenta riéndose cuando le preguntan si en algún momento no sintieron ellos dos que cometían una locura.

El equipo de Telesur fue el primero en desembarcar, después de un largo viaje, que comprendió sobretarifas de los pasajes, varios arrestos, pérdidas de material, maltrato físico por parte de la policía, y al final la obtención de una autorización de trabajo en todo el pais (no era un acuerdo entre Chavez y Gadafi, como muchos dijeron). Llegaron no obstante a tiempo para constatar sobre el terreno que los supuestos bombardeos contra la población, al menos en Trípoli, eran mentira.

"Fuimos inmediatamente a la Plaza Verde y cuando llegamos vimos algo totalmente diferente de lo que decía la RAI, que era misma versión que daba Al Jazira, la BBC o CNN. Al contrario vimos una manifestación de 500 o 600 personas en apoyo a Muammar al Gadafi", cuenta Jordan.

"Tomamos conciencia que lo que se producía eran una guerra de 4ª generación. Los medios periodísticos fueron el primer batallon que entró a Libia. Difundían informaciones imposibles de verificar. Tenían un solo reportero en Libia que afirmaba ‘un poco’ de cosas", dice Jesus.

Para los dos enviados la prensa internacional tiene una gran responsabilidad en la invasión que sufre el pueblo libio a partir del 19 de marzo. "TeleSur tiene la suerte de haber estado allí mismo y poder desmentir cosas, pero esto no sirvió de nada porque la ONU tomo su decisión sobre la base de todas esas mentiras. A través de la cámara de Jesus y de mi trabajo, nosotros dijimos laa verdad, al menos pudimos hacer nacer la duda."

"Por el contrario, sí, yo ví muertos por los bombardeos de la OTAN". explica Rodriguez, que recuerda el desespero de numerosos habitantes, y su rabia contra los medios periodísticos; algunos mostraban con fuerza pancartas pro Gadafi, destacando la fecha y pidiendo que dijeran la verdad".

Jesus se quedó 36 días en Libia y recibió al menos 30 golpes. De la gente, de la policia, de cualquiera. Es complicado. Es una visión diferente de las cosas. Es un pais árabe. Un pais amenazado. "Te puedes pasear tranquilamente con una AK 47, pero si llevas una cámara estás en peligro."

La cobertura de TELESUR. Hablan los protagonistas

Jordan: Reed Lindsay, corresponsal de TeleSur en Benghazi, y yo nos reportábamos minuto a minuto lo que veíamos, lo que ocurría. Tripoli está bajo control de Gadafi y esta situación hace que la ciudad está en calma. Él (Lindsay) se encontraba a 1.200 kilómetros del lugar donde estaba yo. Él tenía otro discurso, el de la gente que dice que está cansada de Gadafi, que hay que sacarlo, que hay que matarlo porque ese tipo es un asesino, etc.

"La gente me ataca mucho por twitter y lo que yo les respondía era qué mejor que ellos pudieran ver en un mismo noticiero televisado (el de TeleSur) lo que ocuría en dos lugares diferentes.

"Creo que si hay algún motivo de orgullo para nosotros es el haber mostrado tanto los que estaban con Gadafi, como los que apoyaban a los rebeldes. Había gente que me decía que seguro los que hablaban conmigo tenían miedo. Pero yo no puedo basarme en suposiciones, yo me baso en palabras.

"Mi trabajo como reportero es hacer preguntas y creer en la palabra de la gente. Sin embargo informé al público que un día salí sin cámara a tomar un café, y encontré un grupo de jóvenes que me dijeron que estaban contra Gadafi. pero que no podían decirlo por miedo, y nosotros tuvimos la libertad y la ética de decirlo por televisón."

¿Cómo ve ahora la situción en Libia?

Jordan: en este momento Libia se ha convertido en un pais completamente dividido. Entrevistamos rebeldes y eran médicos, ingenieros, arquitectos. El nivel de vida en Libia es muy elevado. Es un país muy desarrollado, cuando se piensa en la región donde está situado. Los jóvenes tienen carros último modelo. No digo que esto sea un hecho importante pero sería más lógico ver explotar una rebelión en un pais de gran miseria.

"Así que les preguntaba por qué se batían y me contestaban: " Por la libertad ". En esos grupos rebeldes conversamos con gente que se mantenían duros en este ideal de libertad y también con gente que manejabana blindados y unidades antiaéreas. Y yo me pregunto hasta qué punto un médico está en capacidad de utilizar unidades anti-aéreas, hay quizás factores externos que estimulan todo esto.

"¿Qué podrá estar ocurriendo? Hay gente, voces del pueblo, que defienden la división de Libia, y hay gente que sencillamente quieren la cabeza de Gadafi, pero también hay gente convencida que los presidentes árabes no salen de la presidencia sino para morir.

"Vimos a Gadafi unas cuatro o cinco veces y este hombre no tiene ni una pizca de miedo. Está enraizado en su proceso, en su ideal, y tiene mucha gente que lo apoya —así como hay mucha gente que se opone a él."

Los intereses foráneos

Segun Jesus y Jordan la guerra en Libia puede explicarse por millones de causas. El petroleo libio es uno de los mejores del mundo. Puedes casi sacarlo de la tierra, ponerlo en el tanque de tu carro, y funcionará. Las reservas de agua, los recursos naturales y los 200.000 millones de las reservas del Estado libio, pueden despertar la codicia de otros gobiernos "arruinados" como los de Francia e Inglaterra,;esas son otras causas posibles".

¿Cómo es eso de lanzar bombas para evitar los bombardeos? se pregunta Jordan, que afirma que las grandes potencias van a continuar atizando el conflicto y que los "libios divididos en dos campos van a entrentarse. Van a luchar hasta la muerte. "¿Por qué por ejemplo no dejaron trabajar a los jefes tribales?

"Estos estaban listos para dialogar y decían que podían encntrar soluciones. Yo quisiera saber por qué CNN nunca difundió las declaraciones de los jefes tribales. Y la imagen que falta quizas en este momento, aunque no se puede mostrar por respeto al público, es la de niños de cinco años, quemados a causa de los bombardeos.

Los periodistas llamaban a sus casas cuatro veces al día para calmar las angustias familiares y Jesús recuerda que cada vez tenía que hacer un ejercicio de contrainformación. "Mi mamá me decía: Pero bueno, acaban de decir tal cosa…

"’No mamá, es mentira…yo estoy al lado del periodista, y es mentira’, le decía. Tuvimos que trabajar no solamente para TeleSur, sino que también para nuestras familias".

* Vertida al francés por Thierry Deronenn, el Circulo Bolivariano de Paris la envía a Jean Araud, colaborador de Surysur, quién a su vez la hace llegar a Mónica Chalbaud, que vuelve a traducir el texto, ahora al castellano. Es el que se publica aquí.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario