Ene 14 2005
465 lecturas

Sociedad

Tiembla en Los Andes II. La historia nos alcanza

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

I

En la mañana del 9 de diciembre de 1824, en la Pampa de la Quinua, dos ejércitos se preparan para la batalla. Dos ejércitos frente a frente. Dos ejércitos y también dos proyectos: uno cargado de futuro, justicia y ansias de libertad; el otro, sólo con el peso infame de 300 años de soberbia, rapiña y ultraje.
foto Son, de un lado, 5.780 patriotas y una pieza de artillería, del otro, 9.310 soldados con catorce cañones.
Desde las alturas del Condorcanqui el Estado Mayor realista observa las maniobras de los patriotas. Allí están José de la Serna, José de Canterac, Alejandro González Villalobos, Jerónimo Valdés, Juan Antonio Monet, Valentín Feráz, el “Carnicero” José Carratalá, Andrés García Camba y otros. Cuenta este último, en sus memorias, que al divisar a las tropas patriotas, con sus casacas oscuras y sin el brillo de los escuadrones realistas, algún generales español exclamó: “¡parecen monjes!, no podemos perder contra esas tropas”.
Caro se iba a pagar aquel comentario.

II

En la Sabaneta, a poca distancia del Condorcanqui, el general Antonio José de Sucre preparaba su estrategia: cuatro batallones en el ala derecha, el  “Bogotá”, “Voltígeros”, “Pichincha” y “Caracas” al mando de Córdoba. En el ala izquierda La Mar al frente de otros cuatro batallones, el “Primero”, “Segundo”, “Tercero” y la “Legión Peruana”. En el centro dos regimientos encabezados por Miller, los Granaderos y los Húsares de Colombia. La reserva, al mando de Lara, con tres batallones, “Rifles”, “Vargas” y “Vencedores”, y la única pieza de artillería.
“De los esfuerzos de hoy, depende la suerte de la América del Sur. Otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia, ¡Soldados!, ¡viva el Libertador!, ¡Viva Bolívar, el Libertador de Perú!”, decía arengando a las fuerzas patriotas el General Sucre. La suerte estaba echada.

III

El Mariscal General de Campo Gerónimo Valdéz inició el ataque contra el ala izquierda de La Mar. Inmediatamente los generales Antonio Monet y Alejandro González Villalobos arremetieron contra la divisiones del centro y derecha de Sucre. Los realistas confiados en su superioridad numérica. Pero allí estaba Córdoba y la reserva de Lara. “¡División! ¡De frente! ¡Armas a discreción y a paso de vencedores!”, fue la famosa frase de Córdoba con que ordenó la carga victoriosa.
Mucho menos homérica, pero propia de un hombre hijo de los llanos fue la arenga de Lara: “¡Zambos del carajo! ¡Al frente están los godos puñeteros! El que manda la batalla es Antonio José de Sucre, que como ustedes saben, no es ningún cabrón, Conque así, apretarse los cojones y… ¡a ellos!”.
La victoria fue completa. La pampa de Ayacucho, en quechua “Rincón de los Muertos” hizo gala de su nombre para las tropas españolas. Lo primero que hace Sucre, luego de concluida la batalla es pensar en su jefe Simón Bolívar y, apresurado, le escribe desde el mismo campo de combate: “…los últimos restos del poder español en América han expirado en este campo afortunado….”.

IV

Decía el patriota puertorriqueño Pedro Eugenio de Hostos: “Ayacucho no es el esfuerzo de un solo pueblo; es el esfuerzo de todos los pueblos meridionales del Continente; no es el resultado de una lucha parcial, es el resultado de una lucha general; no es la victoria de un solo ejército, es la victoria de todos los ejércitos sudamericanos; no es el triunfo militar de un solo capitán, es el triunfo intelectual de todos los grandes capitanes, desde la fantasía fascinadora que se llamó Bolívar hasta la conciencia impasible que se llamó San Martín; no es el campo de batalla de peruanos y españoles, es el campo de batalla de América y España; no es la colisión de dos contrarios, es la última colisión de un porvenir contra otro porvenir; no es la batalla de una guerra, es la batalla decisiva de una lucha secular”.

V

¿Qué proyectos se enfrentaron en Ayacucho? Uno, el de la continuidad del antiguo régimen, el proyecto del colonialismo; el otro, el proyecto bolivariano de la Patria Grande. Venezolanos, neogranadinos, ecuatorianos, rioplatenses, chilenos, guaraníes, peruanos y altoperuanos combatiendo juntos contra el poder colonial más temible de la época. Y se alcanzó la victoria. La fórmula: una ideología, el patriotismo revolucionario; un programa, la independencia y la república democrática; y una organización, la unidad popular pueblo-ejército.

VI

Dos proyectos, decíamos, se enfrentaron en la Pampa de la Quinua; uno colonialista, elitista y conservador, el otro patriótico, popular y revolucionario. El Ejército Unido fue mucho más que una simple  fuerza militar, el Ejército Unido era la expresión más acabada del instrumento de liberación que contenía en su seno el programa histórico de 300 años de resistencia y rebeldía.
En Ayacucho el bando patriota no estaba compuesto por 5780 patriotas solamente, sino que eran muchos más. Allí también se dieron cita Cuauhtemoc, Lautaro, Rumiñahui, Guaicaipuro, Lempira, Santos Atahualpa, Tupac Amaru, Zumbi, Mackandal, Tiradentes, Leonardo Chirinos, L’Ouverture, Dessalines, Tupac Catari, Pedro Murillo, los comuneros de Nueva Granada, José María España, Pumacahua y tantos otros que habían dado su sangre por la independencia y la justicia.

VII

¿Cuáles eran entonces esos dos proyectos? En forma esquemática podemos sostener que esos dos proyectos eran antagónicos al extremo, un simple repaso de los puntos centrales confirmarán lo dicho:

Proyecto Patriótico

– Independencia y Unidad. Confederación
– Democracia
– República
– Ciudadanía, pueblo
– Moral y luces
– Justicia social
– Reparto de tierras
– Educación universal
– Proteccionismo y estímulo a la producción nativa. Modelo endógeno

– Libertad de expresión
– Defensa de los recursos estratégicos
– Igualdad ante la ley

Proyecto Colonial

– Dependencia y regionalismo. Localismos
– Despotismo
– Monarquía Aristocracia, nobleza
– Monarquía
– Aristocracia, nobleza
– Oscurantismo, inquisición
– Esclavitud, servidumbre
– Latifundio
– Ejército de ocupación
– Educación elitista
– Contrabando y monoproducción. Modelo exógeno
– Censura y represión
– Entrega y depredación de los recursos naturales
– Privilegio, impunidad.

VIII

El gran proyecto bolivariano de aquellos tiempos no prosperó; los egoístas intereses de las oligarquías nativas más la acción disgregadora de los imperialismos de turno hicieron imposible cristalizar los sueños del Libertador. Veintitantas repúblicas nacieron así como consecuencia de los intereses de las minorías privilegiadas. La dependencia, la miseria, el hambre y demás calamidades que produce la pobreza y la opresión se abrieron paso con la Patria dividida.
El Proyecto Colonial, bajo diferentes formatos, se impuso ante el Proyecto Patriótico. La Batalla de Ayacucho entonces, aparece nuevamente como un ejemplo a seguir, como un lugar desde donde reflexionar, aprender y proyectarse.

IX

Pero los pueblos de América Latina y el Caribe arremeten nuevamente. Los oprimidos han comenzado a caminar nuevamente ¡A paso de vencedores! Los ¡zambos del carajo! del General Jacinto Lara ya tienen su presidente llanero, patriota y revolucionario. Los brasileños y argentinos se aprestan dispuestos a los próximos combates. El pueblo boliviano está movilizado y ya le ha causado severas derrotas al proyecto colonial-neoliberal. Cuba siempre alumbrando con dignidad y resistencia. La propuesta anexionista del nuevo colonialismo, el ALCA, sufre la embestida de los pueblos que se niegan a quedar sujetos a mayor sometimiento. La propuesta integradora con soberanía, el ALBA, irrumpe con la decisión de quien llega para quedarse. Vientos de unidad e independencia soplan por la América meridional. Nuevos triunfos afloraron en Panamá y el Frente Amplio del Uruguay llegó a ganar el gobierno. La espada de Bolívar camina por América Latina.

X

¿Qué nos enseña puntualmente la Batalla de Ayacucho?

1. A los patriotas: Que la “Patria es la América”, como señalaba el Libertador Simón Bolívar. Sin unidad no habrá salida para ninguno de nuestros países. “O nos unimos o nos hundimos”, ha dicho en varias oportunidades el Presidente venezolano Hugo Chávez. Hoy como ayer, no hay espacios para “patrias chicas”, ni para repúblicas invertebradas. El patriotismo en la actualidad se debe entender a la luz de Ayacucho, como patriotismo latinoamericano caribeño.

2. A los revolucionarios: Sólo en la unidad de las fuerzas sociales progresista está la clave de la victoria. El frente popular de aquella época estaba constituido en el Ejército Libertador, y éste representaba los intereses de las grandes mayorías del pueblo. Hoy, el frente popular se presenta en los movimientos políticos y sociales que se oponen al neoliberalismo, en todos los sectores y las clases perjudicadas por el modelo de entrega y opresión que sólo tendrán perspectiva de progreso en el marco de países soberanos, con justicia social y democracia participativa. Es por eso que las fuerzas revolucionarias actuales deberán bregar por un amplio frente nacional, patriótico y democrático que acumule las fuerzas necesarias para enfrentar con éxito a las poderosas fuerzas de los sectores antipopulares y antinacionales.

3. A los jóvenes: Que en ellos está la responsabilidad de las futuras victorias. El Estado Mayor del Ejército Unido de Ayacucho estaba constituido mayoritariamente por jóvenes. Sucre tenía 29 años, Córdoba 25 años, Miller 29 años, Silva 32 años, Suárez, 34. En la juventud actual, sin compromisos con las viejas clases dirigentes, de cara a un futuro de paz y dignidad, está la reserva fundamental del proyecto libertador.

4. A las mujeres: Que allí hay un caudal inmenso de energía, inteligencia y voluntad revolucionaria. El infatigable mensaje de valor y heroísmo de Manuela Sáenz, quien en Ayacucho ganó su grado de Coronela por haber peleado de igual a igual contra el opresor, marca a las claras el rol insoslayable que tendrá que cumplir la mujer en el proceso de liberación.

5. A los pueblos: Que siempre en la unidad y únicamente en la unidad se podrá derrotar a cualquier enemigo, por poderoso que sea, que pretenda sojuzgarlo. Ayacucho nos enseña que los mismos indios, criollos, negros, mulatos, hombres y mujeres, en igualdad de condiciones y con la firmeza en la decisión de ser libres, que derrotaron al más poderoso imperio de su época, podrán hoy hacer lo mismo con el imperialismo que nos somete. “Luego de Dios, no hay nada en el mundo que tenga más fuerza que un pueblo unido”, reza una pintada popular en las calles de Caracas.

XI

“Ayacucho es, pues, más que una gloria de estos pueblos, más que un servicio hecho al progreso, más que un hecho resultante de otros hechos, más que un derecho conquistado, más que una promesa hecha a la historia y a los contemporáneos de que los vencedores en el campo de batalla eran la civilización contra el quietismo, la justicia contra la fuerza, la libertad contra la tiranía, la república contra la monarquía; Ayacucho es un compromiso contraído por toda la América que dejó de ser española en aquel día”, decía el patriota puertorriqueño Eugenio de Hostos en 1870. Y creemos que ese compromiso asumido en Ayacucho merece hacerse realidad.

XII

Con mucho esfuerzo, pero con mucho entusiasmo también, comienza a configurarse en América Latina y el Caribe el Congreso Bolivariano de los Pueblos. Este espacio, que nuclea a las fuerzas políticas y sociales de Nuestra América pretende convertirse en un centro de unidad y coordinación. Ideología, programa y organización son los pilares de esta organización. Bolivarianismo, ALBA y movilización popular como elementos indispensables para avanzar en la insoslayable tarea de contribuir a la Confederación de Repúblicas Latinoamericanas Cariebeñas.

——————————-

* Director de Cuadernos para la Emancipación.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario