Ago 11 2015
1136 lecturas

Despacito por las piedras

TORPE

De entrada nom√°s, Luis Almagro, ex canciller uruguayo, trastabill√≥ dos veces en sus primero d√≠as en la Secretari√≠a General de la OEA. Y le pegaron desde Santo Domingo y desde Caracas. Primero, aviv√≥ la crisis migratoria entre dominicanos y haitianos, en juna entrevista con CNN en espa√Īol, en la que dijo que como ambos pa√≠ses est√°n en una isla, la Espa√Īola, ¬ęno hay dos pa√≠ses cuando hay una isla hay un solo pa√≠s, aunque sea una isla grande como Asutralia. Esta es una isla peque√Īa con dos pa√≠ses, con realidades sociales muy diferentes, con realidades econ√≥micas y con realidades pol√≠ticas muy diferentes¬Ľ.

El canciller dominicano Andr√©s Navarro subray√≥ que esta afirmaci√≥n del uruguayo¬Ľno solamente es una expresi√≥n de ignorancia total de la geograf√≠a pol√≠tica mundial¬Ľ, sino ¬ęun acto de imprudencia extrema en su condici√≥n de ejecutivo de un organismo hemisf√©rico como la OEA¬Ľ. Si ¬ęno cambia su actitud y retira su cuestionamiento a la existencia de dos pa√≠ses en nuestra isla¬Ľ, la Rep√ļblica Dominicana ¬ęno tiene nada que dialogar con el Secretario General¬Ľ de la OEA.

Luego recibi√≥ munici√≥n gruesa del presidente venezolano, Nicol√°s Maduro, quien le inst√≥ a definir si est√° ‚Äúcon el pueblo o con el imperio‚ÄĚ, mientras el excanciller El√≠as Jaua, lo calific√≥ de ‚Äútraidor‚ÄĚ.¬† La molestia de Caracas surgi√≥ por la disposici√≥n de Almagro a reunirse con el dirigente opositor venezolano Henrique Capriles quien le solicit√≥ que la OEA oficie como observadora en las pr√≥ximas elecciones parlamentarias en Venezuela.

Almagro ‚Äúcomprometi√≥ su conciencia, su alma, su historia pol√≠tica, para lograr postulaci√≥n y el aval del gobierno de Estados Unidos, para asumir el cargo de secretario general, y hoy est√° pagando la factura recibiendo a uno de los principales promotores de la violencia y desestabilizaci√≥n en Venezuela como es el se√Īor Capriles‚ÄĚ, dijo Jaua, quien record√≥ que el sucesor del Jos√© Luis Guat√≥n Insulza en la OEA ‚Äúmaniobr√≥ contra la propia voluntad de Pepe Mujica, para impedir el ingreso de Venezuela al Mercosur cuando Paraguay fue suspendido‚ÄĚ.

Durante la cumbre del Mercosur que tom√≥ esas dos medidas, en 2012, Almagro manifest√≥ en la reuni√≥n de cancilleres su oposici√≥n a que se concretara el ingreso de Venezuela sin que √©ste tuviera la aprobaci√≥n del Parlamento de Paraguay. Pero, tras una reuni√≥n del ex presidente Mujica con su par brasile√Īa, Dilma Rousseff, el gobierno uruguayo cambi√≥ su postura y habilit√≥ el ingreso.

Venezuela fue de los √ļltimos pa√≠ses en apoyar a Almagro a la Secretar√≠a General de la OEA, y lo hizo, seg√ļn revel√≥ Jaua, porque la postulaci√≥n del uruguayo fue impulsada por Estados Unidos, ‚Äúa la espera de que Venezuela rechazara su candidatura y, de esta forma, lograr una divisi√≥n en la Unasur [Uni√≥n de Naciones Suramericanas]‚ÄĚ.

Venezuela sopes√≥ la importancia de los dos organismos, si la OEA que no tiene ning√ļn peso pol√≠tico en la Am√©rica hoy o fortalecer la uni√≥n sudamericana. Jos√© Mujica, por su parte, no quiso hacer declaraciones.

Su cholulismo le propici√≥ dos ca√≠das sucesivas. En el caso de Venezuela, Luis Almagro ense√Ī√≥ las cartas antes de tiempo, puesto que se estimaba que entrar√≠a en conflicto con el gobierno venezolano m√°s cerca del d√≠a de las votaciones y que har√≠a un intento previo por involucrar a la OEA en las elecciones. Se precipit√≥, tom√≥ partido y ahora perdi√≥ la oportunidad de actuar como mediador. Torpe.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario