Jun 23 2009
424 lecturas

Película de la semana

Un “gran proyecto” contra la pequeña gente

NG

"Veinte años atrás –es el texto de Arcoiristv que sirve de introducción al documental– el Valle de Alto del Carmen aún no se beneficiaba del progreso económico de Chile, por lo que cualquier promesa de trabajo y progreso, creaba grandes expectativas.

"Fue por ello que cuando la Empresa Nevada (hoy conocida como Barrick) llegó a posicionarse con un proyecto minero en la cabecera de esta zona de valles, trajo muchas promesas e ilusiones".

Luego vino el después. El proyecto contemplaba –y de hecho significa– la destrucción por "traslado" o por asfixia de tres glaciares de la Cordillera; esto signifcaba y significa cegar las fuentes de agua, única posibilidad de mantener los parámetros de un desarrollo probadamente sustentable en la zona.

Hablamos del proyecto Pascua Lama: extracción de oro, plata, cobre y otros minerales a 5.000 metros de altura en el borde fronterizo argentino-chileno, que se hace posible en una explotación a tajo abierto: toneladas de dinamita, polvo, cianuro y muerte de la flora y fauna de los declives cordilleranos –lo que ya sucede en la Argentina.

Los gobiernos son como bestias curiosas de otra época; los pueblos no los terminan de entender y, por cierto, ellos son incapaces de escuchar a sus mandantes. Tanto en Chile como en Argentina la voz ciudadana es clara y masiva: "no a Pascua Lama". Sin embargo la minera Barrick no ha detenido ni por una hora real los trabajos tendientes a establecer la infraestructura del criminal emprendimiento.

Hay daños –por ahora menores, pero ya irreversibles– en dos glaciares que alimentan el curso del río que posibilita el vergel valle abajo; hacia el este de las altas cumbres el panorama es desolador y las movilizaciones contra la actividad minera, y la defensa de la tierra y su fauna, no conocen descanso.

Presiones, promesas, sobornos, mentiras y –sobre todo– lo que los vecinos concientes llaman inacción (algunos usan la palabra complicidad) de las autoridades chilenas tienden un manto de silencio que pretende convertir en patética la más firme defensa del ambiente natural.

Una batalla similar, aunque con especificidades propias, que la une al pueblo mapuche y, en los últimos años, a los ciudadanos del Aysen, en el sur del país, amenazados por la acción de madereras y obras públicas, los primeros, y la construcción de monstruosas represas para generar energía eléctrica, los segundos.

En otras regiones del Norte Grande se presenta la misma desigual lucha de los que viven y obtienen su sustento en esas áreas contra las necesidades de "progreso" que esgrime el gobierno y la empresa privada, por lo general de origen extranjero; Chile va camino a la segunda brutal destrucción de parajes que antaño alimentaron, visteron y permitieron buena calidad de vida a sus pobladores.

Ninguna empresa minera a lo largo de la historia de la humanidad resulta inocente de las consecuencias de su accionar.

Un ambientalista estadounidense, Derreck Jensen, se pregunta frente al desastre industrial qué es mejor: mirar el curso, manso o no de un río, o dinamitar una represa. Marx tiene razón: habrá que colgarlos con la última soga que vendan. Y no les importará siempre que se les pague al contado.

La película es producto del trabajo colectivo de Coyote Films. Tiene una duración de 29.19 minutos.
La presentamos por cortesía del Festival de Cine de La Victoria, medio audiovisual ciudadano (Señal 3 La Victoria), en Santiago de Chile.
www.canal3lavictoria.cl

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario