Abr 8 2017
1187 lecturas

Ciencia y TecnologíaCultura

Una sugestiva leyenda llamada la Atlántida

En el mundo de hoy, donde ciencia y lucro desmedido entremezclan constantemente sus intereses y afanes, preocuparse por las causas y consecuencias de posibles tragedias como la acontecida en la Atlántida, nunca sobra.

Desde hace más de dos milenios, cuando el filósofo griego Platón, discípulo de Sócrates, relatara en sus famosos Diálogos de Timeo y Critias (siglo IV A.C.), la leyenda egipcia sobre la enigmática Atlántida y la catástrofe que la destruyó, la humanidad se ha visto cautivada por esclarecer si ésta es otra ficción más, difundida desde la Antigüedad o si de veras existió, donde estuvo posiblemente emplazada y qué fenómenos naturales explicarían su desaparición tan abrupta. Alrededor de la Atlántida se han tejido un número considerable de mitos y se han encontrado referencias históricas de tragedias similares, en las tradiciones de los más diversos y distantes pueblos de la Tierra.Resultado de imagen para atlántida

Aunque algunos pocos aseguran que la Atlántida pertenece solo a la mitología y que la narración de Platón está basada en la súbita crecida del mar Negro sobre el Mediterráneo; son muchos más los que creen firmemente en la existencia de tan fascinante civilización, ubicándola unos, en la Antártida, en el sureste de Asia o en el mar Egeo; mientras otros la creen desaparecer en las fuertes corrientes del Triángulo de las Bermudas o como consecuencia del impacto de un monumental asteroide con nuestro planeta. Hay algunos, como el geógrafo británico Jim Allen, que después de más de diez años de investigación, ubican a la Atlántida en Sudamérica, en pleno altiplano andino, específicamente en el Salar de Uyuni, en Bolivia.

Sin embargo, la versión que ha ido cobrando mayor fuerza en tiempos recientes sobre la legendaria Atlántida, su probable emplazamiento en una isla volcánica del mar Egeo y los cataclismos que la hicieron sucumbir, es la que comienza a construirse con los descubrimientos geológicos de Avraam S. Norov a fines del siglo XIX, el sismólogo Angelos Galanopoulos en 1965,  y principalmente del arqueólogo inglés Arthur Evans, que a principios del siglo XX, excavando en la isla de Creta, descubre una cultura admirable y totalmente desconocida para toda la humanidad: la antigua civilización Egea o Minoica, que llegó a constituir en su tiempo un poderoso y floreciente Estado marítimo, con leyes, lenguaje escrito, dinero metálico, conocedora de la agricultura y la alfarería y con un elevado nivel cultural de sus habitantes.

Resultado de imagen para atlántidaEn el libro “La Atlántida: ¿una fantasía o una realidad?” de Rezanov I. A. (Editorial Mir, Moscú, 1975), esta versión alcanza una consumada exposición, en el que sin menoscabarse en lo absoluto el rigor científico necesario, el autor va valiéndose de los resultados de los últimos descubrimientos arqueológicos y de los análisis de los materiales geológicos, geofísicos  y submarinos allí encontrados, para explicar y situar de manera casi inobjetable a esta majestuosa ciudad micenocretense, en una gran isla de carácter volcánico del Mediterráneo Oriental, que formara parte de la potencia Minoica y que se hundió en el fondo del océano en el II milenio a.n.e., luego de ser devastada por una catástrofe geológica sin precedentes, en la que en conjunción excepcional y terrible intervinieron la fuerza de terremotos, poderosos tsunamis, la erupción del volcán Santorín con el impresionante derrumbamiento de su caldera y el acompañamiento de abundantes e interminables lluvias de cenizas, gases y polvo volcánico.

Rezanov logra desde las primeras páginas de su libro y a través de un lenguaje tanto ameno como accesible, atrapar al lector con una seductora teoría sobre la Atlántida y el papel determinante que le cabe a la ciencia geológica, en el desentrañamiento y revelación de los secretos y misterios que rodean, desde hace más de 2,500 años, el origen, ubicación y las causas verdaderas de la desaparición irremisible de tan legendario reino. Descarta, con argumentos bien fundamentados en geología y oceanología principalmente, a los estudiosos que sitúan a esta civilización en la parte septentrional del Océano Atlántico, para ubicarla por el contrario, en una zona del mar Mediterráneo caracterizada aún hoy, por una gran actividad y desarrollo de los procesos geológicos y que se encuentra localizada entre Grecia, Turquía y la isla de Creta. Para hacer más verosímil su interesante y singular teoría, Rezanov, después de identificar y describir a los principales cráteres que existen en la Tierra y que fueron causados por el impacto de grandes meteoros, hace lo mismo con los más grandes terremotos y erupciones volcánicas que ha sufrido nuestro planeta.

Resultado de imagen para atlántidaSobre la erupción a fines de agosto de 1883 del volcán Krakatoa en Indonesia, cuya explosión se estima generó una energía equivalente entre 10,000 a 20,000 bombas atómicas, narra lo siguiente: “Se dice que la onda en el mar originada por la explosión del Krakatoa fue tan fuerte que recorrió todo nuestro planeta y el tsunami llegó hasta las costas de Francia y el istmo de Panamá. La atmósfera sufrió cambios violentos. Cerca del Krakatoa se desenfrenaron fuertes huracanes. La onda aérea provocada por la erupción del Krakatoa dio tres vueltas al globo terráqueo, lo cual fue demostrado por las observaciones barométricas. En toda la historia de la humanidad no se ha hecho mención alguna sobre una erupción que hubiera sido acompañada de fenómenos acústicos de igual fuerza. Todavía a fines de noviembre de 1883 asombraron a toda Europa unos fenómenos extraños ocurridos durante la puesta del sol”. Las partes finales del libro son destinadas por el geólogo ruso, a relatar los importantes y decisivos descubrimientos realizados por Arthur Evans; el floreciente y avanzado Estado de Creta antes de la catástrofe; el alto nivel de desarrollo alcanzado por los habitantes de la Atlántida; el desenvolvimiento del impresionante cataclismo y el impacto colosal que tuvo para el Antiguo Egipto, la destrucción y hundimiento de esta mítica ciudad.

No hay duda que la Atlántida de haber existido y sucumbido por los fenómenos naturales que en su libro reconoce y describe Rezanov, hace que consideremos que la sola probabilidad de que tal acontecimiento hubiese sido posible, nos incite con urgencia a ocuparnos de la necesidad de identificar las previsiones que la humanidad ha de asegurarse, ante las consecuencias incalculables que un cataclismo de tal envergadura podría causar. Esto cobra mayor importancia en la actualidad, debido a que el mundo en que vivimos está profundamente marcado por el cambio climático antropogénico, la quimera de soluciones a través de la geoingeniería, el siniestro proyecto militar estadounidense conocido como HAARP o el disparate “científico” que representa el llamado Gran Colisionador de Hadrones. En el mundo de hoy, donde ciencia y lucro desmedido entremezclan constantemente sus intereses y afanes, preocuparse por las causas y consecuencias de posibles tragedias como la acontecida en la Atlántida, nunca sobra.

*Ingeniero Agrónomo y ecologista panameño. Publicado por connuestramerica.blogspot

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Maritza Cruz
    9 abril 2017 19:59

    Gracias por divulgar tan excelente e interesante artículo. Soy fiel lectora del autor, pues sus escritos son instructivos.