Jul 7 2008
311 lecturas

Política

Unión Europea: pleno respaldo al plan de inmigración

Una hora antes del tradicional "five o’clock tea" –hora en América del Sur– la muy británica agencia de noticias Reuters emitió un cable desde Cannes, Francia; en él el periodista David Brunnstrom informaba: "Los ministros del Interior de la Unión Europea respaldaron el lunes una propuesta francesa para crear una política común que detenga la inmigración ilegal, pese a las acusaciones externas de xenofobia". Texto completo de la información.

El Gobierno español se mostró satisfecho con los cambios introducidos a las propuestas francesas, tras haber expresado previamente su preocupación por la intención de prohibir las legalizaciones masivas de inmigrantes ilegales.

"Estoy satisfecho con los cambios, es muy importante que tengamos una política de inmigración común", dijo el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, a los periodistas antes de reunirse con sus 26 colegas de la UE en Cannes para abordar los planes franceses para armonizar la política de la UE.

Francia ha hecho de la armonización de la política de inmigración del bloque una de las prioridades de su presidencia, que comenzó este mes.

Su ministro del Inmigración, Brice Hortefeux, dijo en rueda de prensa que el pacto tuvo el respaldo unánime de los ministros y se prevé que se adopte en octubre tras cambios menores en el borrador. Con el plan, los veintisiete países prometerían reforzar la lucha contra la inmigración ilegal y expulsar a más inmigrantes ilegales, y confirmar los compromisos con una política de asilo común para 2010.

Hortefeux lo denominó "una tarde histórica" y dijo que el pacto ofrecería "una política de inmigración coherente, equilibrada y justa".

"Europa no será una fortaleza, ni será un coladero que deje pasar todo (…) podrá organizar su inmigración legal y detener la ilegal", manifestó.

España había insistido en que cualquier pacto no debía considerar contraria a la ley la regularización masiva de 700.000 inmigrantes ilegales que llevó a cabo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2005.

Tras una visita de Hortefeux a Madrid la semana pasada, el plan francés prescindió de un llamamiento a los países a evitar regularizaciones masivas pero dijo que la regularización debería realizarse "caso por caso". España estaba preocupada por la airada reacción de los países sudamericanos, cuyos líderes han criticado las nuevas normas de la UE que permitirán a las autoridades detener a los inmigrantes ilegales hasta 18 meses y prohibirles entrar de nuevo en el país durante cinco años.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo que la ley recordaba "tiempos de xenofobia" y el presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo que Europa había "legalizado la barbarie". El líder caribeño ha amenazado con dejar de vender petróleo a los países europeos si aplican la nueva ley y cancelar la inversión en Venezuela de países europeos.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario