Jul 11 2012
1276 lecturas

Sociedad

Uruguay / El presidente m谩s pobre

Vive en su chacra de las afueras de Montevideo, en Rinc贸n del Cerro, tal como hab铆a prometido. Con su esposa, la senadora Luc铆a Topolansky, la inseparable perra Manuela 鈥攏ada de raza, nada de abolengo canino鈥, sus cultivos y mucho verde. Eligi贸 para quedarse el lugar en el mundo que encontr贸 hace a帽os y le atrap贸.| DINO CAPPELLI.*

 

Desde all铆 dona a fondos de ayuda social un 90% de su salario, establecido en unos 12.500 d贸lares americanos. Cada mes, ‘Pepe’ Mujica recibe 250.000 pesos por su tarea como Presidente del Uruguay y Comandante en Jefe, pero de all铆 s贸lo rescata para su manutenci贸n mensual unos 20.000 pesos. El resto se distribuye desde el Fondo Ra煤l Sendic, que administra su fuerza pol铆tica, el Movimiento de Participaci贸n Popular, que ayuda a emprendimientos productivos hasta simples colaboraciones, y ONG que colaboran con viviendas.

 

Dice a los cuatro vientos 芦Con ese dinero me alcanza, y me tiene que alcanzar porque hay otros uruguayos que viven con mucho menos禄.

 

Es el mismo que propone donar las jubilaciones presidenciales 鈥攅sas astron贸micas cifras que permanecen cobrando los ex presidentes constitucionales del pa铆s鈥 y 茅l mismo que utiliza un simple Chevrolet Corsa como veh铆culo de transporte oficial. A muchos a帽os de la moto Vespa que utiliz贸 para llegar al Parlamento a la salida de la dictadura, ya ungido como diputado, Mujica ha mantenido su perfil. M谩s acicalado que en 茅pocas de proselitismo pol铆tico, igualmente el protocolo es algo bien alejado de sus intenciones habituales.

 

El 煤ltimo ejemplo lo ubic贸 en la ferreter铆a del barrio Paso de la Arena, hacia donde fue para adquirir una tapa para inodoro. Compr贸 lo que iba a comprar, y acto seguido acept贸 una invitaci贸n informal de los j贸venes de la zona, nucleados en el humilde club de f煤tbol Hurac谩n. Sin seguridad, sin eufemismos, Mujica brind贸 una sencilla charla de aliento a los futbolistas que participan en el torneo de la Segunda Divisi贸n Profesional… aferrado a la tapa del inodoro reci茅n adquirida.

 

De repente, otro d铆a, un Volkswagen Fusca, celeste, muy bien conservado, lleg贸 a estacionarse frente al gimnasio del club. De alpargatas, con equipo deportivo, el presidente dedic贸 varios minutos a los j贸venes deportistas, y prometi贸 mayor atenci贸n a la instituci贸n adem谩s de convenir en 芦comer un asadito si el club asciende a Primera禄. Se sac贸 fotos, acept贸 fotos, concedi贸 abrazos y se fue con el aplauso de todos, abrazado a su perra Manuela que a estas alturas del mandato ya entiende de absolutamente todos los temas.

 

De regreso a su chacra 鈥攅sa finca que a lo lejos es custodiada por ef铆meras fuerzas policiales aceptadas a rega帽adientes por el mandatario uruguayo鈥 Mujica contin煤a con su d铆a. Revisa la tierra, mientras declara su auto VW Fusca como 煤nico patrimonio, valorado en 1.945 d贸lares.

 

De acuerdo a la 煤ltima declaraci贸n jurada que present贸 a la Junta de Transparencia y 脡tica P煤blica, Mujica s贸lo es due帽o de este coche, mientras la chacra figura a nombre de la primera dama y senadora Topolansky, la cual tambi茅n dona parte de su salario.

 

Sin cuentas bancarias, sin deudas, el hombre dice dormir tranquilo, y asegura que espera culminar su mandato para descansar, m谩s tranquilo a煤n, en su chacra de Rinc贸n del Cerro.
鈥斺
* Periodista.
Art铆culo publicado hace algunas semanas en el diario espa帽ol El Mundo (www.elmundo.es).

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario