Jun 30 2009
646 lecturas

Película de la semana

Uruguay – La victoria por el agua

RW

No es todavía una frase común, pero se acerca al cliché: las próximas guerras serán por agua. Antes, empero, habrá de concluir con la privatización del agua, maniobra en plan marcha –y a toda vela– en este vasto y ajeno mundo que –algunos creen– nos pertenece. En Uruguay dijeron no.

Existe, el 22 de marzo, el declarado Día mundial del agua. No sigue por ahora el camino de otros: el de la madre, la secretaria, el amigo, navidad y etcéteras porque no es necesario emputecerlo comercialmente, emputecen en acceso al agua.

No es La victoria por el agua de modo estricto una película documental; es una reseña, un relato de las batallas de la ciudadanía del Uruguay por defender lo que si naturalmente es de todos –el recurso, vital, más abundante del planeta luego del aire– es también el objetivo de una solapada y brutal maniobra de apropiación.

No hay en la actualidad ningún país sobre la Tierra que no otee con estratégica desesperanza el futuro de sus fuentes y reservas de agua. Por su parte las empresas "proveedoras", "distribuidoras" y "limpiadoras" de aguas han decidido que es demasiado valiosa para que esas fuentes y reservas sean propiedad pública efectiva. Junto con aquellas, y no puede ser menos, las mineras, las embotelladoras de "refrescos", en fin, y las forestales y otras simplemente agrarias reclaman su parte del botín.

Las aguas son apropiadas para rendir ganancias, envenenadas por la minería, malgastadas por especies forestales exóticas, vueltas a envenenar por Coca-cola y similares.

La Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida del Uruguay logró nuclear hace unos años a organizaciones sociales, académicos, gente de la cultura, personalidades varias impulsando una fuerte campaña para hacer del agua parte de la constitución política del país como un derecho humano fundamental.

En octubre de 2004 el 64,6% de la ciudadanía uruguaya lo consiguió. Al menos en teoría desde entonces la gestión de los recursos hídricos debe ser pública y estar basada en criterios de participación social y sustentabilidad. Una de las primeras sociedades del mundo en conseguirlo. La Comisión inició su lucha oficialmente en 2002 como respuesta a la firma de la Carta de Intención entre el gobierno uruguayo y el Fondo Monetario Internacional en la que se comprometía la extensión de la privatización de los servicios de agua potable y saneamiento a todo el país.

Vale a pena ver –y oír– lo que dicen, por ejemplo, Eduardo Galeano, dirigentes sociales, personas del "estado llano" al respecto. Dura 21 minutos y 40 segundos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario