Oct 2 2014
875 lecturas

OpiniónPolítica

Uruguay: Rumbo posneoliberal vs. restauracionismo

Suscita menos atenci√≥n que Brasil, pero Uruguay se encuentra igualmente en pleno proceso eleccionario, y all√≠ tambi√©n la regi√≥n ‚Äďy los pa√≠ses del Cono Sur en particular‚Äď se juega cosas importantes.

A pesar de ser ocho los candidatos que pelear√°n por la presidencia el 26 de octubre pr√≥ximo, la tensi√≥n se concentra entre el oficialista Frente Amplio (FA) ‚Äďbuscando su tercer mandato consecutivo‚Äď y el Partido Nacional (PN). Al analizar las candidaturas, surgen elementos interesantes que muestran un sistema pol√≠tico transformado fuertemente en la √ļltima d√©cada pero, en ciertos aspectos, con poca propensi√≥n a los cambios.

Encabezando todas las encuestas, aparece el candidato frenteamplista Tabaré Vázquez, quien venció en las internas a Constanza Moreira, representante de una tendencia más claramente de izquierda. Pese a las expectativas de renovación que había generado inicialmente Moreira, lo cierto es que el médico logró imponerse finalmente con un contundente respaldo de sus correligionarios: la seguridad de lo conocido, aun a pesar de las indefiniciones y la excesiva mesura de Vázquez, terminó primando.

Por su parte, el Partido Nacional ‚Äďlos ‚Äúblancos‚ÄĚ, en la jerga local‚Äď candidatean a Luis Lacalle Pou, hijo del hom√≥nimo expresidente que gobern√≥ del ‚Äô90 al ‚Äô95, en base a un programa abiertamente neoliberal.

Lacalle Pou hijo se vende como ‚Äúlo nuevo‚ÄĚ, apelando a las virtudes de la ‚Äúgesti√≥n eficiente‚ÄĚ, pragm√°tica y desideologizada. Es un claro exponente de la nueva derecha regional: discursos notoriamente antipol√≠ticos, donde las tensiones aparecen diluidas y se insiste con un vacuo llamado al di√°logo y al consenso. ‚ÄúNo hablemos m√°s de giros ideol√≥gicos. La nueva ideolog√≠a es la gesti√≥n‚ÄĚ, declar√≥ hace poco.

La otra fuerza tradicional, el Partido Colorado (PC), se encolumn√≥ detr√°s de Pedro Bordaberry, hijo de Juan Mar√≠a Bordaberry, quien presidi√≥ el golpe de Estado de 1973. En un relegado tercer lugar, las encuestas confirman la decadencia del PC desde el ciclo iniciado en 2004. Por otra parte, adem√°s de evidenciar la fuerza de los apellidos ‚Äďque a su vez denota una pr√°ctica pol√≠tica reservada a ciertas castas‚Äď la postulaci√≥n del hijo del ex dictador habla de la fuerte tolerancia de los uruguayos respecto de personajes vinculados directamente con sus a√Īos de plomo.
uru lacalle pou
En relaci√≥n con las propuestas, V√°zquez prometi√≥ profundizar el rumbo iniciado por su gobierno en 2004 ‚Äďy ratificado luego con el triunfo de Jos√© Mujica en 2009‚Äď, esto es: fuerte atenci√≥n estatal a los sectores m√°s postergados, crecimiento econ√≥mico con inclusi√≥n por la v√≠a del empleo, aumento de los presupuestos de salud y educaci√≥n; en suma: promete continuar por la v√≠a del desarme de las tramas neoliberales, reparando sus graves consecuencias. Por su parte, y con pocas diferencias internas, tanto el candidato blanco como el colorado centraron sus campa√Īas en el problema de la inseguridad, principalmente en torno de una iniciativa que busca bajar la edad de imputabilidad de aquellos que cometen delitos y que ser√° sometida a votaci√≥n, junto con las elecciones presidenciales.

La cuesti√≥n regional tambi√©n se col√≥ en la campa√Īa. A diferencia de sus m√°s pr√≥ximos contrincantes, V√°zquez defendi√≥ la adhesi√≥n de Uruguay al Mercosur, aunque plante√≥ tambi√©n la necesidad de rectificar el rumbo del bloque. Por el contrario, Lacalle Pou y Bordaberry han manifestado p√ļblicamente su intenci√≥n de buscar nuevos rumbos internacionales, ya sea en la Alianza del Pac√≠fico o en v√≠nculos bilaterales con los pa√≠ses centrales, aduciendo ‚Äďno sin cierta justeza‚Äď los obst√°culos que ha significado la l√≥gica del Mercosur para la econom√≠a uruguaya.

As√≠ las cosas, en un escenario que presenta de fondo similitudes con el resto de las contiendas regionales, la elecci√≥n uruguaya se tensiona entre una ‚Äúconsolidaci√≥n con profundizaci√≥n‚ÄĚ del rumbo posneoliberal abierto hace una d√©cada, que ha provocado, entre otras cosas, una reducci√≥n de la pobreza del 40 por ciento a menos del 10 por ciento, o el triunfo de un bloque restauracionista que, renovado en lo discursivo, anhela sin embargo la vuelta de los a√Īos neoliberales.

* Periodista de Nodal/ Investigador del C. C. de la Cooperación.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario