Mar 28 2006
675 lecturas

Pol铆tica

USA/CH脕VEZ: GANAR SIN NECESIDAD DE PELEAR

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Otro triunfo m谩s para las relaciones p煤blicas de Venezuela: Vila Isabel, el club de samba patrocinado principalmente por el gobierno de Venezuela, gan贸 la competencia del desfile del Carnaval de R铆o de Janeiro. Un carro aleg贸rico con una gigante representaci贸n de Sim贸n Bol铆var, combinado con miles de participantes ricamente adornados que desfilaban por la avenida entonaron el tema triunfador: La Unidad Latinoamericana.

Hace apenas un mes que la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, hizo un llamado por 鈥渦n frente unido鈥 en contra de Venezuela 鈥損ara continuar con la pol铆tica de largo plazo que pretende aislar a ese pa铆s鈥. Pero Washington ha crecido mientras que Estados Unidos s贸lo ha tenido 茅xito en aislarse m谩s que en cualquier otro momento en, por lo menos, medio siglo.

Valdr铆a la pena preguntarse por qu茅.

En primer lugar Venezuela es una democracia, a pesar de los mejores esfuerzos del equipo de Bush para usar las cercanas relaciones del presidente Hugo Ch谩vez con su hom贸logo de Cuba, Fidel Castro, como evidencia de lo contrario. Sus procesos electorales son transparentes y han sido certificados por observadores de la organizaci贸n de Estados americanos, el Centro Carter y por la Uni贸n Europea. Prevalece la libertad de expresi贸n, de prensa y de asociaci贸n, al menos en comparaci贸n con el resto del hemisferio.

De hecho, la mayor铆a de los medios de difusi贸n sigue controlada por la oposici贸n que ataca sin cesar al gobierno en canales importantes de televisi贸n. Se trata de la prensa de oposici贸n m谩s virulenta y partidaria del hemisferio, la cual no ha sido censurada bajo el r茅gimen de Ch谩vez.

Como el resto de Am茅rica Latina (隆!), Venezuela tiene problemas de gobernabilidad: un Estado d茅bil, un Estado de derecho limitado, corrupci贸n e incompetencia por parte del gobierno.

Sin embargo ninguna organizaci贸n de prestigio en derechos humanos, ha afirmado que la Venezuela de Ch谩vez sufre un deterioro en las libertades civiles, los derechos humanos o la democracia, como ha sucedido con gobiernos anteriores. Ni el pa铆s puede ser comparado desfavorablemente con sus socios de la regi贸n, bajo estos criterios.

En Per煤, por ejemplo, el gobierno ha cerrado emisoras de televisi贸n de la oposici贸n y en Colombia, organizadores sindicales son asesinados de manera impune.

Desde el punto de vista latinoamericano, los venezolanos deben tener derecho a escoger a su presidente, aunque se trate de uno que en ocasiones critique o insulte al de Estados Unidos, sin interferencia de este pa铆s. Porque el enojo de Ch谩vez contra Washington, visto desde la perspectiva latinoamericana, parece justificado.

Documentos del gobierno de Estados Unidos desclasificados bajo la Ley de Libertad de Informaci贸n, indican que W谩shington no s贸lo aprob贸, sino que estuvo involucrado en el golpe militar que derroc贸 temporalmente al gobierno de Venezuela en abril del 2002.

Aqu铆 en W谩shington hay una actitud tipo 鈥淢onty Python鈥 con relaci贸n al golpe: 鈥淣o discutamos sobre qui茅n mat贸 a qui茅n鈥. Pero en Am茅rica Latina, un golpe militar contra gobiernos elegidos democr谩ticamente sigue siendo considerado un grave crimen. Para colmo W谩shington sigui贸 financiando esfuerzos para derribar a Ch谩vez y a煤n cuando fracas贸 miserablemente, insiste en presentarlo como una amenaza a la democracia en la regi贸n.

Con el precio del petr贸leo a casi 60 d贸lares por barril, Venezuela ha utilizado esos ingresos extraordinarios para ganar amigos en el Hemisferio, proporcionando a las naciones caribe帽as financiamiento barato para adquirir el hidrocarburo. Y cuando Argentina necesit贸 cr茅ditos para poder decirle adi贸s al Fondo Monetario Internacional (FMI), le facilit贸 2.4 mil millones de d贸lares.

Adem谩s, Venezuela compr贸 bonos de Ecuador con valor de 300 millones de d贸lares. Hist贸ricamente W谩shington ha tenido enorme influencia sobre la pol铆tica econ贸mica de Am茅rica Latina a trav茅s del control de importantes fuentes de cr茅dito que incluyen al FMI, al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo. El papel que est谩 jugando Venezuela como 鈥減restamista de 煤ltima instancia鈥 ha reducido dicha influencia.

La oposici贸n de Ch谩vez al consenso de W谩shington sobre pol铆tica econ贸mica encontr贸 o铆dos de simpat铆a en una regi贸n que desde 1980 padece el peor fracaso econ贸mico de largo plazo del siglo.

A lo largo de los 煤ltimos 25 a帽os, el ingreso por persona en Am茅rica Latina ha crecido un raqu铆tico 10 por ciento, seg煤n datos del FMI. Esta situaci贸n contrasta con el crecimiento de 82 por ciento en el ingreso per c谩pita de los latinoamericanos de 1960 a 1980, antes de que la mayor铆a de las reformas econ贸micas de Washington fuesen adoptadas. Y el gobierno de Venezuela ha mantenido su promesa de compartir la riqueza petrolera con los pobres.

La mayor铆a de la poblaci贸n ahora tiene acceso gratuito a cuidados de la salud, a alimentos subsidiados, y el gasto en educaci贸n ha crecido sustancialmente.

Y mientras Vila Isabel ganaba el Carnaval de R铆o, Connecticut se convirti贸 en el octavo estado de los Estados Unidos que participa en el programa mediante el cual Citgo Petroleum Corp. proporciona petr贸leo para calefacci贸n a precios de descuento para la gente pobre.

Citgo es propiedad del gobierno venezolano. En la competencia por ganarse los corazones y las mentes del hemisferio, es evidente que Venezuela est谩 ganando.

—————————————

* Director adjunto del Centro para la investigaci贸n econ贸mica y pol铆tica (Center for Economic and Policy Research), Washington, D.C.

En www.progresosemanal.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario