Sep 2 2020
137 lecturas

EconomíaSociedad

Vacunas, el negocio redondo de las multinacionales

‚ÄúEl financiamiento gubernamental es necesario porque los productos para la pandemia son inversiones de alt√≠simo riesgo; el financiamiento p√ļblico minimizar√≠a los riesgos para las compa√Ī√≠as farmac√©uticas y har√≠a que se metieran con todo‚ÄĚ. Estas declaraciones de Bill Gates en la prestigiosa revista m√©dica¬†New England Journal of Medicine, se completan con la indicaci√≥n de que los gobiernos deben otorgar facilidades para la producci√≥n de las vacunas y comprarlas para distribuirlas en la poblaci√≥n que las necesita.

Como vemos, todo un programa para garantizar las ganancias de la industria farmac√©utica multinacional en relaci√≥n con la producci√≥n de una vacuna para enfrentar la pandemia.La potencial vacuna de AstraZeneca está en la fase 3 de los ensayos clínicos, la última antes de recibir su aprobación de las autoridades reguladoras. EFE/Siphiwe Sibeko/Archivo

Subsidiar a las multinacionales en lugar de invertir en vacunas

El reclamo del multimillonario Gates fue escuchado menos de dos meses despu√©s. En abril pasado, el gobierno de los Estados Unidos anunci√≥ el programa Warp Speed, que dedica 10.000 millones de d√≥lares para financiar la investigaci√≥n y producci√≥n de vacunas anticoronavirus a trav√©s de asociaciones p√ļblico-privadas. Las principales multinacionales recibieron importantes subsidios; por ejemplo, la norteamericana Pfizer obtuvo 2.000 millones, y Sanofi GSK, la misma suma. Por su parte AstraZeneca, gracias a la uni√≥n con una firma estadounidense, obtuvo 1.200 millones de d√≥lares.

¬ŅQui√©n es AstraZeneca?

IMAGEN DE ARCHIVO: El logotipo de la compa√Ī√≠a farmac√©utica AstraZeneca se muestra en una pantalla en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) en Nueva York, EEUU. 8 de abril de 2019. REUTERS / Brendan McDermidLa semana pasada el presidente peronista Alberto Fern√°ndez anunci√≥ que se fabricar√≠a la vacuna en la Argentina y dio a conocer el acuerdo del Grupo Insud con AstraZeneca. Esta compa√Ī√≠a es la uni√≥n de una empresa farmac√©utica brit√°nica con otra sueca que, a su vez, se asociaron con la Universidad de Oxford para la producci√≥n de la vacuna. Sin haber entrado en la Fase III de prueba en poblaciones, la multinacional ya ha firmado acuerdos de producci√≥n en todo el mundo con sociedades mixtas p√ļblico-privadas, que le permitir√≠an una venta global a los gobiernos de 3.000 millones de dosis.

Por ejemplo, el contrato recientemente firmado con la Comisión Europea asegura la venta de 400 millones de dosis a Alemania, Francia, Italia y Holanda. Parte de esa política comercial de la multinacional es el acuerdo firmado con el Grupo Insud, del millonario argentino Hugo Sigman.

¬ŅQui√©n es Hugo Sigman?

Hugo Sigman, del Grupo Insud.¬†La revista¬†Forbes¬†le adjudica una fortuna de 2.000 millones de d√≥lares a este multimillonario que proclama su adhesi√≥n al peronismo kirchnerista. Su entusiasmo con el matrimonio Kirchner se justifica. En 2009, en pleno brote pand√©mico del virus H1N1, de origen porcino, conocido como ‚Äúgripe A‚ÄĚ, el mismo Sigman sell√≥ un acuerdo con el gobierno peronista de Cristina Kirchner y su ministro de Salud de entonces, Juan Manzur.

El Estado financi√≥ una planta industrial en Gar√≠n para que la sociedad entre la multinacional Novartis y el Grupo Insud produjeran la vacuna antigripal A. El Estado tambi√©n se comprometi√≥ a comprarle hasta la actualidad 10 millones de dosis por a√Īo de la vacuna, incluida desde entonces en el calendario oficial. El acuerdo establec√≠a que, pasados tres a√Īos, Sinergium Biotech, otra empresa de Insud, se quedar√≠a con la planta, la tecnolog√≠a y el mercado.

En el caso del negocio de la nueva vacuna Covid-19, se compartirá con el también multimillonario mexicano Carlos Slim, quien hizo el trato inicial con AstraZeneca y se supone que fondeará buena parte del desarrollo de la vacuna en la región. El laboratorio mexicano Liomont, en su momento especializado en la vacuna contra la gripe, es el encargado de completar el proceso de fraccionamiento y distribución del principio activo que procesará Sigman en la Argentina.

La anarquía y el despilfarro de recursos

Si bien se calcula que hay entre cincuenta y sesenta laboratorios en el mundo dedicados a la investigación de la vacuna para la Covid-19, solo son trece los que están en un estadio más avanzado. Una competencia feroz entre las multinacionales, y aun entre los gobiernos, se ha desatado. Quien logre elaborar una vacuna eficaz y obtenga la patente se asegura el monopolio de la producción y ganancias por varias décadas.

Las multinacionales y sus socios locales, que en el caso de Am√©rica latina son el multimillonario mexicano Slim y el argentino Sigman, practican el secreto comercial lentificando artificialmente todo el proceso. Aunque p√ļblicamente anuncien como muy pr√≥xima la disponibilidad de las vacunas, la realidad es que todas est√°n en etapas todav√≠a lejanas de una instancia de aprobaci√≥n y, obviamente, de la producci√≥n masiva.

En el caso de AstraZeneca, la cient√≠fica brit√°nica Sarah Gilbert, quien lidera un equipo de trescientos investigadores de la Universidad de Oxford que trabajan para la vacuna, declar√≥: ‚ÄúEl objetivo de fin de a√Īo para el lanzamiento de la vacuna es una posibilidad, pero no hay absolutamente ninguna certeza al respecto‚ÄĚ.

Debido a la disputa por el monopolio de la vacuna se produce una superposici√≥n de esfuerzos y despilfarro de recursos que han sido criticados a√ļn por personalidades tan opuestas al socialismo como el premio Nobel de Econom√≠a Joseph Stiglitz.

¡Cuán distinto sería el panorama si hubiera una investigación colaborativa entre las universidades e institutos de los distintos países, sobre todo los más desarrollados, que lleve a la producción estatal de una vacuna para el coronavirus! Los recursos del Estado deberían ir para esta producción y no, como ahora, para acumular ganancias de las multinacionales y sus socios locales.

Es as√≠ como el capitalismo frena el desarrollo, en este caso, de una vacuna que podr√≠a salvar tantas vidas. En el momento de escribir estas l√≠neas hay 22 millones de contagiados y 800.000 muertos por la Covid-19 y tenemos que preguntarnos ¬Ņhasta qu√© tenebrosa cantidad tendremos que esperar para disponer de una vacuna? Esa es la raz√≥n por la cual nuestro programa plantea la necesidad de abolir las patentes de los medicamentos en el camino de lograr la estatizaci√≥n de la industria farmac√©utica bajo control de los trabajadores.

* Médico y expresidente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (CICOP). Militante de Izquierda Socialista (Argentina)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A√Īadir comentario