Abr 3 2017
1519 lecturas

Opini贸nPol铆tica

Venezuela: cinco reflexiones sobre el golpe (desinformativo)

En estos d铆as Venezuela volvi贸 al centro de la escena mundial. Se dice que hubo un golpe. S铆, un descomunal golpe desinformativo. La gran prensa cartelizada, de la mano del establishment pol铆tico internacional, se articul贸 en un coro uniforme para desatar una nueva ofensiva contra el cuco del siglo XXI: la Revoluci贸n Bolivariana.
La matriz del 鈥済olpe de Estado鈥 o el 鈥渁uto-golpe鈥 se instal贸 sin fisuras, con total impunidad. Lo mismo que la rid铆cula y repetida afirmaci贸n de que 鈥淢aduro disolvi贸 el Congreso鈥. La militancia reaccionaria 2.0 hizo su parte en las cada vez m谩s influyentes redes sociales y hasta personalidades de izquierda compraron el pescado podrido.
M谩s all谩 de lo acertada o desafortunada jugada del Tribunal Supremo de suplir facultades de la Asamblea Nacional por estar en desacato desde hace m谩s de un a帽o, medida revertida en la noche del viernes, el nuevo culebr贸n (anti)venezolano deja algunas lecciones para repensar el complejo escenario que se viene.
聽1)聽 La presi贸n internacional nuevamente como estrategia central. La derecha venezolana y sus amos del poder trasnacional han venido desplegando m煤ltiples estrategias en estos 18 a帽os para tumbar al proceso bolivariano. No lo han logrado ni por las buenas ni por malas. En los 煤ltimos cuatro a帽os le acertaron con el plan del sabotaje econ贸mico, provocando un descalabro v铆a inflaci贸n inducida y desabastecimiento que 鈥搒umado a la poca eficacia del gobierno y al desplome de los precios del petr贸leo- viene golpeando con fuerza a la base social chavista.Resultado de imagen para venezuela golpe
Otro recurso al que siempre apel贸 la oposici贸n fue la b煤squeda de auxilio en la 鈥渃omunidad internacional鈥. El episodio reciente demuestra que este factor ser谩 cada vez m谩s determinante: la correlaci贸n de fuerzas ya no es la misma, la derecha regional recuper贸 la hegemon铆a y al gobierno de Maduro le quedan pocos aliados. Se evidencia en la suspensi贸n del pa铆s del Mercosur, en la coalici贸n intervencionista que avanza en la OEA, con Luis Almagro como director de orquesta, y en el desfile de voces anti-bolivarianas que retumb贸 por estos d铆as. El mapa continental cambi贸. Y el asedio externo se vuelve m谩s eficaz.
Maduro deber谩 tomar nota de esto, como lo hizo la dirigencia opositora. A falta de cohesi贸n interna y con escaso respaldo popular, una veintena de sus l铆deres ha salido del pa铆s en los 煤ltimos d铆as a mendigar una intervenci贸n extranjera que pueda suplir lo que no consiguen por fuerza propia.
聽2) La encrucijada del choque de poderes. La distorsi贸n informativa y la campa帽a de demonizaci贸n obligan a seguir aclarando: la decisi贸n del m谩ximo tribunal 鈥搃nsistimos, al margen de su pertinencia pol铆tica- era legal, temporal y ajustada a derecho. No hubo quiebre del hilo constitucional ni disoluci贸n del Parlamento. Y se dio porque el Poder Legislativo, de mayor铆a opositora, se encuentra en situaci贸n jur铆dica de desacato desde el 5 de enero de 2016, luego de juramentar a tres diputados del estado Amazonas impugnados por la Justica por irregularidades en su elecci贸n. Como la oposici贸n no dio marcha atr谩s (con esas bancas lograba la mayor铆a absoluta), todas las acciones legislativas perdieron validez. Acciones que estuvieron m谩s dirigidas a desestabilizar que a legislar, como el intento de destituir a Maduro declarando su supuesto 鈥渁bandono de cargo鈥 (驴alguna queja internacional por ese intento golpista?) o la aprobaci贸n de un acuerdo pidiendo la intervenci贸n de la OEA y la aplicaci贸n de su Carta Democr谩tica.
Resultado de imagen para venezuela golpeEl Tribunal Supremo buscaba con esas sentencias desenredar las trabas institucionales impuestas por la par谩lisis legislativa, sobre todo en lo que tiene que ver con autorizaciones para la firma de convenios e inversiones extranjeras. Evidentemente la presi贸n internacional y el rechazo de la fiscal general Luisa Ortega D铆az llevaron a desandar la iniciativa.
Muchos opin贸logos y sesudos analistas dejaron en evidencia su total desconocimiento de las particularidades del andamiaje institucional venezolano, reformulado desde el proceso constituyente y la Carta Magna de 1999. As铆 y todo, esta controversia entre poderes va derivando en un complejo atolladero institucional que el gobierno deber谩 encauzar con otras f贸rmulas.
3) Un apoyo local muy escu谩lido. La arremetida medi谩tica y diplom谩tica internacional no tuvo su correlato en el siempre anhelado y nunca concretado levantamiento popular contra el gobierno. Mientras se multiplicaban los titulares y las editoriales apocal铆pticas, la oposici贸n venezolana apenas lograba generar alguna que otra acci贸n callejera aislada y una flaca concentraci贸n, siempre en las zonas urbanas de clase media-alta, sin poder capitalizar, al menos hasta ahora, el viento a favor de la presi贸n internacional. Como pas贸 otras veces: a la desestabilizaci贸n le sigue faltando pueblo. Esto no implica que el clima social sea el mejor ni que se hayan resuelto los problemas derivados de la 鈥済uerra econ贸mica鈥. Pero el descontento y el hast铆o por esta dif铆cil cotidianeidad no parecen dar consenso para una salida violenta o una intervenci贸n externa.

4) La hipocres铆a en la actual geometr铆a regional. La OEA realiz贸 una sesi贸n extraordinaria la semana pasada para discutir la situaci贸n en Venezuela y lo volver谩 a hacer en estos d铆as. Lo mismo hicieron el s谩bado los cancilleres del Mercosur (incluido el 鈥減rogresista鈥 uruguayo). Los gobiernos neoliberales de la regi贸n dicen estar muy preocupados por la poblaci贸n venezolana, que seg煤n los informes de la ONU sigue tendiendo mejores indicadores sociales que casi todos los pa铆ses de la regi贸n. Pero nada se dice ni se hace, por ejemplo, a prop贸sito de la crisis institucional que vive Paraguay, con un Congreso incendiado literalmente y un dirigente asesinado por la represi贸n policial tras una maniobra legislativa para imponer la reelecci贸n presidencial. Ninguna declaraci贸n ni reuni贸n de urgencia frente al sistem谩tico asesinato de l铆deres sociales en Colombia (156 en los 煤ltimos 14 meses seg煤n la Defensor铆a del Pueblo). Ni una palabra sobre Honduras, que tiene la mayor tasa mundial de homicidios. Ning煤n gesto de indignaci贸n por M茅xico y su r茅cord de fosas comunes y desaparecidos, que desde marzo suman m谩s de 30 mil seg煤n cifras oficiales.
El mismo silencio hist贸rico de la OEA y los consorcios medi谩ticos para avalar cada golpe de Estado en Am茅rica Latina, incluido el que le dieron a Ch谩vez en 2002 cuando s铆 se disolvieron todos los poderes. Y el mismo libreto con el que expulsaron a Cuba del organismo en 1962. Dan c谩tedra sobre democracia y derechos humanos quienes ayer nom谩s bendec铆an el golpe parlamentario en Brasil, y m谩s atr谩s en el tiempo aplaud铆an y se beneficiaban con las dictaduras latinoamericanas. Ahora vuelven a imponer sus `dictablandas麓, pero para eso precisan barrer con los proyectos que elijen un camino de soberan铆a, y a Venezuela como su principal exponente.
5) El debate de fondo: qu茅 democracia se fortalece. Las discusiones sobre este choque de poderes p煤blicos en Venezuela quedaron circunscriptas al aparato estatal formal, al Estado burgu茅s que la transici贸n hacia el socialismo bolivariano supuestamente deber铆a ir superando mientras construye la nueva institucionalidad. Un nuevo Estado que se va prefigurando en las Comunas y sus l贸gicas de auto-gobierno pero tambi茅n en iniciativas como el Parlamento Comunal, creado en diciembre de 2015 y menospreciado por el gobierno en este conflicto.
Por ah铆 pasan tambi茅n los debates internos del chavismo. Dice en un comunicado reciente la Corriente Revolucionaria Bol铆var y Zamora (CRBZ), principal organizaci贸n popular venezolana: 鈥溌緾贸mo concebimos el modelo de democracia que queremos construir? Sabemos que es m谩s que representativa, debe ser fundamentalmente participativa y protag贸nica. Esto es clave: sin eso se pierde uno de los pilares fundamentales del proceso de transformaci贸n en curso. Hoy se discute acerca de la democracia representativa, su curso, la relaci贸n entre los poderes, las elecciones por-venir. Pero no se discute sobre la otra, la central, la que nos permitir铆a construir ese otro pa铆s que pensamos鈥.
Siempre bancando el proceso chavista desde una mirada cr铆tica, la CRBZ concluye: 鈥淟a falta de discusi贸n se debe a que se ha ido reduciendo en los hechos la trama de la democracia revolucionaria. Esta situaci贸n es entonces una oportunidad para el debate, para preguntarnos qu茅 estamos construyendo, si nos acercamos a la idea de democracia que imaginamos o si por el contrario retrocedemos a concepciones que nos hab铆amos planteado superar鈥.
M谩s que el acecho imperial o el estado de fragilidad de un gobierno, por ah铆 va el peligro mayor que enfrenta hoy la revoluci贸n bolivariana: la posibilidad de quedar paralizada por sus propias contradicciones.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Coment谩rio

Comentarios

  1. Eduardo Campos
    5 abril 2017 13:56

    Las manos negras en casablanca quieren hacer lo mismo que hicieron en Chile en 1973 , es el mismo escenario copiado y poegado y las masas ignorantes son ciegas de consumismo no lo pueden ver , les quemaron las neuronas,