Mar 31 2017
967 lecturas

Opini贸nPol铆tica

,

Venezuela: crisis e injerencia

La crisis pol铆tica e institucional que vive Venezuela se agudiz贸 con la decisi贸n del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de asumir las facultades de la Asamblea Nacional (congreso) en tanto 茅sta se mantenga en desacato al Poder Judicial. Ayer, diputados opositores se enfrentaron con efectivos militares frente a la sede del m谩ximo tribunal, el cual desde enero pasado declar贸 en desacato al Legislativo por haber tomado protesta a tres antichavistas cuyos triunfos electorales fueron desconocidos por la autoridad comicial del pa铆s.

En respuesta a la medida del TSJ, tanto organizaciones y medios antichavistas como el secretario general de la Organizaci贸n de los Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, se refirieron a un golpe de Estado en la naci贸n bolivariana.

Ciertamente, la mayor铆a opositora que domina la Asamblea Nacional, en su af谩n por contar con las dos terceras partes de los diputados para derogar leyes org谩nicas e iniciar un proceso de destituci贸n del presidente Nicol谩s Maduro, cometi贸 un grave error al violentar el fallo inapelable que prohib铆a la juramentaci贸n de los tres impugnados. Asimismo, los legisladores de la Mesa de Unidad Democr谩tica (MUD) intentaron, pese a que el organismo parlamentario hab铆a sido declarado en desacato, interferir indebidamente en acciones del Ejecutivo orientadas a crear empresas mixtas en el sector de hidrocarburos.

Al mismo tiempo, es sin duda criticable que el organismo judicial pretenda asumir funciones legislativas, no s贸lo porque ello constituye un claro desconocimiento del principio de separaci贸n de poderes 鈥損articularmente, del poder que representa la m谩s reciente expresi贸n de la voluntad popular鈥, sino porque con ello se da munici贸n a los enemigos internos y externos del gobierno chavista.

La medida resulta tanto m谩s desafortunada si se tiene en cuenta que la v铆spera la presidencia de Maduro obtuvo una victoria diplom谩tica en la OEA, toda vez que logr贸 frustrar la pretensi贸n de Almagro de que el organismo exigiera la realizaci贸n inmediata de elecciones y la liberaci贸n de los opositores presos como condici贸n para no suspender a Venezuela como Estado miembro de la organizaci贸n. En cambio, unos 20 pa铆ses 鈥揺ntre los cuales estuvieron incluso Estados Unidos y Canad谩鈥 se manifestaron por apoyar el di谩logo y la b煤squeda de soluciones diplom谩ticas en la naci贸n sudamericana antes de aceptar la propuesta del exaltado secretario general de la organizaci贸n.

En el delicado momento presente todos los gobiernos de la regi贸n debieran acatar escrupulosamente el principio de no intervenci贸n y permitir que los venezolanos resuelvan por s铆 mismos sus diferendos pol铆ticos e institucionales. La injerencia de gobiernos extranjeros y organismos internacionales 鈥揺specialmente la OEA, cuya tendencia hist贸rica a aplicar los dictados de Washington para todo el continente es de sobra conocida鈥 s贸lo complica y agrava la crisis por la que atraviesa Venezuela. 脡sta debe resolverse, en cambio, mediante el di谩logo entre las partes, en el pleno ejercicio de la soberan铆a nacional y en la observancia de los principios democr谩ticos fundamentales.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario