Mar 12 2010
833 lecturas

Opinión

Venezuela: el acoso mediático y político

Néstor Francia.*

Arturo Valenzuela cierra el círculo de la matriz del juez español, congresistas de EEUU,se suman a la campaña contrarrevolucionaria de la mano con Alvaro Uribe & Cía. que destapan  nuevos infundios. Y ahora se suma Piñera, hermanado con Ledezma.

Los voceros del Imperio han dejado que corra el agua con el asunto del auto procesal del juez español, para finalmente sumarse a la corriente y, de este modo, tratar de cerrar el círculo que santifica mediáticamente esta matriz. Habló el miércoles el encargado de la diplomacia de Estados Unidos para América Latina, Arturo Valenzuela, afirmando que hay “ciertos indicios” de que el gobierno de Venezuela ha prestado "alguna asistencia" a la guerrilla colombiana de las FARC.

Este es el lenguaje ladino de quien no presenta ninguna prueba sino que recurre a sofismas e infundios malintencionados. “Estamos preocupados por las FARC y algún específico tipo de ayuda de diferentes organizaciones”, dijo Valenzuela sin mayores detalles, al señalar que prefería hablar del tema en una sesión a puertas cerradas con los congresistas. Pura invención que da línea y alimento a los medios de la derecha.

Valenzuela, secretario de Estado adjunto para América Latina, aludió también el reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que refirió un supuesto debilitamiento del Estado de derecho en Venezuela. Según el funcionario gringo ese reporte es un “completo e imparcial resumen del estado actual de la situación” en Venezuela y agregó que “Estamos preocupados por la persistente erosión de las instituciones democráticas y los derechos fundamentales en muchos países”.

Por su parte, el inefable y siempre hablador Connie Mack, legislador republicano y enemigo jurado de Venezuela, no se quedó atrás y afirmó “Creo firmemente en que Hugo Chávez está transformando a Venezuela en una dictadura y ha hecho de Venezuela un país del que el propio Simón Bolívar estaría avergonzado”.

 También el presidente de la subcomisión para América Latina, el demócrata Eliot Engel, dijo que el informe de la CIDH muestra “la deteriorada situación de los derechos humanos” en Venezuela, y pidió que en el futuro la OEA se pronuncie sobre el “cierre de los espacios democráticos en la región”.

Otro que puso lo suyo fue Peter Hakim, el presidente del centro de debates Diálogo Interamericano, otro parapeto de la CIA, quien indicó que Chávez “sigue siendo una fuerza peligrosa y perjudicial para los asuntos interamericanos y un opositor implacable y malicioso de Estados Unidos”, y haciendo oscuras premoniciones, agregó que en el futuro, “será difícil para Estados Unidos ignorar las violaciones de Chávez a las normas democráticas, su interferencia en otros países y la profundización de sus relaciones con Irán”.

Esto es, por supuesto, una amenaza abierta contra nuestra Patria. Lo lamentable es que haya venezolanos que a través de nuestro medios derechistas se sumen a esta trama y omitan y hasta apoyen abiertamente esta injerencia descarada del imperialismo. Por eso esta pelea no tiene vuelta atrás y es de vida o muerte.

Colombia, claro está, suma nuevos elementos al intento generalizado, intenso, cotidiano de criminalizar a Chávez y a nuestra revolución. Alvaro Uribe reiteró ayer que “hay una perversa influencia extranjera” en la campaña para elegir a su sucesor en mayo, y leyó apartes de un documento que atribuyó a “un gobierno extranjero que pretende intervenir en Colombia”, sin hacer precisiones: el mismo método del juez español, del Partido Popular de España y de la canalla mediática.

Por supuesto, las agencias de prensa rematan el trabajo. La AFP, por ejemplo, cito a un supuesto funcionario del entorno de Uribe, al cual convenientemente mantiene en el anonimato, y quien habría asegurado que “es claro que a Colombia le preocupa la injerencia de Venezuela en el tema electoral colombiano”, y que el gobierno investiga denuncias sobre financiación “oficial y no oficial” de nuestro país de cara a los comicios legislativos y presidenciales.

¿Puede sorprender entonces la declaración de nuestro gobierno en el sentido de que no habrá mediación que nos pueda hacer tranzar con el gobierno de Uribe? No vale la pena que nos sumemos a esta farsa. Más bien prepararnos cada vez más para enfrentar cualquier provocación que se esté cocinando. La oligarquía colombiana simplemente odia a Chávez y a la Revolución Bolivariana y para nada quiere reconciliación ni nada que se le parezca, todo es puro teatro, pura calculada diplomacia de tirar la piedra y esconder la mano.

Asoma Piñera en el coro

Aparece ahora Antonio Ledezma de la mano del derechista Sebastián Piñera, de quien se cuelga para atacar a Venezuela. Piñera, en ese encuentro, enseñó las uñas y dejó en claro el papel que va a jugar como representante del Imperio y de las oligarquías latinoamericanas, al afirmar:

“A pesar de que debo atravesar una gran tarea en la reconstrucción física de Chile, eso no representa ningún obstáculo ni impedimento para estar muy pendiente de la democracia venezolana. Es por ello que ratifico el compromiso de Chile con la región para defender la democracia”.
Así que Ledezma fue a buscar a un hermano mayor para que lo defienda de Chávez ¡Qué deprimente espectáculo el que da este pre-frijolito de la oposición!

* Analista de asuntos políticos.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario