May 10 2004
609 lecturas

Política

Venezuela en el debate y en la mira del terrorismo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Rivera Westerberg
Por segunda vez en el primer trimestre de la campaña -recordó la periodista Eva Golinger en Venezuelanalysis: Venezuelan news, views and analysis– John Kerry, candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, señaló que “la democracia esta en riesgo en Venezuela”. Kerry también dijo que el presidente Hugo Chávez se esta convirtiendo en un dictador.

Las declaraciones de Kerry realizadas en una entrevista concedida al canal estadounidense, Univisión, que emite en castellano, apuntaron en lo fundamental al universo hispanohablante del estado de Florida, en un intento obvio por ganar el voto de la comunidad cubana anticastrista, que mantiene fuertes lazos con el partido republicano. No es un misterio para los analistas que obtendrá esos votos el candidato presidencial que se muestre más firme contra Cuba -y por extensión contra Venezuela, dada la amistad que parece unir a Chávez y Fidel Castro-, sea éste demócrata o republicano.

El estrechamiento de los lazos oficiales entre Venezuela y Cuba durante la presidencia de Chávez ha significado que la comunidad cubana del Sur de Florida, en general ultra conservadora, insista en una alianza estratégica con las fuerzas del anti-chavismo, estimando que la meta de ambos gobernantes es la destrucción de la democracia en América.

Los objetivos de la campaña de CAP

Casi coincidentemente con los iuchos de Kerry, el dos veces presidente social-demócrata de Venezuela Carlos Andrés Pérez (CAP) señalo, según cables de agencias, que Chávez debe ser sacado “por la fuerza” de Miraflores -el Palacio Presidencial caraqueño-, ante el fracaso de los recursos pacíficos para lograr ese objetivo. La vida política del hoy anciano ex secretario de Rómulo Betancourt, mítico líder del partido Acción Democrática -en la oposición al gobierno bolivariano-, tuvo un triste final al ser procesado y condenado por actos de corrupción durante su segundo mandato.

CAP Fue destituido de la presidencia 1993 ,tras una serie de escándalos de corrupción y en medio del rechazo a su política económica, sindicada como antipopular. Juzgado y condenado por los tribunales de la época, cumplió condena domiciliaria antes de huir del país. En 2002 el Tribunal Supremo de Justicia solicitó su extradición a EEUU y República Dominicana para enjuiciarlo por uso indebido de fondos públicos. Los procesos están pendientes.

Para no pocos observadores y analistas políticos, las recientes declaraciones de Carlos Andrés Pérez confirman la probable existencia de un plan -de inspiración terrorista- a ejecutarse en Venezuela, con el objeto de generar las condiciones para un enfrentamiento social armado ante la imposibilidad de la oposición para obtener el respaldo de las masas y destituir a Chávez por otras vías.

¿Un Plan Yakarta para Venezuela?

La detención de los primeros 55 mercenarios por la policía civil y organismos de inteligencia venezolanos en un campamento montado al sureste de Caracas en la tarde del sábado 8 de mayo permite suponer la puesta en marcha de un plan terrorista en Venezuela. En la madrugada del lunes los detenidos sumaban más de 70, de acuerdo con las autoridades. Aparentemente los apresados son parte de una fuerza de 130 hombres, que incluye reservistas del ejército colombiano y elementos de los grupos paramilitares -ultraderecha armada- que operan en Colombia.

Uno de los detenidos confesó, delante de la prensa -a la que se le permitió ingresar al recinto- que el objetivo inmediato era el asalto a un cuartel de la Guardia Nacional y otros recintos militares, para conseguir armas y parque para un ejército de entre tres y cuatro mil hombres. La presencia de nacionales de Colombia se comprobó con cédulas de identidad de los detenidos encontradas en el campamento. situado en una hacienda del municipio de Baruta.

Según los primeros informes entregados por las autoridades venezolanas, la propiedad pertenece a Roberto Alonso, terrateniente de origen cubano, militante anticastrista, con visa de residencia permanente en EEUU y dirigente del movimiento Guarimba, cuyas actividades contra el gobierno de Chávez se implementaron por primera vez durante la Reunión de los 15, celebrada en Caracas en Febrero. Alonso, es uno de los dirigente del también opositor Bloque Democrático y de la Coordinadora Democrática, que éste integra.

El testigo manifestó que “algunos generales y coroneles venezolanos” -presumiblemente a cargo del grupo- los pertrecharon con armas, uniformes y raciones del ejército de su país. Aseguró también que debían permanecer concentrados bajo amenza de muerte y por la confiscación de sus documentos de identidad.

El ministerio de Defensa sospecha que pueden ser parte de la organización de militares retirados que se agrupan con fines propagandísticos y de reclutamiento en la Plaza Francia, en la intersección de las avenidas Altamira y Francisco de Miranda, en un barrio pudiente de la capital.

Los mercenarios que huyeron al llegar las autoridades venezolanas lo hicieron por un predio colindante, éste propiedad del empresario Gustavo Cisneros, enconado adversario del bolivarianismo de Chávez. Se comentaba luego del operativo que no hubo resistencia debido a dos factores: el primero, que muchos hombres fueron contratados para realizar tareas agrarias y luego obligados a integrar la milicia en preparación; y en segundo lugar que se habían producido dos intentos de fuga, por lo que ya no tenían acceso a las armas ni municiones, salvo en los horarios de instrucción.

En Wáshington y algunas capitales de América Latina, donde hay sectores gubernamentales críticos del chavismo, se esperan días calientes en Venezuela. Sin embargo no parecen dispuestos a cometer la gaffe incurrida por la Cancillería chilena que, cuando la breve destitución del primer mandatario venezolano por un golpe militar con apoyo irrestricto de la Casa Blanca, se apresuró a reconocer a su sucesor, por algunas horas, en el poder.

Kerry y Bush: las mismas razones

Si las andanadas antichavistas del ex presidente Pérez preocupan, es por lo que traducen de quienes en verdad manejan la oposición anti bolivariana; en algún sentido, como Kissinger, CAP es el remanente referencial de una época y de una política sin vigencia. CAP puede tener conocimiento, pero carece de fuerza y credibilidad.

Distinto es el caso de John Kerry o de George W. Bush. En lo que atañe a Cuba y Venezuela -para ambos un mismo paquete- tanto el actual presidente y candidato a la reelección como su oponente piensan igual; en la practica sus diferencias se manifestarán sólo en el plano de la metodología de los procedimientos: más atropellador Bush, más cauto Kerry.

El llamado de Kerry -en marzo de 2004- para presionar a Chávez con el objeto de permitir el referendo revocatorio de su mandato evidencia ignorancia tanto de la legislación como de los procesos sociales del país suramericano. No faltaron quienes entendieron el documento como parte de la táctica electoral elaborada por el conservador Rand Beers -contratado por el candidato- para atraer el voto del Sur de la Florida.

Según el artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de 1999, para llamar a un referendo sobre el mandato del presidente, debe hacerlo el 20 por ciento de los ciudadanos, unas 2.4 millones de personas en la actualidad; las normas para evaluar el proceso las dicta el Consejo Nacional Electoral (CNE). El CNE certificó que alrededor de 600,000 firmas serán sujetas al proceso de “reparo”, al estimarlas dudosas: fueron llenadas con caligrafía similar y puestas bajo observación por eventual fraude. Si la oposición logra las 2.4 millones de firmas válidas, la fecha para un referendo sería dentro de 90 días.

El Consejo Nacional Electoral es un órgano independiente del gobierno y sus cinco directores fueron designados por el Tribunal Supremo de Justicia durante Agosto 2003. Para el momento en que fueron designados, tanto las fuerzas del gobierno como las de la oposición, se declararon conformes con la designación. La administración de Chávez no participa en el proceso del referendo.

Muchos progresistas estadounidenses no parecen percibir a Kerry como una alternativa a Bush. Escribe Golinger: “‘Kerry parece ser mas bushista que Bush cuando de Cuba y Venezuela se trata’ dijo el escritor independiente Berkowitz en un artículo publicado por la página web norteamericana www.Alternet.org.”

La cadena Univisión es parte del grupo empresarial propiedad de Gustavo Cisneros, millonario venezolano de origen cubano que estuvo implicado, como finacista, en el golpe de Estado de abril de 2002 contra el presidente Chávez. Una semblanza de Cisneros puede leerse en Los dueños de Chile, investigación del periodista chileno Ernesto Carmona, disponible gratuitamente en www.wordtheque o al pulsar Biblioteca en esta misma página y buscando, en idioma español, por el nombre del autor.

Cisneros acaba de hacer publicar un libro de corte biográfico sobre sí mismo, presentado por el escritor mexicano Carlos Fuentes.

Fuentes:
www.aporrea.org
http://Venezuelanalysis.com

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario