Jun 16 2010
683 lecturas

Política

Venezuela: huyen ladina y calculadamente

Néstor Francia.*

Zuloaga y Mezerhane han decidido declararse prófugos. Se suman así al grupo de conspiradores autoexiliados o fugitivos, que ayudarán al equipo comandado por el imperio y que recorre el mundo contribuyendo con toda las campañas de desprestigio que se emprende contra la Revolución Bolivariana. Son precios que tenemos que pagar por la profundización de esta batalla que libramos contra el imperialismo y la oligarquía.

Ellos dicen que las razones del gobierno son políticas ¿Y qué si lo fueran? ¿Acaso no están al frente de un canal desde el cual se ha promovido golpes y sabotajes, se ha difamado al presidente y al país, se ha incitado al magnicidio, se ataca la dignidad y la integridad de personas e instituciones, se conspira, se miente, se manipula? Pero la verdad es que Zuloaga está imputado por delitos comunes, todo el mundo vio los vehículos acaparados en una de sus propiedades y en concesionarios vinculados a él.

Y en cuanto a Mezerhane, no hay ninguna orden de captura contra él, solo se ha intervenido un banco insolvente de su propiedad. El colmo es que ambos se arman en coyunta tanto para conspirar como para delinquir o faltar a las previsiones obligantes de las instituciones financieras del país. Simplemente, la burguesía ya no hace más lo que le da la gana en Venezuela, que se vaya acostumbrado.

En este asunto, los imperialistas actúan una vez más de manera ladina y calculada. Primero lanzan a toda su jauría para generar la matriz de que existe una opinión “independiente” generalizada que condena la “persecución” contra los ricachones y bate lanzas por la “libertad de expresión” y después aparecen ellos “secundando” esa opinión.

“Nos preocupa seriamente la orden de detención de Guillermo Zuloaga”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, sobre la decisión judicial dictada el pasado viernes contra el presidente de Globovisión: “Este es el último ejemplo del continuo asalto del Gobierno de Venezuela sobre la libertad de prensa…Instamos una vez más al Gobierno de Venezuela a que honren su compromiso con la Carta Democrática Interamericana para defender el principio de que el respeto de los derechos humanos, incluida la libertad de prensa, es esencial para las democracias representativas”.

La referencia a la Carta Democrática Interamericana no es para nada casual, se vincula con la intensificación iniciada en Lima de la campaña para convertir a la OEA en policía preventiva del imperio y de las oligarquías, a fin de poner la fulana Carta al servicio de los intereses de la reacción y utilizarla para chantajear a los gobiernos nacionalistas y progresistas. Como dijimos ayer, tratan de imponer sus valores decadentes, en defensa de su “democracia” y sus “libertades”.

Uno de los asuntos que se evidencian en toda esta situación es la imposibilidad actual de la burguesía de convertir sus campañas mediáticas en reacción masiva. La gente no sale a defenderlos, nadie mueve un dedo más allá de los medios. Aun cuando seguramente hay gente en contra de las medidas, por ejemplo la todavía amplia base social escuálida, no hay en Venezuela ninguna situación de crisis social ni pre-insurreccional, como desearían el imperio y la oligarquía.

Ahora andan diciendo que el Mundial de Fútbol es una distracción y que el Gobierno la está usando para arremeter ¿Qué culpa tiene Chávez de que a la gente le interese más los goles que las pataletas de la oposición? La mayoría del pueblo, inclusive sectores antichavistas, no van a sudar ni una gota en la calle para defender a unos ricachones que a la hora de la verdad ponen los pies en polvorosa y se van a disfrutar las mieles del exilio dorado, ni los intereses de un “liderazgo” opositor en el cual no creen ni los mismos escuálidos de a pie.

Entretanto, esta batalla tiene entre sus virtudes su carácter definidor. Ayer brincó el tránsfuga Henry Falcón en defensa de Zuloaga (y por ende de Globovisión). En el marco de la celebración de San Antonio de Padua, Falcón aseguró que en vista del venidero proceso electoral, el gobierno radicaliza su posición e intenta sembrar temor en la población. Son los mismos argumentos y el mismo lenguaje de la oposición más radical:

“El Gobierno quiere intimidar, continúa arremetiendo, exclusivamente por razones electorales, esa actitud no abre espacios, por el contrario se entromete para restarle credibilidad al Poder Judicial. De esa manera la justicia no va a fluir, en ningún aspecto”.

Así, de manera patética y burda, se irá diluyendo la ficción de una “tercera vía”, y tanto este farsante como el PPT se arrimarán a donde les corresponde, al campo de la derecha y la contrarrevolución sin apellidos.

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario