Jun 12 2004
754 lecturas

Política

Venezuela: la diosa y el poeta en el ruedo político

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La diosa. El estado Yaracuy, en la región noroccidental de Venezuela, es pequeño: 7.100 Km.2, y caluroso, con una temperatura promedio de 26º centígrados. No hay grandes montañas en su territorio, pero una, Sorte, tiene el privilegio de alojar el culto religioso no cristiano más significativo del país.

María Lionza, la del matrimonio místico con la Gran Anaconda de los ríos, vela por la fauna silvestre, los bosques y las aguas dulces. El comienzo de su reinado puede rastrearse antes del inicio de la historia moderna de Venezuela y sus fieles se han desparramado, en la actualidad, más allá de las fronteras nacionales.

La imagen de la divinidad, montada desnuda en una danta y con los brazos alzados, es la figura iconográfica de la capital venezolana. El monumento del escultor Alejandro Colina lucía su belleza -para algunos hipnótica- en la autopista más concurrida de Caracas, siempre adornada con guirnaldas de flores ofrendadas por los habitantes de la ciudad.

El poeta. Florentino y el Diablo se inscribe -como tantos otros textos latinoamericanos- en esa especial literatura que surge del folclor y se fija gracias al talento de un escritor: en este caso Alberto Arvelo Torrealba (Barinas 1905 – Caracas, 1971).

Abogado, politólogo, educador, Arvelo Torrealba no fue un improvisado. Traductor de Ungaretti integró, como miembro de número, la Academia Venezolana de la Lengua. Hacia 1967 reúne su producción en Obra poética. De sus trabajos Florentino y el Diablo es el más entrañable y amado por los venezolanos.

No es facultad de los mortales comunes, creían los antiguos, comprender los actos de los dioses ni las intenciones de los poetas. No obstante en Venezuela María Lionza y Arvelo Torrealba son utilizados, mas allá de lo que signifiquen, en uno de los más largos y poco civiles enfrentamientos entre gobierno y oposición que se recuerden.

La diosa en la autopista

En julio de 2003, la Alcaldía de Caracas y la Fundación Alejandro Colina (FACOL), con el apoyo del Instituto de Patrimonio Cultural, el Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV (COPRED) y la colaboración de las escuelas de Antropología, Arte, Comunicación Social y Arquitectura de esa casa de estudios, anunciaron que llevarían adelante el proyecto “Rescate integral del monumento de María Lionza”.

Los directivos de la fundación no están de acuerdo con la permanencia de la escultura en la autopista Francisco Fajardo “porque existen condiciones hostiles y patologizantes como el smog, humedad, vientos y altas vibraciones. Distintos informes de expertos nacionales y extranjeros certifican su estado comatoso y la tendencia a la aceleración de los daños y su inminente desplome.

El peso del monumento supera las siete toneladas.

“María Lionza pertenece simbólicamente a todos los venezolanos”, pero “a partir de un momento se la enmarcó -dice un comunicado de FACOL- en el plano de la polarización política y todos hemos observado la confrontación entre Fundapatrimonio y la directiva de COPRED”. La Fundación propone que se excluya a María Lionza de la “agenda de la polarización política y llamamos al diálogo y al entendimiento”.

La alcaldía del municipio Libertador cederá los 600 millones de bolívares que tenía destinados al traslado y restauración de la estatua de María Lionza para el rescate de otras obras de arte en las áreas públicas de la ciudad.
El alcalde Freddy Bernal dijo que su despacho acata la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, que prohibió mover la estatua de su actual sitio, en la autopista Francisco Fajardo.

El pasado 6 de junio el monumento comenzó a ser desarmado para proceder a su futura restauración.

Los fieles

En la sede del culto de María Lionza, aunque no se pierde la placidez provinciana nadie se siente ajeno al destino de la imagen de la diosa. Uno de los sacerdotes dijo: “Desde 1988 están con eso de mover la Reina. Para ese momento ya estaba fracturada en el brazo y el dorso. Se acordó que vinieran restauradores de México, pero eso quedó así. Consultamos a 1.500 hermanos, los resultados estuvieron parejos: por 10 por ciento ganaron los que sostienen que no se la debe mudar (de la autopista)”.

En lo que sí están de acuerdo es en que la fractura se debió a fenómenos naturales. “La imagen no tenía el debido mantenimiento”, aunque debieron ser consultados antes de iniciar nada “la Reina, los espíritus, nosotros”.

El diablo mete la cola

El 20 de octubre de 2003 el antichavista Alberto Franceschi firma un artículo bajo el título de Florentino y el diablo (http://mapage.noos.fr/luisdelion/florentino.html). un párrafo es buena muestra de su estilo:

“No habrá quizá una rendición de Chávez, su extrema debilidad para sostener su plan maníaco de quedarse lo llevará a la aventura, al precipicio, allí lo espera el diablo porque él no era Florentino, era un impostor”.

La prensa y las redes electrónicas venezolanas azuzan: “El 6 del 06 de 2004, a las seis de la mañana, los primeros transeúntes de la Autopista del Este, se alarmaron al ver la estatua de la diosa acostada sobre los andamios colocados los brazos hacia atrás y el rostro vuelto al cielo, partida la cintura y llamaron a la prensa. Las primeras tomas con la niebla subiendo del valle congelaron la respiración y brillaron en los ojos”.

(…)
“El mismo 6 del 06, a medio día, con el cielo negro y amenazante, Hugo Chávez ante cientos de miles de seguidores emboinados y vestidos de rojo inauguró su campaña electoral: “El diablo anda suelto”. Y trajo a colación el poema llanero de Alberto Arvelo Torrealba Florentino y el diablo, contrapunteo clásico del folclor venezolano: “Nosotros somos Florentino”, “la oposición es el diablo” y con la música y letra de llano adentro dio origen a su campaña por no perder la presidencia”.

Ha llegado una carta para usted. Los hijos del poeta -Albert Arvelo Ramos y
Mariela Arvelo de Rodríguez Tamayo, dos adultos mayores- enviaron una carta pública a su presidente:

“Como sea tampoco tiene usted el derecho de cubrirse con el manto de Florentino, porque el poema no divide sectariamente al pueblo entre demoníacos y celestiales.  Y como es eso el fundamento de su planteamiento político, rechazamos, teniente coronel Hugo Chávez, la utilización del poema aludido o fragmentos de él, para la campaña electoral suya contra la aprobación del Referendo Revocatorio”.

El señor Franceschi no mereció el envío de un documento similar, probablemente porque piensa como el señor Albert y la señora Mariela Arvelo. De cualquier modo es refrescante que en Latinoamérica haya un gobernante que pueda citar a los escritores de su país y una oposición que -al parecer- haya cambiado la asonada por la discusión literaturesca.

………………………..

Editor de la revista de cultura y política latinoamericana Piel de Leopardo.

Fuentes:

www.el-nacional.com
www.venezuelatuya.com
www.eluniversal.com
www.terra.com.ve
www.cadenaglobal.com

www.pieldeleopardo

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario