Feb 13 2014
2134 lecturas

OpiniónPolítica

Venezuela: Lucha de clases y guerra económica

Hacer una revolución  socialista en un país como Venezuela no es tarea sencilla en el corto y el mediano plazo. Organizar una estrategia de guerra económica para derrocar el gobierno revolucionario bolivariano,  como desea la oligarquía mercantil parasitaria, tampoco tiene buenas perspectivas en el mediano y largo plazo.

Es necesario tener siempre presente que la actual guerra económica planificada y ejecutada por la oligarquía mercantil parasitaria para derrocar la Revolución Bolivariana y apoderarse de  totalidad de la renta petrolera es, sencillamente, una nueva fase de la lucha de clases. Esta guerra necesariamente debe ser ganada por el proceso revolucionario para poder construir finalmente una sociedad socialista,

La lucha de clases se combate militarmente, económicamente, políticamente, cultural y socialmente, según la coyuntura que escoja el enemigo. Esa manera de hacer la guerra, a veces defensiva y a veces ofensiva, se inició en Venezuela hace por lo menos de 264 años, cuando se abolió el viejo sistema de encomiendas y la tierra fue dada en propiedad a los europeos y los criollos mantuanos ricos, minoría calculada entre 5 y 10.000 personas que conformaba en las diferentes épocas, del 1% al 5% de la población venezolana. Por este medio, la minoría dominante, dueña de todos los medios de producción, sometió al 95% restante a una relación servil de  explotación para expropiarle su trabajo. De esta manera, comenzó a consolidarse la propiedad privada de la tierra y el capital en manos del bloque político que aglutinaba  la burguesía mercantil-terrateniente; ya desde entonces, dicha burguesía  dominaba para su beneficio personal las relaciones interprovinciales de tipo Estado que surgieron con la creación de la Capitanía General de Venezuela y, posteriormente, el Consulado de la Provincia de Caracas.

La guerra popular que anima la marcha de  una revolución se expresa bajo la forma superior de lucha, la lucha de clases, necesaria para resolver las contradicciones existentes entre bloques políticos cuyas hegemonías  entran en contradicción. Para triunfar finalmente, la dirigencia revolucionaria debe comprender a cabalidad los nexos que relacionan la guerra popular con el resto de los fenómenos políticos, culturales y sociales de la coyuntura, es decir, ser capaz de analizar concretamente las situaciones concretas. La comprensión del todo debe tener primacía sobre los detalles; aunque ambos no pueden existir aisladamente, la táctica no se puede confundir con la estrategia.

Luego de la desaparición física del Comandante Chávez en 2013 y su ascenso al empíreo de la historia, el pueblo venezolano eligió presidente el camarada Nicolás Maduro; la burguesía mercantil parasitaria arreció la violencia terrorista urbana y la guerra económica mediante el aumento grosero de la usura y la inflación inducida, el sabotaje eléctrico, el asalto a la moneda venezolana,  el contrabando de extracción, el sicariato  y el linchamiento mediático del Presidente Maduro.

La respuesta del presidente fue acelerar la ofensiva económica contra la guerra de la  burguesía parasitaria y traidora a la patria mediante intervenciones que pusieron al descubierto la perversa trama conspirativa y fraudulenta, el malandraje empresarial que, cuando se trata de acrecentar sus capitales, no respeta ni reconoce los valores culturales y éticos más elementales de la convivencia social.VEN GUARIMBA 2014

La ley Orgánica de Precios Justos, recién aprobada, es el instrumento legal que le da piso jurídico a la ofensiva económica de la Revolución Bolivariana. La lucha de clases, la guerra popular incluye ahora a todos los venezolanos y venezolanas.

La vieja estrategia de la burguesía mercantil parasitaria siempre se ha basado en el acaparamiento de los productos de primera necesidad y los suntuarios que la publicidad obliga a la gente a consumir. Como en un silogismo hipotético, ello dispara en la mente del consumidor o consumidora el sentimiento de carencia que (a), como ha sido inducido en su mente por la publicidad mediática neoliberal (ya pasada de moda) que adecúa democracia con confort (b), se trata de un atentado contra su libertad individual y contra la democracia: en suma (c) el comunismo.

Hoy día la moderna tesis neo-neo liberal, equipara progreso y democracia con la mayor suma de riqueza posible para el 1% de la minoría social de un país y la mayor suma de miseria posible para el 99% restante de la población tal como hace 200 años. Obviamente, el paradigma de justicia social de la Revolución Bolivariana, está contrapuesto al de desigualdad (opulencia de una minoría vs.  miseria de la mayoría) que preconiza el paradigma neo-neoliberal. Nuestra oligarquía mercantil parasitaria intenta, pues, actualizar negativamente el estatus sociohistórico de nuestra sociedad.

Dicho sin ambages retóricos, el Estado nacional venezolano es el dueño de los dólares que produce la renta petrolera.. Los empresarios de la oligarquía parasitaria habían devenido como funcionarios de confianza que podían apoderarse discrecionalmente de un 25 a 30% de dicha renta. Desaparecido su Némesis, el Presidente Chávez, ya era hora de volver a ser (como antes del proceso revoluciomario) los dueños absolutos del pastel y relegar  los políticos al rango tradicional de empleados del negocio.

La situación histórica actual de Venezuela, lamentablemente para los oligarcas parasitarios, ya no es la misma de antes. El modelo de guerra económica fue desarrollado en Venezuela por FEDECÁMARAS entre 1946 y 1948 como fase previa al golpe militar que derrocó al gobierno legítimo  de Rómulo Gallegos para instaurar finalmente la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez (1948-1958). Fue posteriormente utilizado para derrocar al Presidente Allende y al gobierno de la Unidad Popular, armado por la CIA utilizando  aquel aporte estratégico de la derecha venezolana,   combinando el desabastecimiento de productos básicos   con  las huelgas sectoriales de transportistas, comerciantes, empresas periodísticas, la movilización callejera de la clase media reaccionaria,  etc., con el uso de la fuerza armada chilena mercenaria que intervino para dar la estocada final cuando había madurado el complot de guerra económica contra el pueblo de Chile.

En el actual cuadro histórico venezolano, la guerra económica que adelanta la oligarquía mercantil parasitaria cuenta con el respaldo solidario de la CIA y el Departamento de Estado de Estados Unidos. Cuenta con el apoyo solidario de la oligarquía neocolonial colombiana (no olvidemos que el traidor venezolano J.J. Rendon ha sido –hasta ahora- el asesor político tanto del Presidente Santos como de su presunto enemigo “Varito” Uribe Vélez), con el apoyo “culilluó” de la MUD y del “chiripero” anti-Maduro. Pero, gracias a la sabiduría estratégica del Presidente Chávez, no cuenta con el apoyo de la Fuerza Armada Bolivariana la cual integra el Comando Cívico Militar de la Revolución Bolivariana.

La guerra, si no ocurren eventos sobrevenidos, se perfila ahora como una lucha política larga. La táctica del desabastecimiento combinado con el contrabando de extracción de productos básicos hacia Colombia se ha empantanado con la decisión del gobierno colombiano de oponerse a dicha práctica bajo el argumento de que perjudica la economía colombiana. Ello resta  a la estrategia del desabastecimiento (paralización del mercado interno) su capacidad de generar rentabilidad vía la creación de un mercado externo en Colombia con el apoyo de las oligarquías  locales.

En esas condiciones, la contraofensiva del Comando Cívico Militar va restando paulatinamente elementos de combate a la oligarquía mercantil parasitaria: prisión de comerciantes malandros,  pérdida de las “caletas” de alimentos acaparados que valen millones de bolívares, de los camiones, gandolas y otros medios de transporte para movilizar el contrabando, pérdida de las remesas con las cuales alimentaban el mercado negro financiero del dólar en Colombia. Los medios de combate con que cuenta la oligarquía mercantil parasitaria son cuantiosos, pero no infinitos. Sobre todo, no dispondrán ahora libremente de los dólares del Estado que han mantenido su poder económico y tendrán, quizás, que utilizar sus fondos en divisas depositados en bancos del exterior.

El factor táctico más importante de los que dispone la revolución, es su capacidad de movilizar un número grande de venezolanos y venezolanas, lo cual no puede ser igualado por la derecha. Los llamados contrarevolucionarios de Leopoldo López y Mariacorina Machado a la violencia callejera podrían devenir, como decía el antiguo argot vulgar caraqueño, en “tirarle peos a la luna”…

Nicolás Maduro ha resultado ser lo que se llama un lider victorioso, que llega al poder, primer genuino producto político de aquella juventud combatiente urbana que padeció la lucha armada  revolucionaria de los años sesenta y setenta. A los militantes de izquierda de entonces, como seguramente también despues al Presidente Maduro, en su momento, los dirigentes pro-lucha armada  nos arrullaban con  falsos “cantos de ballena” y eslogans como: ”a Betancourt solo le queda un pedacito de gobierno”, “en seis meses estaremos en Miraflores”, “Renuncia Rómulo: RR”, etc, pero por causa de sus errores políticos  nos calamos cuarenta años de dictadura de la oligarquía mercantil parasitaria y de su máscara adecopeyana. Hoy día los grupos fascistas que lideran Leopoldo  López y Mariacorina Machado repiten smilares “cantos de ballena”: Maduro no dura seis días en el gobierno, Renuncia Nicolás, etc, lo cual demuestra su ignorancia de nuestra historia contemporánea. Por el contrrario, el Presidente Maduro y su gobierno civico miitar han demostrado que no son politicamente ingenuos y nucho menos ignorantes de nuestra historia.

Leyendo el libro de Alí Rodríguez, “Antes de que se me olvide”, nos viene a la mente aquel túmulto de tristes recuerdos, de las vivencias de la derrota de la lucha armada y la tragicómica imagen de muchos de sus dirigentes de ayer, excomunistas, ex miristas, etc., tránsfugas que hoy se someten y apoyan a sus verdugos de entonces.

Hay que meterle el hombro a Nicolás Maduro para  derrotar tanto a la CIA como a la derecha oligárquica venezolana que es su Caballo de Toya y a los espantajos de la vieja izquierda traidora que comercian con la  esperada derrota de la Revolucion.

La única posibilidad  real de construir una sociedad socialista es refundando el sistema económico venezolano y destruyendo el poder oligárquico, mercantil parasitario de la derecha que se apropió de Venezuela. ¡Delenda est Fedecámaras!

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

6 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. amanda espejo
    17 febrero 2014 1:23

    Estimados: afortunadamente, o desgraciadamente para ustedes, el mundo no se divide entre partidarios y enemigos. Eso, el pensar así, es la muestra más grande de intolerancia que puede existir. Todos tenemos derecho a pensar como nos parezca más de acuerdo a nuestra conciencia, y eso no es motivo para que los dictadores de un lado destruyan a medio país que no piensa como a ellos les conviene. Me da mucha pena leer comentarios como este, en el cual, el discurso antiguo y separatista no cambia nada. En fin…como igual debo respeto a vuestra opinión porque soy humanista y no exterminadora, sí quería comentar lo retrógrado que me pareció este post. ¡Por una Venezuela libre, en donde no cierren a voluntad los medios informativos ni baleen sus estudiantes!

  2. NORMA FERREYRA
    18 febrero 2014 19:03

    Los medios no son libres, responden a mandatos internacionales que quieren gobernar el mundo mediante EL NUEVO ORDEN MUNDIAL. ¿Adónde vives Amanda Espejo? ¿O eres la encarnación de la caperucita roja? Querida venezolana, amo a tu país y lo admiro por la lucha que lleva adelante por sacarse de encima a los pulpos monstruosos capitalistas. Si eres humanista te aconsejo que veas detenidamente la película “El jardinero fiel” para que veas cómo aman la libertad los países como EEUU e Inglaterra,también está el libro. O si quieres una versión norteamericana del asunto, lee a Michel Moore en Mike for President o Estúpidos hombres blancos. Soy Argentina y en mi país los medios coorporativos también pretenden derrocar al excelente gobierno de Cristina Kirchner. Lee a Noam Chomsky, el intelectual norteamericano más brillante de EEUU, el te dirá la verdad.

  3. Jaime Alfredo Carrasco
    19 febrero 2014 17:43

    Como Chileno y muy claro en cuanto a los origenes del golpe militar fascista en Chile (1973-1990), puedo decir que la “propaganda” de justificación de este fue elaborado tanto en Chile como en U.S.A. Los metodos de implementación son los mismos que hoy dia se ven en Venezuela y no se detendrán ante nada para tratar de recuperar las granjerías que tenian antes de la revolución Bolivariana. La unidad del conjunto del pueblo Venezolano es la unica garantia de consolidación del proceso socialista en curso y evitar un genocidio.

  4. Antonio Casalduero Recuero
    19 febrero 2014 23:01

    Concuerdo en la respuesta de Norma Ferreyra, porque son efectivos los argumentos que expone y las lecturas que propone. Tengo plena consciencia de que en Venezuela está en plena marcha un plan para derrocar a Maduro, y con él, el proyecto de sociedad socialista a la que aspiran los bolivarianos. No deben olvidar la lección de Chile. La CIA y el Departamento de Estado organizaron, planificaron y financiaron el sangrinto Golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende y al gobierno de la Unidad Popular, fue instalado un gorila infrahumano como Pinochet, al que le quedó gustando el poder y se dedicó a eliminar a sus posibles enemigos militares, como los generales Prats y Bonilla, y adversarios políticos, como Letelier, Leighton; castigando a trásfugas como el químico Berríos, como un vulgar mafioso. En otras palabras, aquella injerencia de EE.UU. dejó una secuela de terror, destrucción y muerte, cuyas consecuencias estás aún vigentes en la actualidad. ¿Acaso esto es lo que les gustaría que ocurriera en Venezuela? ¿Acaso el gobierno de Maduro se debe quedar de brazos cruzados, mientras observa tranquilo cómo el imperio y los pro-norteamericanos, la burgesía venezolana, se apoderan de las riquezas del país? Amanda Espejo, debes asumir que Estados Unidos no conoce fronteras para sus apetitos, que este país contituye la peor amenaza para la supervivencia de la especie humana en el planeta tal como la conocemos.

  5. PDRO PUENTES
    6 junio 2014 12:43

    yo me sumo a LAS Brigadas Nacionales de Impulso Productivo para ayudar a implulsar la segunda etapa de la Nuva Ofensiva Economica. Yo lucho por mi, por mi pueblo y por lo que no luchan, entonces: ¡A luchar camaradas!

  6. luis reyes
    5 abril 2015 2:03

    la burguesia parasitaria venezolana no podra hambrear al pueblo de venezuela. el pueblo esta claro y ni la dercha apatrida ni la oligarquia colombiana en conchupancia con la cia y el pentagono jamas derrotaran a la revolucion bolivariana. viva chavez viva maduro