Abr 13 2013
1775 lecturas

Política

Venezuela: Mucho más que elecciones, independencia de un pueblo soberano

Hoy el mundo observa con atención las elecciones presidenciales en Venezuela y desde muchos puntos cardinales llegan preguntas crudas por parte de quienes no viven el cotidiano venezolano. ¿Que predicciones de resultados de las presidenciales en una Venezuela chavista sin Chávez?

Nada fácil de contestar a interlocutores muchas veces sorprendidos por informaciones fabricadas en laboratorios mediáticos, y más difícil aún de contestar -sin escuchar el corazón- para uno que desde hace más de una década abraza la Revolución Bolivariana. Pero sé es posible dar informaciones objetivas y honestas cuando el testimonio es directo.

Los grandes medios internacionales intentan presentar unas presidenciales donde se enfrentan dos principales contendientes: Nicolás Maduro, candidato del chavismo contra Enrique Capriles, abanderado de la oposición. Quizás más allá de las fronteras de Venezuela se pueda presentar esta imagen sencilla, pero la realidad es muy diferente.

No se pueden entender las actuales presidenciales en Venezuela sin contextualizar sus orígenes históricos. Es esencial diferenciar la independencia de unanación con la soberanía de un pueblo.

El Libertador Simón Bolívar ganó en 1811 la Independencia de Venezuela. No le gustó a la oligarquía de la época, muy cómoda con los privilegios recibidos de la Corona de España. Ésta traicionó a Bolívar y lo obligó al exilio donde murió en diciembre 1830, con serias dudas sobre las causas reales de su muerte.  A partir de 1830, una minoría privilegiada mantuvo cuidadosamente el pueblo venezolano “independiente” en el oscurantismo, la ignorancia y el analfabetismo político que naturalmente engendran la pobreza.

La esclavitud de tiempos coloniales se transformó en dominación “democrática” de tiempos modernos. Los pobres ya “libres” siguieron al servicio de los potentes y los recursos de la nación al servicio de las grandes potencias.

En 1992, Hugo Chavez Frías retomó la bandera bolivariana para una nueva guerra de independencia. Esta vez se trataba de la soberanía de su pueblo. Es en 1999 que se consagró esta soberanía, sin acto de independencia, pero con una Nueva Constitución, una nueva República Bolivariana y hasta una nueva bandera. Nació un pueblo participativo y protagónico. Esto tampoco  le gustó a la oligarquía contemporánea, muy cómoda con sus privilegios.

Se enfrentó a Chávez, pero en 2002 fracasó en sus intentos de obligarlo a dimitir. Chavez murió en marzo 2013 con serias dudas sobre las causas reales de su muerte.

A partir de 1999, a pesar de la minoría privilegiada, el pueblo venezolano soberano se liberó del oscurantismo, la ignorancia y el analfabetismo político. Hoy, los pobres ya no están más dispuestos a seguir al servicio de los potentes. El pueblo soberano no acepta que ninguna gran potencia pretenda arrebatarle sus recursos.

Tras la muerte de Chávezven cierre 2.jpg

Hoy, de esto se tratan las elecciones presidenciales 2013 en Venezuela, por una situación sobrevenida.

En octubre 2012, Hugo Chávez ganó el periodo presidencial del 2013 al 2019 contra Capriles, por mayoría absoluta. Por su fallecimiento en marzo 2013, nuevas elecciones presidenciales deben elegir un Presidente que debe cumplir este mismo mandato de 2013 al 2019. Hugo Chávez que sabía de los riesgos de su “enfermedad” presentó al pueblo su candidato en aras de unir las fuerzas para esta nueva batalla electoral. La oposición que no tenía ningún candidato “presentable” logró convencer Capriles de volver a lanzarse a la contienda pero  antes el  pidió “pensárselo”.

Es así que Capriles se presenta con el mismo programa que le valió una derrota en 2012.

Nicolás Maduro por su lado es en realidad candidato para ser el “Presidente responsable” de ejecutar el mandato 2013-2019 ya ganado por Hugo Chávez. Para esto, cuenta inclusive con el programa “para la gestión bolivariana socialista 2013-2019” de Hugo Chávez, incluido un gabinete de ministras y ministros nombrados en persona por Chávez.
Capriles cuenta con un Jefe de Campaña y abiertamente con el apoyo de Washington.

El Jefe de Campaña de Maduro es Chávez en persona, ausente físicamente pero muy presente en cuanto a sus instrucciones. Su apoyo es el pueblo chavista y bolivariano. Por esto no se debe confundir un “chavismo sin Chávez” con el “chavismo de Chávez”.

Observar la campaña electoral lleva a sorprendentes conclusiones sobre sus actos y participantes. Es necesario acercarse a las diferentes concentraciones, las chavistas y las opositoras, para entender cuáles son sus entornos. Por un lado son cantos y bailes en un ambiente de amor y esperanza. Por el otro es odio, agresividad y amenazas en un ambiente de amargura. Se deja al lector juzgar por si mismo que pertenece a quien.

Los revolucionario s bolivarianos chavistas, entre momentos de dolor y tristeza por la partida física de su líder, siguen actuando como lo hacendesde hace más de una década. Se movilizan masivamente y ahora a la consigna de Chávez para elegir Maduro contestan al unísono “Te lo juro”.

En estos momentos poco hace falta  hablar de Nicolás Maduro. El mundo conoce muy bien a Hugo Chávez. Por ahora, Maduro es Chávez hecho Maduro por la voluntad y una cuidadosa preparación del mismo Chávez. Lo que sí es sorprendente es el comportamiento del candidato Enrique Capriles. ¿De verdad Capriles piensa que todavía el pueblo soberano es ignorante?

Capriles una y cien veces denunció a Chávez como un mandatario Composition made with two picturesantidemocrático. Capriles, que recibe abiertamente el apoyo de Washington y debe considerar los Estados Unidos, como un ejemplo de democracia debe también saber perfectamente que:
. Jamás en los EEUU se le permitiría la escalada del muro de ninguna Embajada para amenazar su personal diplomático como se le permitió en Caracas.
. Nunca en los EEUU se le permitiría arremeter contra un Oficial Federal porque lo sorprendió en un acto público que condena la ley, como lo hizo en Venezuela contra un Comisario Policial.
. Seguro que de haber participado a un golpe de estado en contra de la Casa Blanca, hoy no tendría ningún chance de ser candidato a la presidencia de los EEUU sino que observaría los comicios desde detrás de  las rejas de una cárcel federal.

Es sorprendente que Capriles no parezca tener límites cuando miente de forma casi compulsiva. Las mentiras son tan grandes que por su suerte, ni sus seguidores las pueden creer. De lo contrario se quedaría con un solo voto… el suyo. La lista de las mentiras de Capriles es demasiada extensa para mencionarlas todas. Solo algunas emblemáticas permiten evaluar la desmedida de lo que se acerca a una farsa:
– Anuncia Capriles que de ser Presidente ofrecería a los médicos cubanos la nacionalidad venezolana.   Capriles piensa que el pueblo olvidó que durante diez años él y los suyos afirmaron que los cubanos no eran médicos, que como Gobernador se empeñó en cerrar el albergue de los médicos cubanos e intentó cerrar los centros de salud populares.
–  Durante una década Capriles combatió las “Misiones”, los programas de salud, alimentación, educación y vivienda de la Revolución Bolivariana. Pues ahora resulta que Capriles sería más chavista que Chávez para mejorar y ampliar las Misiones.
–  Para colmo, ahora Capriles no sólo se descubre una ideología chavista sino que también un alma bolivariana al punto que su Comando de Campaña lo bautizó “Comando Bolívar•”. ¿De verdad Capriles piensa que el pueblo soberano carece de memoria?

En Abril 2002, durante las escasas horas en el cargo de un presidente de facto fugaz respaldado por Capriles, el pueblo recuerda como en el Palacio Presidencial se descolgó el cuadro de Bolívar y se borró el nombre de la República Bolivariana para regresar a la simple Venezuela. La farsa bolivariana de Capriles llega al extremo que su equipo de campaña interrogado por los medios no fue ni capaz de dar la fecha de nacimiento del Libertador Bolívar, incluida la rectora académica de la universidad.

– Los opositores empezaron su campaña electoral contra Nicolás ven maduro y genteMaduro con lo que seguro pensaron una idea genial cuando anunciaron triunfantes que Maduro había sido chofer de autobús y lo bautizaron “el autobusero”. Pues se equivocaron y el tiro les salió por la culata. El pueblo descubrió asi que Maduro era uno de los suyos, y la descalificación de la clase obrera por la clase burguesa solo inspiró replicas con “chispa” venezolana. Maduro realizó su campaña electoral manejando un autobús, aclamado por el pueblo, y salieron por todos lados logos y maquetas de autobuses como emblemas de la campaña.

– Capriles y sus seguidores en contra del gobierno chavista manejó el tema (cierto) de la grave inseguridad actual en Venezuela. Otra vez, toma el pueblo por ignorante. El pueblo sabe perfectamente que es en el Estado Miranda donde Capriles es Gobernador donde se registran los peores índices de inseguridad a nivel nacional.

Elecciones atípicas

Para estas elecciones presidenciales atípicas los bolivarianos votarán para elegir su “Presidente responsable” a fin de ejecutar el mandato 2013-2019 ya ganado por Hugo Chávez en octubre 2012. Probablemente Capriles tendrá una gran sorpresa por no haberse tomado la pena de sumar los tipos de votos que se depositarán en las urnas.

Todas las encuestadoras y de todas tendencias políticasinformaron de sus desfavorables predicciones numéricas, cuantitativas, pero no de las cualitativas. Debiera Capriles conocer algunas motivaciones de votos en estas elecciones atípicas, con votos de varios tipos:
. El voto a la memoria del Comandante. Es el voto Chávez.
. El voto pedido por el Comandante. Es el voto Maduro. “Chávez te lo juro”.
. El voto por todo lo recibido. Es el voto reconocimiento.
. El voto para a futuro no perder lo recibido.
. El voto por la Patria que ya no está en venta.
. El voto por una Revolución que avanza y no tiene retorno.
. El voto porque “no volverán”, los opositores al poder.
. El voto “mujer” que de “transparente” paso a ser punta de lanza de la Revolución.
. El voto del anciano que recobró dignidad gracias a una jubilación justa.
. El voto del indígena, nuevo y por fin verdadero ciudadano.
. El voto del campesino con tierra.
. El voto de “no me tomen por tonto, ya no lo soy”.
Y votos cualitativos hay mas… y mas… y mas. Solo falta sumarlos.

Pero hay también un voto “dolor”. Cada día más se comenta la hipótesis de un magnicidio contra Hugo Chávez. Muchas denuncias circulan que contrastan con los pocos desmentidos. Nadie no puede afirmar nada “por ahora” pero nadie puede demostrar lo contrario.
Sin duda frente a las urnas más de un patriota depositará un voto “justicia” a la memoria de Chávez.

En las elecciones presidenciales venezolanas está en juego mucho más que la elección de un mandatario. Se trata de desafíos. El desafío al socialismo bolivariano frente al capitalismo salvaje frente. El desafío del humanismo frente al materialismo. El desafío de una pequeña nación independiente con un gran pueblo soberano frente a las grandes potencias.

Frente a resultados contundentes, es poco probable, pero no se puede descartar que Capriles se preste con la ayuda de los grandes medios internacionales al show de un supuesto fraude para desconocer los resultados y justificar su derrota. Ya cometieron el error de pensar que la desaparición física de Chávez era el fin del chavismo sin prever que iban a nacer millones de Chávez. ¿Podrán cometer el error de no visualizar las imprescindibles consecuencias de intentar engañar un pueblo soberano?

Para su cierre de campaña en Caracas, Enrique Capriles a duras penas siquiera llenó una avenida de sus seguidores. En el mismo lugar, Maduro con Chávez en el ambiente, llenaron con una marea humana de chavistas siete avenidas y colapsaron Caracas.
En 2002 la oposición fracasó con su golpe de estado. Después también fracasó con su golpe petrolero y otra vez  fracasó con su golpe empresarial. En los tres casos el pueblo salió masivamente a la calle para defender su Revolución. Esto lo debería recordar Capriles antes de inventar un golpe electoral.

Eldomingo 14 de Abril el mundo observará con atención los resultados electorales de Venezuela. Porque desde Europa, Africa y más alla,  muchos son los pueblos que en la Revolución Bolivariana y en Chávez encontraron una esperanza para un nuevo mundo posible. Ellos sueñan de revolución y sus sueños empiezan por la continuidad de la Revolución Bolivariana.

Para concluir y para no decepcionar los pragmáticos, más interesados en cifras que en sentimientos, los últimos resultados de las encuestas:
Consultores 30-11; Maduro 52,8%. Capriles 38,6%. Ventaja  Maduro 14,2%. Encuesta  en 16 estados y el Distrito Capital, 1.600 entrevistas, 23 al 26 Marzo y 1 al 3 de Abril. 72,5% aseguro que votara. Independientemente de su preferencia: 60,3% cree que ganará Maduro, 29,2% Capriles.

Datanálisis: Maduro 50,3%. Capriles 33,9%. Ventaja Maduro 16,4%.
Encuesta 800 entrevistas, 18 al 21 de Marzo. Independientemente de su preferencia: 61,9% cree que ganará Maduro, 19,9% Capriles.

International Consulting Services (ICS): Maduro 56,9%. Capriles 41,1%. Ventaja Maduro 15,8%. Encuesta  en 19 estados y el Distrito Capital, 1.600 entrevistas, 22 al 27 Marzo y 1 al 3 de Abril.
Rechazo hacia los candidatos: 60,3% afirmó que no votaría por Capriles. Tema sensible como resolver seguridad en el país: 54,4% Maduro. 37,7% Capriles.

Grupo de Investigación Social Siglo XXI (GIS XXI): Maduro 55,3%. Capriles 44,7%. Ventaja Maduro 10,6%. Encuesta 1.500 entrevistas, mes de Marzo. 91% de los venezolanos mantiene igual o mejor opinión sobre Hugo Chávez. Tendencia inicio Abril: Maduro 57,6%. Capriles 42,4%

Hinterlaces: Maduro 54%. Capriles 37%. Ventaja Maduro 17%.
Encuesta a nivel nacional 1.100 entrevistas, 3 de Abril.
Tendencia inicio Abril: ventaja Maduro entre 15 y 17%.

Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD): Maduro 53,3%. Capriles 34,7%. Ventaja Maduro 18,6%. Encuesta a nivel nacional 1.200 entrevistas, 24 al 31 de Marzo. 60,1% de acuerdo con nombramiento de Nicolás Maduro como presidente encargado.
57,2% consideran como positiva la actual gestión de gobierno.

Extra: declaración de Díaz Rangel, director del periódico Ultimas Noticias: “Tercera parte de quienes votarán por Capriles creen que perderá”

* Venezolano de origen francés. Productor y co-conductor del programa “Así de Simple” en la Radio del Sur. Coordinador General del Sistema Hermes Internacional.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Luis Alberto Matos
    13 abril 2013 18:29

    Excelente artículo. Un buen retrato de nuestra vida política, que pocas veces es expuesta al exterior en esta forma, mostrando nuestras particularidades específicas.

  2. Rebeca Chamudes Urzúa.
    17 abril 2013 16:58

    Este artículo quedó claramente desmentido después de conocer el resultado de las elecciones, en que el gobierno chavista tuvo que reconocer que estuvo a un punto de perder las elecciones.
    Se derrumba la teoría que todos los opositores son burgueses , capitalistas y que el pueblo está con Maduro.
    El pueblo venezolano aparece dividido,lo que nos hace pensar que la Revolución Bolivariana está asentada en bases bien débiles. No basta el carisma de un líder ya muerto,no bastan los regalos y beneficios a los más pobres, no basta el discurso demagógico, las alusiones a la religión y a Bolivar.
    No basta un gobierno populista.
    Para hacer una Revolución se necesita un pueblo, una clase trabajadora y capas medias organizadas conscientes, empoderadas, con una clara dirección ideológica de un partido o un movimiento. Una revolución necesita una convicción tan fuerte de las mayorías, que serían capaces de morir po ella y pasar por todo tipo contingencias negativas.
    Al parecer, no es el caso de Venezuela,rebosante de petróleo
    y populismo.
    Si es el caso de Cuba. Y es que Fidel no es Chavez, Fidel era un educador de su pueblo,el quería que los cubanos se entregaran a la revolución por convicción racional más que pasional. Por algo estudió con los jesuitas. En Chile dijo que quería que fueramos revolucionarios, por la Razón, por la Moral, o algo así.
    Maduro no está maduro para encabezar una REVOLUCIÓN, aunque la nombre a cada rato. Que estudie marxismo-leninismo, que rece menos y deje que surgan nuevos liderazgos desde las organizaciones.