Feb 28 2019
303 lecturas

OpiniónPolítica

Venezuela: Reflexionar sobre el futuro o quedarse en un inmediato (que tan inmediato no es)

Como siempre, si uno sale de un esquema binario, se encuentra en un problema. El mundo tiene  que ser sencillo, no complicado.  Othernews dejó de escribir sobre si Maduro no o Maduro si, y solo hospederá artículos más analíticos, con perspectivas más globales. Es  lo mismo  que voy a hacer yo. No hay nada más inútil que contribuir a un debate en el cual las dos partes  no quieren dialogar, y lo único que quieren es la derrota total del otro.
Quiero resumir, antes de salir del debate sobre Venezuela, cual es mi posición.
  1. No hay la menor duda que el pueblo venezolano es víctima hoy de una situación dramática, que llega hasta la comida y los medicamentos. Al punto tal que las 18 toneladas de ayuda de que se debate serían un gota de agua, y nada más.
  2. Pero, mi firme opinión es que una crisis igualmente dramática se abrirá el día que Maduro se vaya. Y mi preocupación es que nadie mira más allá de Maduro. 
  3. La salida de Maduro llevará a un gobierno, y este gobierno se va a enfrentar a los siguientes problemas, de los cuales hoy nadie habla.
  4. La intervención americana, que muchos saludan, ha internacionalizado el conflicto, que es lo peor que puede pasar (véase Siria). De hecho los anticuerpos sobre Trump y el siniestro pasado de Bolton Abrahams han hecho que muchos europeos que no saben nada de Venezuela, pero mucho de Estados Unidos, istintivamente miran a  la intervención americana como un peligro mayor. Esto explica la posición dei 5 stelle en Italia, y la posición italiana. El beso de Trump es un beso tóxico. Esto no tiene nada que ver con la tragedia del pueblo venezolano. Pero el apoyo de Trump, las declaraciones de Bolton a la CNN sobre el petróleo venezolano, han fortalecido en una parte de la opinión pública internacional a Maduro. Si no se tiene esto en consideración, se comete un error.
  5. La intervención americana ha llevado automaticamente a la movilización de China (que tiene un gran crédito y más de oro) y, por las mismas razones, de parte de los gobiernos que están en contra de Trump, y reaccionan automáticamente a la idea que Trump amplíe su peso. Si Trump no se hubiera metido, probablemente México, Uruguay  y otros hubieran tenido otra postura.
  6. La falta de claridad sobre el camino a elecciones también hace el juego de Maduro. ¿Cuánto dura este gobierno de transición? Lo lógico sería llamar a elecciones en un plazo de tres meses. Pero ya se empieza a decir que antes de las elecciones hay que solucionar problemas urgentes de comida, de importación de medicinales etc. Si se deja establecer la fecha después de la salida de Maduro, es evidente que esto se puede transformar en un problema político, y de division de la oposición.
  7. La oposición tendría que hacer un acuerdo, como el que hicieron Betancourt y Caldera, jurando cooperación para que se fuera Pérez Jiménez. Los partidos de oposición tendrían que hacer un panorama claro de transición, con plazo de dos años por lo menos, en el cual se comprometen claramente a no dividirse por un tiempo preciso, y velar por la unidad democrática. Sin esto, dejo constancia que se dividirá de manera irreparable, y habrá un poder legislativo sumamente fracturado que hará una governabilidad de unidad nacional muy, muy difícil.
  8. Tengamos en cuenta que los problemas económicos de Venezuela no se van a terminar con la salida de Maduro. Es un país que necesita grandes inversiones en infraestructuras, y crear un desarrollo industrial, ya que vive de los ingresos del petróleo, que es una materia prima de un futuro negativo. Hay un primer desafío vital: ¿para sanear el presupuesto, se cortan los subsidios creados por Chávez para los de menor ingreso? Esta no es un problema económico, es un problema político…
  9. ¿Qué se va a hacer con Estados Unidos, China y Rusia, cuando pretendan defender sus inversiones en Venezuela?  ¿Habrá una posición general hacia todos, y se negocia un acuerdo multilateral, o acuerdos bilaterales? Porque este no es un tema menor, y si se darà preferencia a Estados Unidos, se abre un camino muy complejo…
  10.  Por éstas y otras razones mi posición es la siguiente. No creo que ni a Trump, ni a  Putin , ni a Xi, ni a Erdogan, le interese un pepino del pueblo venezolano. La oposición tiene que convocar urgentemente una reunión de todos los países extranjeros involucrados hoy en Venezuela, pidiendo que se establezca un Plan Marshall, donde se comprometan ahora a aportar recursos para la reconstrucción y estabilización  del País. Esto va a dar un mensaje de confianza al pueblo en  Venezuela, y va a permitir al gobierno que salga de las elecciones poder hacer un mínimo de planificación. Allá se va a ver quién de verdad quiere ayudar a Venezuela. Todo esto se puede hacer en seis semanas, Mis contactos en Bruselas me dicen que ellos participarían, con una pledge concreta. Y hay pruebas  para pensar que Maduro se va a caer muy pronto. ¿No valdría la pena ocupar el tiempo haciendo algo concreto?
  11. ¿Está la oposición unida dispuesta a llamar a esta conferencia? La alternativa es que se vayan solucionando los problemas en el camino. Bueno, creo que este es un camino extremadamente difícil, en un país dividido y sin recursos. Ahora, sé que la reacción general será: saquemos a Maduro, la gente se muere de hambre, y  después hablamos y veremos.  La falta de claridad sobre el futuro fortalece a Maduro… Y temo que pasará un largo tiempo hasta que se solucionen los problemas, sin reconciliación nacional  y recursos… En fin, ¿podemos hablar del post Maduro y ver si existe un camino? 
  12. Estas son reflexiones que creo que habría que hacer. Son para el bien del pueblo, no de los políticos, nacionales o internacionales. Y, por lo tanto, utópicas…

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario