Ago 26 2006
223 lecturas

Economía

Venezuela. – SOLIDARIDAD, CAMINOS, DISCUSIONES.

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

EL MILAGRO DE VOLVER A VER

“Cuando me sacaron la venda y abrí los ojos no pude contener la alegría de volver a ver con ese ojo y comencé a gritar ¡Viva Venezuela!” Lilian Bravo Zamora, escritora chilena, recibió una cirugía gratuita de cataratas en sus dos ojos en el Hospital de Barquisimeto, Venezuela.

“Yo llegué aquí tuerto y hora tengo de nuevo mis dos ojos buenos como para seguir trabajando”, razonó eufórico Mario González, campesino de Valdivia de Paine, 60 km al sur de Santiago.

Ernesto Carmona*

Los pacientes forman parte del tercer grupo de 67 chilenos operados de los ojos en Barquisimeto, Venezuela, que regresaron el miércoles 23 de agosto de 2006 a Santiago tras un azaroso viaje que se alargó por 25 horas cuando las autoridades peruanas retuvieron el avión por más de 4 horas en Lima, durante el reabastecimiento de combustible, bajo el pretexto del plan de vuelo autorizado antes a ConViasa, la línea venezolana que transporta a los pacientes.

fotoA medianoche el avión fue autorizado por fin a despegar, justo cuando el aeropuerto de Santiago fue cerrado por mal tiempo. La nave se dirigió, entonces, a Mendoza, Argentina, donde permaneció 10 horas esperando que se disipara la neblina en el terminal aéreo chileno.

 “Ya no me acordaba cómo era ver bien: cuando abrí los ojos pude ver la luz y las finas y hermosas manos de la oftalmóloga venezolana que me operó las cataratas”, explicó la escritora Bravo.

“No sé cómo expresar mi agradecimiento ante tanta generosidad del pueblo venezolano porque soy un hombre muy inculto, sin educación, no tengo lenguaje: lo cierto es que en Chile no tenía ninguna posibilidad de operarme”, explicó González, quien vive y trabaja en un sector rural cordillerano cercano a Santiago pero alejado de la salud pública.

González, al igual que la mayoría de los pacientes chilenos, jamás había salido al exterior y nunca había viajado en avión. “Volar me da terror; nunca más voy a volver a hacerlo”, aseguró este trabajador que se gana la vida cargando a pala arena y piedras para la construcción en un camioncito de su propiedad.

Sonia Cárdenas, del Valle de Elqui, en el llamado Norte Chico cercano a Coquimbo y La Serena, se expresó de manera similar: “En mi pueblo, les contaré a todos lo bien que nos atendieron en el Hospital de Barquisimeto y en la Villa Bolivariana”, la ex Villa Olímpica donde alojan y alimentan los pacientes.

221 intervenciones. 221 milagros

El tercer grupo de 67 pacientes chilenos estuvo al cuidado permanente de un equipo de enfermeras venezolanas, instaladas en un habitación de la Villa, complementadas por los médicos chilenos Rodolfo Leveque y Carlos Tamayo, quienes viajaron con los enfermos.

La afiliada a la Sociedad de Escritores de Chile era quizás la integrante más ilustrada de este grupo, pero ella es tan pobre como el resto de los pacientes. Entregó los mejores años de su vida como funcionaria del Partido Comunista, pero el sistema privado de pensiones le niega el derecho a una jubilación y el acceso a la salud. Tampoco logró la calidad de “exonerada” que da derecho a una pensión de gracia del Estado. Es poco dinero, pero por lo menos asegura el acceso sistema público Fondo Nacional de Salud (Fonasa).

Desde que el Hospital de Barquisimeto se incorporó a la Misión Milagro, en octubre de 2005, se han operado de los ojos 3.800 venezolanos y extranjeros. El 18%, es decir 680 pacientes, viajó desde  Chile, Ecuador, Nicaragua, El Salvador y República Dominicana, informó la doctora Lynda Amaro, directora del centro. Pero la Misión también atiende en otros hospitales en diferentes ciudades de Venezuela.

Desde Chile, han viajado a Barquisimeto, para operarse de cataratas y pterigión, unos 221 pacientes, desde mayo de 2006. El primer grupo de 94 pacientes también fue retenido por la autoridades peruanas, pero en el segundo viaje, de 66 personas, y el tercero, ConViasa eligió la vía Asunción-Manaos. El Boeing 350 tiene una autonomía de 5.500 km. Sin embargo, el tercer contingente regresó de nuevo vía Lima, que es el camino más corto. En cada viaje, los pacientes suelen ser acompañados por una quincena de asistentes y coordinadores, incluidos los médicos.

Más mujeres que hombres

Lilian Bravo y Juana González, del segundo grupo, se quedaron 24 días en Barquisimeto para operarse exitosamente el segundo ojo, regresando a Chile con el último contingente. De los 67 pacientes de esta tanda, tres no pudieron operarse: Jacqueline Guzmán, quien en mayo se intervino uno de sus ojos, esta vez presentó problemas de coagulación, al igual que Sonia Baeza, en tanto a Magdalena Corbalán le detectaron una cardiopatía coronaria.

Las mujeres conformaron el 78% del último grupo. Esta aplastante mayoría femenina se ha dado en todos los grupos de pacientes chilenos. La mujer más joven del grupo, Felicinda Gallardo, tiene 22 años, contra 79 de Hilda Huerta, la mayor de todas.

Los enfermos viajaran desde los barrios pobres de diferentes municipios del país; entre otras comunas, Buin, Calera de Tango, Cerro Navia, Conchalí, Coquimbo, Curacaví, Estación Central, La Granja, La Florida, La Ligua, La Serena, Limache, Lo Espejo, Ovalle, Pedro Aguirre Cerda, Peñalolén, Quillota, San Joaquín, Valdivia de Pasine y Viña del Mar.

Muchos pacientes conocieron por primera vez otro país y todos pudieron apreciar el proceso de cambios en favor de los pobres que impulsa el gobierno del Presidente Hugo Chávez, a la vez que pudieron conocer, como si fueran t uristas, algunos pueblos de artesanos que se hallan cerca de Barquisimeto, como Tintorero y Agua Viva.

Regreso al mundo real

Durante la emotiva despedida, al término de la visita –que para algunos fue de hasta 25 días– la mayoría decía “ahora tenemos que volver a la realidad real”, como si el viaje a Barquisimeto y la curación de sus ojos hubieran sido un sueño, una fantasía hecha realidad.

Lo más difícil para ellos será reencontrarse con la dureza y el egoísmo del modelo de sociedad neoconservadora que impera en Chile. Y, sobre todo, descansar o por lo menos reducir el ritmo de trabajo para asegurarse la rehabilitación y cumplir con las recomendaciones médicas. Más de un paciente ha debido a regresar a Venezuela para reponerse de una convalecencia inadecuada, por la prisa en retomar la lucha por la subsistencia y el infaltable exceso de trabajo.

Para acogerse a la Misión Milagro basta acercarse a las organizaciones bolivarianas o de solidaridad con Venezuela que operan en distintos países de América Latina. O simplemente, consultar en la Embajada respectiva.

En casa del herrero…Curiosamente, la Misión es poco conocida en la propia Venezuela. No tiene una cobertura de prensa adecuada porque los medios privados de radio, televisión y prensa escrita están en contra de cualquier iniciativa del gobierno de Chávez y los órganos periodísticos partidarios del gobierno también suelen ignorarla.

* Periodista. Integra el Consejo del Colegio de Periodistas de Chile.

foto

ENTREVISTA AL PRESIDENTE CHÁVEZ EN CHINA

 
Hace pocos días, el 24 de agosto de 2006, Venezolana de Televisión informó desde Beijing sobre las actividades del presidente Hugo Chávez en China. Algunas informaciones que adelantó el Jefe de Estado.

“Hemos tenido este 23 y 24 de agosto un día de intenso trabajo, hace apenas media hora, terminamos una jornada más, de reuniones continuas. Hemos estado con el Ministro de Industria, con funcionarios del gobierno y empresarios chinos”, dijo Chávez, destacando la prominencia de las empresas en ese país. “Son las más grandes empresas chinas, ubicadas en los primeros lugares del ránking mundial. De mucha importancia para el país.

Señaló que se ha reunido con representantes de nueve grandes empresas chinas, dos de ellas petroleras, así como de ferrocarriles, tres de telecomunicaciones, dos empresas de tanqueros petroleros, y también de financiamiento y construcción de viviendas.

Igualmente informó de una reunión con el presidente Hu Jintao, con quien firmará acuerdos de importancia desde el punto de vista estratégico. “Estamos construyendo el futuro”, dijo Chávez al puntualizar que la visita a China representa “un salto en tecnología, en vivienda, telecomunicaciones (…) Venezuela se conecta satelitalmente con el mundo”.

Hacia un nuevo modelo petrolero

En compañía de su comitiva el Jefe de Estado afirmó: “Me siento muy motivado. Esta es nuestra cuarta entrevista con los ministros y empresarios chinos. Cada visita es un paso y un piso más para una alianza estratégica (…) Los asuntos vinculados con el petróleo son de suma importancia, porque estamos diversificando el negocio petrolero para un nuevo modelo petrolero”.

“Venimos de cero, de crudo y productos y en cuanto al suministro a China, con estos convenios que estamos armando se complementan. Y vamos a explotar petróleo con empresas mixtas en 19 campos (…) Vamos en alianza a la Faja Petrolífera del Orinoco.

“(La) hemos certificado como la más grande reserva de petróleo del mundo (…) La producción en los próximos cinco años (2010) para exportar a China será de en medio millón de barriles diarios de crudo”.

fotoDijo el presidente que en este momento la exportación a China bordea los 150.000 barriles diarios. Y aseguró: que el próximo año esa cantidad se triplicará. “Nos convertiremos en uno de los grandes exportadores de petróleo al gigante chino”.

Mencionó tamnbién asuntos relacionmados con acuerdos y convenios para el desarrollo tecnológico, precisando: “Cerramos un convenio para fabricar un número importante de taladros. Vamos a construir una fábrica de taladros en Venezuelav (…) vamos rumbo a nuestra independencia económica”.

Tras recordar que la República Popular China “salió del mapa de la pobreza” y que “cada día es más grande su desarrollo, su ciencia, su tecnología, su capacitación”, reiteró que la relaciones estratégicas con la RPCh significa que Venezueña construye “el piso para la consolidación del gran proyecto nacional” .

“Tenemos la expectativa de ser un país emergente (…) una pequeña potencia emergente y que tiene las condiciones para ello (…) Venezuela marcha a paso libre y por ello tiene mayor presencia internacional”. Sus relaciones con Rusia, el Asia, MERCOSUR y el mundo –dijo– “es el equilibrio del Universo”.

“Estamos dispuestos a construir la ‘Reina de la República’, una Venezuela desarrollada en tecnología, en impulso social, una democracia plena…” Sobre la coyuntura electoral que vivimos dijo: “saldremos mucho más fortalecidos, porque Venezuela sigue su marcha”.

Sobre los estudiantes venezolanos en China, el presidente señaló que se reunirán con ellos en la Ciudad Naútica, una institución en ese país. De igual manera se reunirá con la encargada de llevar el proyecto del satélite para Venezuela y también tendrá encuentro con miembros del Banco Nacional de Desarrollo de China, con el cual estima importantes conexiones.

(Informe de Edison Barría, analista político).

foto

PRESIONES SOBRE LA PRESIDENTE DE CHILE

La presidente de la Democracia Cristiana de Chile, senadora Soledad Alvear, saltó al ruedo para presionar –con cuatro meses de anticipación y en sintonía con la embajada de EEUU– al gobierno de Michelle Bachelet contra la aspiración de Venezuela de integrar el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a partir de octubre. El voto chileno en la ONU constituirá una definición clave en la política exterior de la presidente de la República.

Alvear quebró lanzas por alinear a Chile detrás de EEUU, bajo el pretexto de que Venezuela es “un país que critica públicamente a un presidente electo”, en alusión a los comentarios de Hugo Chávez sobre el peruano Alan García. El candidato de EEUU es Guatemala, país obediente a Wáshington, mientras se espera que Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Uruguay y numerosas naciones del Caribe se inclinen por el país de Bolívar.

El temprano esfuerzo de Alvear fue sincronizado con el secretario general de la DC, Moisés Valenzuela, el encargado internacional del mismo partido, Ezequiel Silva, y Tomás Jocelyn-Holt, ex diputado y ex encargado internacional de la DC, quienes criticaron a los senadores socialistas Ricardo Núñez y Alejandro Navarro por emitir opiniones en favor de Venezuela, pero también se escuchó la voz disidente del senador DC Jorge Pizarro.

Saltaron de inmediato al ruedo los senadores socialistas Camilo Escalona, presidente del partido, y Jaime Gazmuri.

El canciller Alejandro Foxley, un hombre proclive a EEUU, se inclinó por un tercer candidato de consenso. Aunque Chile está moralmente comprometido a retribuir el decisivo apoyo de Venezuela para elegir al PS José Miguel Insulza como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), contrariando entonces frontalmente los deseos de EEUU, Foxley estimó que “América Latina (…) está llena de conflictos emergentes entre los países, está muy fragmentada; creemos que hay que tratar de escoger un país que acerque de alguna manera a los que están peleados, es decir, que produzca convergencia, no divergencia, y que nos represente a todos”.

La última palabra, empero, no la tiene Foxley sino Bachelet. La política exterior tampoco la conduce la jefatura de un partido o una bancada parlamentaria, sino la jefa del Estado. “Esta es una decisión que se va a tomar en octubre, que definirá la Presidenta Bachelet y será informada oportunamente”, sentenció un escueto ministro Secretario General de Gobierno, Ricardo Lagos Weber.

Presiones directas de Wáshington

Bachelet ha señalado que todavía no está decidido si Chile votará por Venezuela. “Falta mucho tiempo; voy a tomar una decisión en función de los intereses del país y de lo que me parezca a esa altura”, dijo. Ante la pregunta

de si votar por Venezuela significaría ganarse la enemistad de Wáshington, respondió: “Voy a tomar una decisión que sea la mejor para Chile”.

La ciudadanía aún ignora como votó Chile en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, a causa de cierto secretismo en política exterior que cultiva el gobierno. La mandataria aseguró que Bush no la presionó para votar contra Venezuela durante su visita oficial a Wáshington. Al abandonar el Salón Oval de la Casa Blanca, Bachelet aseveró que no se tocó este tema y que “no hubo presiones”. Según versiones de prensa, Foxley sí fue presionado en favor de Guatemala durante su reunión de trabajo en abril.

El diario de la costa oeste de EEUU Los Angeles Times, citando fuentes diplomáticas latinoamericanas anónimas, informó entrada la segunda quincena de agosto de 2006 que la Casa Blanca insinuó su determinación de no entrenar pilotos chilenos para los aviones F-16 que venderá a Chile si este país vota por Venezuela, pero Adam Ereli, portavoz del Departamento de Estado, desmintió la aseveración.

Venezuela padece, precisamente, la venganza de EEUU que mantiene en tierra su flota de F-16 por el bloqueo de Wáshington a la venta de repuestos e incluso al traspaso de las naves a terceros.

“Obviamente, depende de cada país decidir a quién van a votar para el lugar en el Consejo de Seguridad”, dijo Ereli. También es obvio que mentir y desmentir es la esencia de la diplomacia estadounidense. Para Los Angeles Times y sus fuentes, la administración Bush “dejó en claro” que su “prioridad total” es que Venezuela no ocupe ese cargo. “Pensamos que la elección de un miembro no permanente en el Consejo de Seguridad es crucial y que afecta cuán bien el consejo podrá encarar las amenazas a la paz y la seguridad internacional”, dijo Ereli.

El Consejo de Seguridad lo integran 15 representantes de otros tantos países; cinco en calidad de permanentes y diez rotativos, pero el poder real radica en los cinco miembros permanentes –con derecho a veto– que son China, Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Rusia. Los otros 10 son elegidos anualmente en grupos de a cinco por períodos de dos años. Por ejemplo, el 31 de diciembre de 2006 expiran los períodos de Argentina, Dinamarca, Grecia, Japón y República Unida de Tanzania y el 31 de diciembre de 2007 terminan el Congo, Eslovaquia, Ghana, Perú y Qatar. En la elección de octubre, Venezuela aspira a sustituir a Argentina a partir del 1 de enero 2007.

fotoPosicione disidentes con la DC

En Chile, también se escuchó la voz disidente del senador DC Jorge Pizarro, quien discrepó del cuestionamiento tajante de Venezuela. “No me gusta la demonización que se hace del gobierno del presidente Hugo Chávez y de su figura”, dijo a través de El Mercurio. “Él tiene una interesante vocación por la integración latinoamericana que es loable”.

Quedó bastante claro que los socialistas y el Partido Por la Democracia piensan de manera distinta a la directiva demócrata cristiana, dispuestos a honrar el compromiso por el socialista Insulza en la OEA y marcando una clara distancia con sus aliados DC. “Venezuela tiene un peso significativo en el continente que sería absurdo no tomar en cuenta”, dijo Escalona a La Tercera.

“La mayoría está con Venezuela, así que sería inapropiado que Chile le diera la espalda a América del Sur en una decisión tan importante”, precisó Escalona. “No vaya a ser que Foxley quede prisionero de su propio argumento”, agregó el timonel del PS, señalando el riesgo de que su búsqueda de un candidato distinto a Guatemala –pero aceptado por EEUU– no encuentre eco en países clave de la región, como Brasil y Argentina, quienes probablemente se inclinarán por Caracas.

Chile “debiera alinearse con Argentina y Brasil y votar por Venezuela”, aseguró el presidente del PPD, Sergio Bitar. Expresó que era prematuro hablar del asunto, pero que si no surge un tercer candidato de consenso Chile debería retribuir el esfuerzo venezolano por Insulza.

“No es un tema menor que Chávez se haya jugado por la candidatura de Insulza a la Secretaría General de la OEA. Más allá del agrado que nos represente Chávez o no, lo que Chile tiene que hacer con su votación es la defensa de los intereses de Chile, en el contexto latinoamericano y sudamericano”, dijo Bitar.

El senador Ricardo Núñez (PS), presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta y encargado de relaciones internacionales de su partido, estuvo en desacuerdo con la búsqueda de un candidato de consenso anunciada por el canciller Foxley. Núñez señaló que esa opción tiene pocas probabilidades, porque Buenos Aires y Brasilia ya comprometieron su voto, lo que haría fracasar cualquier intento por levantar una nueva opción.

Invocó el político la reciprocidad por el apoyo de Venezuela a Insulza en la OEA, añadió que Chile siempre apoya a países sudamericanos y dijo que la decisión final deberá pasar por escuchar la opinión de “los vecinos”.

El senador PS Jaime Gazmuri, también de la comisión de RREE, dijo que lo lógico es que Chile respalde a Venezuela si su postura es coherente con su política exterior, “salvo que convirtamos esta situación en una cuestión ideológica”.

La voz disonante en el PS fue el senador Jaime Naranjo, citado por El Mercurio diciendo que “la personalidad de Chávez ha generado un clima de tensión, de división y descalificación a otros gobiernos y mandatarios; por consiguiente, la candidatura de Venezuela no es la más representativa del sentir de la comunidad latinoamericana”.

El mismo diario publicó opiniones contra Venezuela como la de Felipe Errázuriz, ex canciller de la dictadura de Pinochet, quien señaló que Chile debe exhibir moderación: “Es lo que esperan los demás países”, dijo, y añadió que “sería incomprensible” que el país se aliara con Chávez. “EEUU es un país amigo con intereses importantes en juego. No hay que dar dramatismo a esto porque falta mucho por recorrer”.

El director –chileno– del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown, Arturo Valenzuela, ex asesor de Clinton, aseguró que “el Consejo de Seguridad son palabras mayores para EEUU y América Latina no es tan importante”. Se inclinó por “buscar un consenso maduro y responsable de los países de la región”.

La mano ODCA

La inquietud de Alvear resulta explicable porque la Organización Demócrata Cristiana (ODCA), que encabeza su marido, Gútenberg Martínez, conspira continuamente contra Chávez, apoyada en los restos del otrora poderoso partido Social Cristiano (Copey) de Venezuela. Además, siendo ella ministro de Relaciones Exteriores de Ricardo Lagos, la Cancillería chilena suscribió un comunicado oficial que avaló el golpe orquestado por EEUU, el 11 de abril de 2002, contra el presidente venezolano y “le echó la culpa” al mandatario que en esos momentos se hallaba cautivo en la isla La Orchila.

La declaración de entonces dice:

“Ante los hechos ocurridos en las últimas horas en Venezuela, el Gobierno de Chile lamenta que la conducción del Gobierno venezolano haya llevado a la alteración de la institucionalidad democrática con un alto costo de vidas humanas y de heridos, violentando la Carta Democrática Interamericana a través de esta crisis de gobernabilidad”, se lee en el comunicado oficial de la Cancillería de Alvear, emitido el 12 de abril de 2002.

Esta pieza –una vergüenza por su contenido– todavía puede encontrarse en la página web del ministerio (ubicada aquí).

(Informe de Jorge Rossel)

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario