Dic 4 2006
295 lecturas

Opinión

Venezuela, triunfo electoral. – BOLÍVAR TIENE QUE HACER TODAVÍA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

“Nada es tan conforme con las doctrinas populares como consultar a la nación en masa sobre los puntos capitales en que se fundan los Estados, las leyes fundamentales y el magistrado supremo… la verdadera soberanía es la mayoría nacional… Yo no conozco más partido de salud que el de devolver al pueblo la soberanía primitiva para que rehaga su pacto social…
Esto es más que justo y eminentemente popular, y por lo mismo, muy propio de una República eminentemente democrática… Siempre he preferido las opiniones del pueblo a la de los sabios”.
Simón Bolívar.

“Pero así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear, con el inca al lado y el haz de banderas a los pies; así está él, calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hoy; porque Bolívar tiene que hacer en América todavía!”
José Martí.

Habida cuenta de las enormes hostilidades e incomprensiones a que ha estado permanentemente sometida la soberanía del pueblo venezolano, no resulta exagerado, al menos en el plano simbólico, comparar el reciente triunfo electoral del presidente Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de ese país, con la decisiva gesta militar patriota que, en la batalla de Carabobo, un 24 de junio de 1821, selló su libertad del colonialismo español.

Frescas todavía las noticias de este mayoritario triunfo democrático de la Revolución Bolivariana en la República Bolivariana de Venezuela, y consabida la persistencia de los poderes fácticos internacionales para continuar su agresión mediática a la soberanía del pueblo venezolano, silenciando o desvirtuando esta gesta democrática y lo que representa, consideramos importante, a modo de simultánea celebración y solidaridad, hacer llegar a todos/as este sencillo y esencial instrumento de información y reflexión.

Todas las revoluciones son originales e irrepetibles. Y esta revolución aúna el bolivarianismo, el marxismo, los pensamientos progresistas éticos religiosos, étnicos, de género, ecológicos, de identidades sexuales no tradicionales e innumerables otros. Enciende la primera luz del socialismo del siglo XXI, a pesar de los muros –los caídos en el este y los mentales– y los finales apresurados de la historia.

Todo gracias a su fuerza pluriclasista, multiétnica, transgeneracional, plurilocal, ecuménica, pluripartidista, latinoamericanista e internacionalista. Es decir, una verdadera tormenta perfecta.

Conviene entonces recordar, aunque sea brevemente, como fue que llegó hasta aquí para quedarse.

La revolución bolivariana.
Fases, fechas, hechos, procesos.

I. Prehistoria

Formación anónima del movimiento bolivariano.

Desde inicios de la década de 1981/90.El joven oficial Hugo Chávez estudia a Bolívar –y otros luchadores, incluidos indígenas– y forma oficiales en la academia; agrupa, con persecución interna, un núcleo inicial con otros 3 oficiales.

Se forma pensamiento de la revolución bolivariana y la organización inicial de jóvenes oficiales, más tarde también con civiles.

II. Antecedentes

1989. Febrero 27 y 28. El “caracazo”, estallido popular callejero.

Crisis neoliberal e institucional. Profundo cansancio popular y desgaste y crisis de la 4ª República nacida del “puntofijismo” en octubre de 1958.

III. Alzamientos militares bolivarianos

1992 Febrero 4 y noviembre 27. Militares patriotas intentan deponer el gobierno corrupto.

Prisión, amnistía y vía electoral (“ventana democrática”). Surge una opción política diferente y distinguible para el pueblo: la revolución bolivariana, encabezada por Hugo Chávez.

IV. Refundación. La República Bolivariana de Venezuela

– 1998. Chávez elegido presidente
– Julio a diciembre de 1999 : Asamblea Constituyente
2001 Nueva Constitución (la más avanzada del mundo) y 49 Leyes “habilitantes”.

Profundos cambios institucionales, antioligárquicos antimperialistas modernizadores. Redistribución social.

V. Reacción y conspiración

Oligarquía e imperialismo juegan cartas insurreccionales y fascistas para derrocar el gobierno y destruir la revolución:

– 2.001 (10 diciembre) Paro empresarial.
– 2.002 (8y9 abril). Paro General.
– 2.002 (11 abril). Golpe de Estado.
– 2.002 (22 octubre). Plaza Altamira.
– 2.002 a 2.003. -Sabotaje petrolero.

VI. Derrota de la reacción fascista y reafirmación de la revolución

– 2002 (13 abril) Derrota del golpe y el paro petrolero por el levantamiento y movilización popular
2002 y 2003. Alianza militar y pueblo dan base a la defensa de la revolución.

VII. Las Misiones

2003 (julio). Lanzamiento de misiones Robinson y Barrio Adentro –seguirán otras: Ribas, Milagro, Mercal, Vuelvan caras, Sucre, Identidad, Negra Hipólita, etc.–
Movilización protagónica del pueblo en profundización redistributiva.
Relación estratégica con Cuba y la región.

VIII. Nuevas reacciones fascistas

Oposición golpista fracasada retoma vías insurreccionales y paramilitares.

2003 (febrero a marzo) – Las Guarimbas (insurrección fascista callejera).
2004 (mayo): Paramilitares colombianos en Caracas.

IX. Nueva derrota reaccionaria y reafirmación revolucionaria

2.004 (15 y 16 agosto) – Masivo triunfo reafirmatorio en plebiscito.
2004 (31 octubre) – Elecciones gobernadores y alcaldes (Revolución gana 60% votos, 80% cargos).

Muerte política de la derecha opositora tradicional, que la llevará más tarde a la división interna y la desorientación.

X. El salto adelante. Nuevo mapa estratégico

2.004 a 2006. 10 objetivos estratégicos, hacia el poder popular y el socialismo del siglo XXI.

– ALBA: política petrolera, carta social OEA, MERCOSUR, Telesur, y muchos otros en marcha.
– Llamado a la profundización y tránsito de una etapa a otra (vencer reformismo y burocratismo).
– Vencer agresión USA.
– Unidad regional con justicia social e independencia.

Reelección del Presidente Hugo Chávez (período 2006 / 2013).

– Abrumadora mayoría en las urnas confirma mandato popular a la revolución y su líder para nueva fase del proceso.
– Se evidencia impotencia de la oposición contra revolucionaria reagrupada y del imperialismo frente a un proceso revolucionario de mayorías exitoso.

– Se consolidan:
a) política de revolución en democracia.
b) estratégica política re distributiva hacia los excluidos.
c) eficacia de un pensamiento revolucionario propio.

– Se desbloquea respuesta política viable a la profunda crisis estructural del continente.
– Se avanza en resistencia y formación de núcleo antiimperialista en el escenario mundial.

———————————-

ricardojimenez@mixmail.com.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario