Feb 22 2014
664 lecturas

Despacito por las piedras

VENEZUELA: UNA CRISIS Y UN DOLOR MUY GRANDES

Venezuela está en el ojo de la tormenta. Son muchos los avances producidos por el gobierno bolivariano en Venezuela en estos años. Han sido tiempos fructíferos, pero también hubo muchas dificultades y agachadas de todo tipo. Chávez y su gobierno son el símbolo, en toda la región, de los nuevos aires que soplan por estos lugares. La fuerte prédica contra los aspectos cínicos de la cultura occidental, su crítica al sistema capitalista dominante y la idea de construir nuevos modos de relación entre los humanos y de éstos con la naturaleza, era peligrosa para el futuro de los intereses que siguen comportando como los dueños del planeta, su actualidad y futuro. La muerte de Chávez, producida por un cáncer tan extraño como incurable que muchos atribuyen a alguna forma de envenenamiento, fue un punto crucial en ese proceso. Los enemigos de aquellos sueños parecen dispuestos a lo necesario para restablecer la vigencia de sus intereses. No se hará aquí un recuento sobre lo que ocurre en calles de Venezuela. Sí mencionaremos algunos datos que, tal vez, nos ayuden a entender las causas más profundas de lo que acontece. Es una opinión importante la de Luiz Alberto de Vianna Moniz Bandeira (autor, entre otros, de La Segunda Guerra Fría y Formación del Imperio Americano), candidato al premio Nobel de Literatura, docente de varias universidades, residente en Alemania y próximo a la política de la cancillería brasileña. Para él lo que ocurre en Venezuela es parte de la misma política aplicada en los países de eurasia (las “revoluciones de colores” en Serbia, Georgia, Ucrania y ahora nuevamente en Ucrania) y también de la denominada “primavera árabe” en países de esa región (de las cuales lo sucedido en Libia y ahora acontece en Siria, son los ejemplos más significativos). En defensa de esos intereses occidentales esas correntadas, fundadas en una doctrina conocida como “desafío político” a las autoridades se procura el desgaste, deterioro y derrocamiento -si las circunstancias lo permiten- de quienes intenten otros caminos. Esas políticas, ya en sus aspectos más agresivos, ahora están entre nosotros. Venezuela es el primero en esa lista. Partiendo de causas diversas se promueve la movilización callejera y diversos tipos de provocaciones. Conflictos viejos o nuevos son atizados, las posibles soluciones se disuelven. Las sociedades se polarizan, dividen y enfrentan. Desde el exterior apoyan esas acciones produciéndose situaciones que –desvirtuadas- son divulgadas por sus usinas de desinformación. De ese modo aprovechan y explotan los daños que su misma acción produce. Como el triste caso de la Reina del Turismo, Génesis Carmona, muerta con un tiro por la espalda producido por la imprudencia o mal manejo de otro manifestante. Lamentable y dolorosamente corre sangre de hermanos.

Juan Guahán/Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario