Jun 4 2007
253 lecturas

Economía

Violencia contra la Infancia (XVII). – INOCENTES INTERMINABLEMENTE CASTIGADOS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Los niños suelen experimentar la violencia por parte de la policía y otros agentes encargados de hacer cumplir la ley. Los niños de la calle –considerados como vagos o maleantes– han sido torturados, mutilados, víctimas de amenaza de muerte y ejecuciones extrajudiciales son objetivos especialmente fáciles por ser pobres, jóvenes, con frecuencia ignorantes de sus derechos y carentes de adultos a los que recurrir para pedir asistencia. Reciben palizas de policías que los extorsionan, y las niñas en esa condición pueden verse forzadas a ofrecer favores sexuales para evitar su detención o que la policía las ponga en libertad.

foto

De acuerdo a los estudios de Human Rights Watch, la policía suele detener a los niños sin causas suficientes y los somete a interrogatorios brutales y torturas con el fin de obtener confesiones o información. Una vez internados en centros juveniles y correccionales penales, suelen ser maltratados y abusados, y tienen que soportar fuertes castigos corporales, angustias, trabajos forzados, negación de alimentos, aislamiento, restricciones, ataques sexuales y hostigamiento. En muchos casos, los muchachos son detenidos junto con adultos, los que los expone al peligro de abusos físicos y sexuales.

En las escuelas, destinadas a fomentar el desarrollo de la infancia, la violencia puede constituir una parte habitual de la experiencia de los niños. En muchos países, el castigo corporal sigue estando permitido como parte de la “disciplina” escolar. Son sometidos a golpes de vara, bofetadas y latigazos que provocan moretones, cortes y humillaciòn, y en ciertos casos, lesiones graves o la muerte.

Las niñas corren especialmente el riesgo de sufrir violencia sexual tanto por parte de profesores como de estudiantes varones, y verse sometidas a tocamientos, humillaciones verbales, ataques y violaciones.

Los alumnos pueden ser maltratados por motivo de género, raza, origen étnico, religión, casta, orientación sexual, grupo sexual u otras condiciones. Los estudiantes lesbianas, gay, bisexuales o transgéneros han sido golpeados, pateados, escupidos, acuchillados, estrangulados, arrojados contra casilleros y arrastrados por varios pisos de escalera.

foto
Los niños trabajadores suelen soportar largas horas de trabajo penoso en circunstancias difíciles y dañinas. Para muchos el abuso físico es una característica más de su vida cotidiana. Suelen ser golpeados por ser demasiado lentos, cometer errores, llegar tarde, parecer cansados o simplemente como método de intimidación. Los que intentan escapar a dicho abuso y buscar protección de la policía se arriesgan a que los devuelva directamente a sus empleadores.

Cientos de miles de niños huérfanos o abandonados son ingresados en orfanatos o en otras instituciones no penales. Muchos de estos al cuidado del Estado, experimentan en cambio niveles alarmantes y a veces mortales de despotismo y negligencia. Pueden ser víctimas de palizas y abusos sexuales, estar encerrados en sacos de tela o atados a muebles, y sometidos a un tratamiento degradante por parte del personal de los centros. En algunos de ellos, las tasas de mortalidad han sido asombrosas.

En las situaciones de conflicto armado, millares de niños son asesinados, mutilados, violados y torturados cada año. Otros, que son reclutados como soldados, corren el riesgo de lesiones, discapacidad y muerte en combate –así como los abusos físicos y sexuales por parte de sus compañeros de filas y comandantes–. Los que han huido de zonas de guerra como refugiados también corren peligro. Siguen siendo vulnerables al abuso físico, la violencia sexual y los ataques transfronterizos.

El silencio y la pasividad permiten que la violencia contra los niños continué. En casi todas las situaciones en las que Human Rights Watch descubrió casos de atropello contra los niños, los autores habían quedado impunes. Profesores que han atacado sexualmente o lesionado a sus alumnos siguen enseñando. Agentes de policía que han torturado a niños delante de testigos siguen en el servicio activo. Personal de orfanatos que somete a los niños a niveles alarmantes de de crueldad y negligencia no sufre consecuencia alguna.

Incluso los responsables de la muerte de un niño son raramente procesados y mucho menos condenados. Los criminales de guerra que reclutan, violan o asesinan a niños siguen en libertad.

fotoLa norma es impunidad.

Existes varias razones para dicha impunidad –sostiene Human Rights Watch–. Los niños, especialmente los mas vulnerables al abuso, cuentan con muy pocos mecanismos para denunciar la violencia. Es posible que se muestren reticentes a hablar por temor a represalias. Y dado que son chiquillos, sus quejas no se suelen tomar en serio.

Incluso cuando denuncian la situación se exponen las arbitrariedades y los responsables son raramente investigados o procesados. Los que se encuentran en una posición para tomar medidas pueden ser cómplices del atropello, mostrarse reticentes a disciplinar o procesar a un colega, o temer la publicidad negativa. Los adultos que presencian la injusticia por parte de sus propios compañeros e intentan denunciarlo pueden verse despedidos por hacerlo.

La Convención de los Derechos del Niño, ratificada por casi todos los países del mundo, obliga a los gobiernos a proteger a los niños frente a todas las formas de violencia física y psicológica. Sin embargo millones de ellos padecen la intemperancia y el abuso. Estos actos de fuerza suelen considerarse “incidentes lamentables”, aunque aislados, en lugar de un fenómeno mundial que exige una respuesta internacional concertada.

El informe de Human Rights Watch se basa en investigaciones realizadas desde 1996 sobre la crueldad contra los niños. Llevaron a cabo indagaciones en profundidad en 18 países de todas las regiones del mundo. En el transcurso de las pesquisas entrevistaron a cientos de niños que han sido victimas de la barbarie, a sus familiares, organizaciones no gubernamentales y otros defensores de derechos humanos, funcionarios y bucearon en otras fuentes de información.

En los estudios de la violencia contra los niños, Human Rights Watch se ha concentrado principalmente en los abusos dentro de la esfera gubernamental –aunque los actores privados también vulneran los derechos del niño–. Hace hincapié en las transgresiones a los derechos del niño por parte de agentes del Estado dentro de las instituciones, tales como escuelas, oficiales o subvencionadas. El documento también identifica infracciones producto de que los gobiernos no hayan tomado medidas adecuadas para proteger a los niños frente a la brusquedad en el lugar de trabajo, en las calles y en situaciones de conflicto armado.

Human Rights Watch considera que un niño es una persona menor de 18 años, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niños, que lo define como “todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad”.

Human Rights Watch ha hecho entre otras, las siguientes recomendaciones a las Naciones unidas y a los gobiernos nacionales.

A las Naciones Unidas

La Asamblea General debe pedir al Secretario General que realice un estudio internacional en profundidad sobre el problema de la violencia contra los niños tan exhaustivo e influyente como Las repercusiones de los conflictos armados sobre los niños, informe de la experta, Graca Machel. De acuerdo con las recomendaciones del Comité de de los Derechos del Niño, dicho análisis debe examinar las causas, el alcance y los efectos de la violencia contra los niños, y presentar un plan de acción claro para eliminarla.

foto
El Alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos debe organizar un taller especial para todos los organismos creados por los tratados relevantes, procedimientos especiales y órganos y agencias de la ONU para examinar la violencia contra los niños y las maneras en que los mecanismos existentes de derechos humanos dentro de la ONU puedan tratar el problema de manera efectiva.

Los organismos de la ONU deben emprender una campaña importante para poner fin a la violencia contra los niños. El Fondo de las Naciones Unidad para la Infancia debe ser el principal responsable de dicha campaña, con el apoyo activo de la Organización Mundial de la Salud, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la Organización Internacional del Trabajo y otras organizaciones relevantes.

La Comisión de Derechos Humanos debe nombrar a un relator especial sobre la violencia contra los niños, con el fin de recabar la atención internacional necesario sobre el problema persistente de la violencia contra los niños, observar el cumplimento de las normas para la protección de los niños, investigar los abusos y presentar recomendaciones para mejor la protección de los niños frente a la violencia y los abusos.

La relatora especial sobre derecho a la educación debe hacer especiales esfuerzos para examinar el castigo corporal, el hostigamiento y la violencia en las escuelas y su repercusión sobre el derecho a la educación de los niños, como queda establecido en los artículos 28 y 29 de la Convención sobre los Derechos del Niño y la convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza.

Otros relatores especiales, entre ellos el relator especial sobre la tortura y la relatora especial sobre la violencia contra la mujer, deben dar prioridad a la violencia contra los niños durante sus investigaciones e incluir sus hallazgos en los informes consiguientes.

A los gobiernos nacionales

Adoptar o modificar en lo necesario la legislación para abolir todas las formas de violencia contra los niños, incluido el castigo corporal en las escuelas, centros de detención y otras instituciones, y para garantizar la aplicación efectiva de dicha legislación.

Investigar exhaustiva e inmediatamente los casos de violencia contra los niños y tomar medidas apropiadas contra los responsables, lo que incluye la orientación psicológica, libertad condicional, suspensión o despido. Cuando sea apropiado se deben interponer cargos penales contra los responsables.

Establecer programas de formación sobre los derechos del niño para profesores, directores de escuelas, policías, personal de centros de correccionales y no penales y otras personas que trabajan con niños. Dicha formación debe ocuparse de como tratar a los niños, incluidos métodos no violentos para impartir disciplina y asuntos tales como la violencia sexual, el hostigamiento y la discriminación por motivos de género u orientación sexual.

Garantizar que los niños conozcan y entiendan sus derechos.

Establecer procedimientos de denuncia efectivos y confidenciales para los niños y sus familias, garantizar que las denuncias se investigan inmediata y exhaustivamente por parte de una autoridad independiente externa.

Garantizar que sólo se interne a los niños en instituciones cuando no hayan alternativas razonables y asegurar que nunca se mantenga a niños juntos con adultos.

Garantizar que las condiciones de detención y encarcelamiento son compatibles con las normas internacionales.

Asegurar que nunca se aplique pena de muertes crímenes cometidos antes de los 18 años.
Sacar de las instituciones a los niños abandonados y a los niños discapacitados siempre que sea posible, reasignar los recursos dedicados a la atención institucional al desarrollo de cuidados alternativos humanos y no discriminatorios.

Garantizar la protección de los niños frente a los peligros de conflicto armado y respetar estrictamente las disposiciones del derecho internacional humanitario.

Poner fin a todo reclutamiento de niños como soldados y ratificar e implementar el Protocolo facultativo de la convención de los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en conflictos armados, depositando una declaración vinculante en la que se establezca la edad mínima de 18 años para el reclutamiento voluntario en fuerzas armadas nacionales.

Ratificar e implementar el Convenio N. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil.

Bibliografía consultada
Informe de Human Rights Watch, Violencia mundial contra los niños.
Informes y documentos de UNICEF.

—————————————

foto
* Periodista.
El capítulo anterior de esta exhaustiva investigación se encuentra aquí, con enlace a la entrega previa a aquel.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario