Mar 22 2016
448 lecturas

Política

Visita histórica: Obama promete en La Habana que el embargo va a terminar

Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro ratificaron el lunes 21 en La Habana el inicio de una nueva relación entre Estados Unidos y Cuba, al cabo de una histórica reunión en la que también coincidieron en que persisten sus desacuerdos. Obama celebró un nuevo día en sus vínculos, tras más de medio siglo de hostilidades. E incluso fue aún más lejos al afirmar que el asunto de los derechos humanos ya no será un obstáculo en ese diálogo.

El objetivo del diálogo sobre derechos humanos no es que Estados Unidos le dicte a Cuba cómo debe gobernarse, sino asegurarnos de que tenemos una conversación franca, honesta sobre este tema, y de que podamos aprender los unos de los otros, señaló Obama en la rueda de prensa posterior, que fue transmitida en directo por la televisión cubana.

Ahí, Castro destacó que debemos aprender el arte de convivir de forma civilizada con nuestras diferencias, y exigió una vez más el cese del bloqueo, así como la devolución de Guantánamo. Nos oponemos a la manipulación política y al doble rasero sobre los derechos humanos. Cuba tiene mucho que decir y mostrar al mundo, advirtió Castro, quien habitualmente no ofrece conferencias de prensa.

Obama, quien ayer por la tarde sostuvo un encuentro con empresarios, aseveró: el embargo se va a terminar; cuándo, no puedo estar del todo seguro, pero creo que este camino por el que vamos continuará más allá de mi administración. cuba obama vs castro

Con la frase buenas tardes en español arrancó Obama su participación en la rueda de prensa conjunta celebrada después de que ambos mandatarios sostuvieron un encuentro en el Palacio de la Revolución, donde recibió honores correspondientes a su investidura. Hace medio siglo, la imagen de un presidente de Estados Unidos aquí en La Habana hubiera sido inimaginable, pero es un nuevo día entre nuestros dos países, dijo Obama, el primer presidente estadunidense en viajar a Cuba en 88 años.

El último en hacerlo fue el republicano Calvin Coolidge, en 1928, y lo hizo a bordo de un barco de guerra, lo que fue evocado el pasado domingo por el propio Obama a su llegada.

Ayer afirmó que la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba está guiada por un objetivo primordial: avanzar el interés mutuo de ambos países, incluyendo mejorar la vida de los cubanos y estadunidenses. Por eso estoy aquí.

Destacó que después de cinco décadas muy difíciles, las relaciones entre Washington y La Habana no se transformarán de la noche a la mañana.

Expuso que hemos podido conversar sobre los derechos humanos… y mientras discutimos estas diferencias, creemos que podemos seguir avanzando en vencer los desacuerdos, este es el caso de los pasados 15 meses.

El jefe de la Casa Blanca, quien elogió el espíritu de apertura de Castro, se refirió de este modo al inicio del proceso de normalización entre ambas naciones, cuando los presidentes Castro y Obama revelaron su decisión de restablecer relaciones diplomáticas el 17 de diciembre de 2014.

Raúl C astro: Denme una lista de presos políticos y si existen los libero

Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos, demandó el presidente cubano Raúl Castro al reportero de la cadena CNN Jim Acosta, un estadunidense hijo de cubano que preguntó por los presos políticos de isla, y por qué no los liberaba. Menciónala ahora, dime el nombre o los nombres o cuando concluya la reunión me das una lista con los presos, insistió al periodista, que lo cuestionó en español durante la histórica conferencia de prensa que Castro brindó con el presidente Barack Obama.

Y si hay esos presos políticos, antes de que llegue la noche van a estar sueltos, aseguró Castro, visiblemente molesto.

Cuba es criticada por detener por algunas horas a manifestantes innumerables veces al año, pero en la isla se ha reducido drásticamente la práctica de dar largas sentencias por delitos que grupos de derechos humanos consideran políticos.La organización Amnistía Internacional dijo en su más reciente reporte que no tenía conocimiento de ningún preso de conciencia en la isla.

El mandatario cubano insistió en rechazar la politización de algunos medios de comunicación sobre los derechos humanos en Cuba; no obstante, reconoció que de los 61 instrumentos internacionales suscritos, Cuba cumple a cabalidad 47.

Ningún país cumple todos los tratados internacionalescuba obama en lh1

¿Qué país los cumple todos? ¿Los sabe usted?, cuestionó el mandatario a una periodista. Yo sí, ninguno, dijo al resaltar que ningún Estado del mundo es infalible en este tema, pero subrayó que en Cuba se privilegian muchos derechos como la salud gratuita, la enseñanza, la equidad de género, entre otros.

Habrá unos países que cumplan más y otros cumplen menos, pero no se puede seguir utilizando ese argumento en la confrontación política; no es justo, no es correcto. No quiero decir que no sea honesto porque eso forma parte de las diferencias; vamos a trabajar para que todos podamos cumplir con todos los derechos humanos, dijo el mandatario cubano,

Continuamos teniendo importantes diferencias, incluyendo en (materia de) democracia y derechos humanos. El presidente Castro y yo hemos mantenido conversaciones muy francas y sinceras sobre estos temas, añadió el mandatario estadunidense, quien resaltó que tras la reanudación de relaciones bilaterales, en julio de 2015, ahora discuten estas diferencias directamente.

Tenemos dos sistemas diferentes de gobiernos, dos economías diferentes. Y tenemos décadas de profundas diferencias, tanto bilateral como internacionalmente, recordó Obama, quien se mostró en favor de moverse para delante, no mirar hacia atrás

Hizo énfasis en que su gobierno no ve a Cuba como una amenaza para Estados Unidos, y afirmó: El destino de Cuba no será decidido por Estados Unidos ni por ninguna otra nación. Cuba es soberana y su futuro será decidido por los cubanos, no por nadie más.

Y si bien manifestó su confianza en que su visita marque un nuevo capítulo en la historia de las relaciones, declaró que su gobierno seguirá defendiendo los principios básicos en los que cree, vaya donde vaya. Estados Unidos cree en la democracia, en la libertad de expresión. La libertad de reunión y la libertad de culto no sólo son valores estadunidenses, sino valores universales, afirmó Obama, quien aclaró que se iba a extender más en su exposición que su anfitrión, el primero que habló en la conferencia.

El presidente estadounidense insistió: El objetivo del diálogo de los derechos humanos no es que Estados Unidos dicte a Cuba cómo deben gobernarse ellos mismos, sino asegurarnos de que tenemos una conversación franca y sincera sobre este asunto.

Se mostró una vez más en favor de levantar el bloqueo a Cuba, pero recordó que no depende de él, sino del Congreso de su país, que está en manos de los republicanos, a los que llamó una vez más a cesar esa medida. Igual que continúo haciendo un llamado al Congreso para que levante el embargo comercial, he hablado con el presidente Castro sobre los pasos que instamos a que dé Cuba para mostrar que está preparada para hacer más negocios, incluyendo que permita más empresas conjuntas y que compañías extranjeras empleen a cubanos directamente, recalcó.

A su vez, Castro se pronunció por “concentrarnos en lo que nos acerca y no en lo que nos separa. Coincidimos en que nos queda por delante un largo y complejo camino por recorrer, pero lo importante es que hemos comenzado a dar pasos.

Eso implica aceptar y respetar las diferencias y no hacer de ellas el centro de las relaciones, concentrarnos en lo que nos acerca y no en lo que nos separa… Derrumbar un puente es fácil; reconstruirlo sólidamente es una tarea mucho más larga y difícil, agregó.

Recordó la hazaña de la nadadora estadunidense Diana Nyad, quien el 2 de septiembre de 2013 logró a la edad de 64 años cruzar a nado y sin jaula protectora contra los tiburones el estrecho de Florida. “Esta proeza contiene un fuerte mensaje que debería servirnos de ejemplo para las relaciones bilaterales… si ella pudo, entonces nosotros también podremos”, afirmó.

No obstante, insistió en que lo más relevante es haber dado los primeros pasos para cimentar una relación de nuevo tipo sin precedente en la historia de ambos países, y también refirió que durante la plática no se pudo abordar la situación de desestabilización en Venezuela, al tiempo que respaldaron el proceso de paz en Colombia.

Los acuerdoscuba obama en lh

Castro destacó los acuerdos suscritos entre ambas naciones desde que comenzó el deshielo en diciembre de 2014, y anunció otros que firmarán sobre cooperación en materia agrícola, así como la colaboración contra enfermedades como el zika y el cáncer.

Obama, además, resaltó el progreso en los acuerdos de colaboración suscritos hasta el momento, lo que a su juicio refleja la disposición de ambos países por continuar fomentando estos nexos. Además, celebró la decisión de Cuba de eliminar el gravamen de 10 por ciento al dólar estadunidense, anunciada el pasado jueves por el canciller cubano Bruno Rodríguez.

Al mismo tiempo, consideró que este tipo de demostraciones pueden generar más oportunidades para desarrollar el comercio y la creación de empresas conjuntas. De igual forma se refirió a la ampliación de los intercambios educativos, en materia de telecomunicaciones, los negocios en línea, la protección de los océanos, el cambio climático, el desarrollo biotecnológico, la transferencia de tecnología en el campo de la salud, la energía renovable y la lucha contra el narcotráfico, entre otros.

Los dos países rompieron relaciones en 1961, dos años tras el triunfo de la revolución de Fidel Castro, y han tenido duros enfrentamientos desde entonces. La enemistad ideológica y las hostilidades de Estados Unidos contra la isla pusieron al mundo al borde de una guerra nuclear en 1962, debido al despliegue de misiles soviéticos en la isla.

Homenaje a Martícuba obama marti

Obama inició la segunda jornada de su visita a Cuba con un homenaje al héroe nacional José Martí (1853-1895), ante cuyo monumento depositó una ofrenda floral, en lo que la agencia Dpa describió como señal del respeto a la independencia de Cuba. En un mensaje enviado a los cubanos a través de Facebook, dijo: “He venido a La Habana a tender mi mano amistosa al pueblo cubano.

“Estoy aquí para enterrar el último vestigio de la guerra fría en América y para construir una nueva era de entendimiento que ayude a mejorar la vida de los cubanos”, aseguró en su texto, que difícilmente leerán la mayoría de los cubanos debido al acceso muy limitado a Internet en la isla.

Obama, quien viajó a la isla acompañado por su esposa Michelle, sus hijas Malia y Sasha, así como una amplia comitiva que incluye a 40 legisladores demócratas y republicanos, dirigirá un mensaje hoy al pueblo cubano desde el Gran Teatro de La Habana, se reunirá con disidentes y asistirá a un partido de beisbol, para después viajar a Argentina.

 

Anexo:

Obama en Cuba: fondo y forma

cuba obama y raul1Gerardo Arreola| Una historia larga se resumió en una mañana. El presidente de la potencia que ha intervenido en varias formas en Cuba rindió homenaje al héroe nacional que impulsó la independencia de la isla.

Barack Obama quiso tomarse una foto con la figura del Che Guevara de fondo.

Las banderas de los dos países flamearon juntas. El himno nacional estadunidense resonó en el Palacio de la Revolución, lo que jamás había ocurrido ahí en honor de un estadista.

Obama pasó revista militar con los acordes de la Marcha del 26 de Julio, el movimiento que encabezó la rebelión de los años cincuenta contra una dictadura sostenida por Washington.

Luego, en contra de la conjetura que circulaba en medios estadunidenses, los dos presidentes dieron una conferencia de prensa conjunta, algo que muy rara vez ocurre en Cuba.

No son el fondo del asunto, pero esas formas avivan el deshielo.

En sus declaraciones, Raúl Castro y Obama confirmaron que sus gobiernos registran un enorme avance en la reanudación de relaciones, pero con una también enorme y pesada lista de pendientes, el bloqueo económico por delante.

Que tienen coincidencias y también fuertes discrepancias, en particular en el enfoque sobre derechos humanos. Que hablarán con franqueza de este punto, pero no sólo de este punto.

Menos previsible fue la evocación de Venezuela. Castro dijo que no hubo tiempo para tratar lo que describió como una situación de desestabilización que se intenta fomentar en ese país, cuyo desenlace sería contraproducente para el hemisferio.

Obama señaló que toda la región está interesada en el caso, que había que responder a las aspiraciones de ese pueblo.

Aunque fuera de pasada, pusieron a Venezuela en la agenda regional.

Al final, Castro le alzó la mano a Obama.

En fondo y forma, en tonos y gestos, el hielo se sigue derritiendo.

*Corresponsal de La Jornada en la isla durante 11 años

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario