Oct 14 2014
461 lecturas

Despacito por las piedras

Ya saldrá quien diga que Maduro o Cristina compraron el jurado…

Desde luego que el Nobel es un premio muy desprestigiado -en especial después que lo ganará Obama- y desde luego que el de economía no es nada como para tener de referencia. Sin embargo, si para algo sirve es para saber la tendencia en las cuales se mueven o apuntan moverse las corrientes principales de la ortodoxia económica convencional seria.

Así por ejemplo, hace un par de años, le dieron el premio a Krugman, cuando había que legitimar el salvataje de los bancos. Ahora se lo dan a Jean Tirole, que es un neo-clásico de pura cepa pero al mismo tiempo y aunque parezca contradictorio un entusiasta partidario de la regulación de los mercado, critico de los mercados financieros y la concentración monopólica.

Valga decir que el premio ¿coincide? con la flexibilización por parte del Banco Europeo y el FMI del discurso de la austeridad y la insistencia última por políticas de estímulo de la demanda y la producción, todo lo cual, como sabemos, va a contrapelo de la ortodoxia más ortodoxa -la venezolana por ejemplo, que además es bien pirata

Luis Salas Rodríguez

La noticia: Nobel para la regulación de los mercados

El francés Jean Tirole ganó el Nobel de Ciencias Económicas por su investigación sobre la regulación de los sectores en los que pocas empresas poderosas forman oligopolios o monopolios. “La actual crisis estaba descripta en revistas especializadas antes de que sucediera, pero los economistas no están en el primer plano”, afirmó el investigador.

Tirole dijo estar “muy honrado” y “emocionado” y expresó que sus investigaciones podrían utilizarse para controlar a gigantes de Internet como Google.
“Jean Tirole es uno de los economistas más influyentes de nuestra época”, explicó la Real Academia al dar a conocer su decisión. Utilizando la denominada “teoría de juegos”, Tirole evaluó algunas cuestiones relacionadas con los monopolios, evitando el abuso del poder de mercado e incentivando la competencia entre los oligopolios “más profundamente que ningún economista antes que él”, agregó el comité del galardón.

Tirole aseguró sentirse “muy honrado” y “emocionado” en declaraciones desde la ciudad francesa de Toulouse, donde es profesor universitario. “Estoy muy, muy agradecido”, añadió.

Preguntado sobre la aplicación de sus investigaciones en el sector bancario, Tirole se refirió a la teoría “demasiado grande para caer”. La crisis financiera de 2008 mostró cómo los riesgos de contrapartida -el riesgo de que una de las partes de un contrato no pueda cumplir con sus obligaciones financieras- casi provocaron el colapso del sistema financiero global, explicó. El gigante de los seguros AIG, por ejemplo, tuvo que ser rescatado porque su hundimiento podría haber tenido consecuencias para todo el sistema.

Según Tirole, sus investigaciones podrían utilizarse para controlar a gigantes de Internet como Google. “Los mercados bilaterales (…) como es el caso de Google, generan cuestiones relacionadas con las políticas de competencia. En esos sectores se crean tendencias hacia la monopolización. Esto no es peligroso siempre que exista la posibilidad de entrar (en ellos), las autoridades antimonopolio tienen que tener cuidado con eso”, advirtió.

Los mercados bilaterales son aquellos en los que dos grupos utilizan una plataforma, como ocurre con los medios de comunicación, las tarjetas de crédito o las redes sociales. “Tirole mostró como en esos mercados no se puede contemplar la competencia de la misma forma que en los mercados tradicionales”, explicó Per Strömberg, miembro del jurado del Nobel de Economía.

Tirole se graduó en ingeniería por la Escuela Politécnica y la Escuela Nacional de Caminos y Puentes de París y en Matemáticas por la Universidad Paris-Dauphine. En 1981 se doctoró en Economía por el Massachussetts Institute of Technology de Cambridge, en Estados Unidos.

“Muchos sectores industriales están dominados por un pequeño número de grandes empresas o por un monopolio. Si no se regulan, esos mercados producen a menudo resultados indeseables, como precios más elevados que los generados por los costes, o empresas improductivas que sobreviven bloqueando el acceso de otras nuevas o más productivas”, explicó la Real Academia en su fundamentación.

El análisis de Tirole “proporciona una teoría unificada muy orientada a importantes cuestiones políticas: ¿Cómo debería actuar el gobierno respecto a las fusiones o los cárteles? ¿y cómo debería regular los monopolios?”, agrega.

“Creó un marco donde podemos estudiar las diferentes formas de regular a las empresas que tienen poder de mercado”, apuntó a Tomas Sjöström, según el cual Tirole estudió cómo las medidas reguladoras pueden “influir en la forma en que se comportan esas empresas poderosas”. Tirole puede ser considerado como un representante de la tradición en la que el Estado tiene un importante papel en las inversiones e interviene en los mercados, dijo Sjöström.

Antes de Tirole los investigadores y políticos buscaban principios generales para todas las industrias, abogando por políticas regulatorias simples como la limitación de precios para los monopolistas y prohibiendo la cooperación entre competidores, explicó la Real Academia. Según el jurado, “Tirole mostró teóricamente que esas reglas pueden funcionar bien en algunas condiciones, pero perjudican más que benefician en otras”.

“Jean Tirole presentó un marco general para diseñar y aplicar dichas políticas (de regulación) a una serie de sectores, desde las telecomunicaciones al bancario. Teniendo en cuenta esos nuevos conocimientos, los gobiernos pueden estimular mejor a las empresas potentes para que sean más productivas, y al mismo tiempo evitar que perjudiquen a los competidores y consumidores”, apuntó el jurado. Este trabajo puede considerarse “como un antídoto a escuela de (la Universidad de) Chicago en los años 70”, dijo Sjöström en referencia a las teorías de liberalismo económico y mercados libres de esa institución.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario