Jul 18 2023
189 lecturas

Cultura

Oppenheimer destraba las puertas del infierno

Esta semana se estrena en el mundo Oppenheimer, pel√≠cula sobre la vida del cient√≠fico conocido como el padre de la bomba at√≥mica. El filme, de Christopher Nolan, est√° basado en una biograf√≠a poderosa de Robert Oppenheimer escrita por Kai Bird y Martin J. Sherwin titulada Prometeo Americano, una obra de 800 p√°ginas que les ocup√≥ 30 a√Īos de investigaci√≥n pero fue coronada con un premio Pulitzer el 2006.

Robert Oppenheimer nació a inicios del siglo XX en Nueva York y su vida, narrada en detalle, cruza e instala los eventos más determinantes del siglo pasado. De partida la construcción de la bomba atómica bajo el proyecto Manhattan, la apocalíptica detonación en agosto de 1945 y sus consecuencias desde la guerra fría hasta el viento nuclear actual en Ucrania.Mira un adelanto de 5 minutos de 'Oppenheimer'

Un hilo candente conducido por el imperio y sus derivaciones y astillas geopol√≠ticas. Del primer ensayo nuclear en julio 1945 en el sitio de pruebas Alamogordo, en Nuevo M√©xico, hasta hoy en d√≠a, el n√ļmero de bombas ha pasado de aquellas dos lanzadas sobre Jap√≥n a 13.080 mil. Tal vez el n√ļmero nos parezca espantoso, pero durante el peak de la guerra fr√≠a fueron muchas m√°s. Es muy probable que la historia de la segunda mitad del siglo XX la marcara la carrera nuclear. Y tampoco es improbable que se extienda hacia el XXI.

Este evento es el que instala Oppenheimer y su equipo compuesto por algunas de las mentes más brillantes del siglo pasado en mecánica cuántica y otras especialidades. Un momento que está arrastrado por otras tensiones que tienen sus inicios en otras áreas y corrientes de la civilización. La ciencia, por cierto, y la filosofía en su aterrizaje político.

Qui√©n fue Oppenheimer, el 'destructor de mundos'? | El CorreoRobert Oppenheimer, el primog√©nito de una rica familia neoyorquina, goza de una educaci√≥n laica y muy abierta. Una base que con el tiempo y los a√Īos lo lleva no solo a la primera l√≠nea de la ciencia sino tambi√©n a la filosof√≠a, la poes√≠a, el arte y la pol√≠tica. Una mente portentosa y privilegiada que despu√©s de su formaci√≥n en Harvard y Gotinga, Alemania, con las lumbreras de la f√≠sica cu√°ntica, inicia su carrera en Berkeley. Un momento clave, que lo conecta de forma natural con las corrientes socialistas y el partido comunista.

Su vida de adulto trascurre entre estos dos grandes ejes, desde el triunfo tras la detonaci√≥n de Hiroshima que lo convert√≠a en figura p√ļblica y medi√°tica con portadas en revistas como Time y Life hasta su tragedia en los a√Īos 50 como v√≠ctima escogida y ejemplificadora del macartismo. Prometeo arrebata el fuego sagrado de los dioses y lo entrega a los humanos para desatar la ira de esos dioses.

El filme de Nolan se estrena esta semana en el mundo. Con Nolan no hay nada seguro y nos puede conducir a zonas complicadas aun cuando el trailer parece un cl√°sico de Hollywood que esperamos solo sea un efecto de la publicidad y el marketing. El libro, por lo menos, est√° lleno de rincones y citas sobre la ciencia y su sentido tr√°gico y la asfixiante maquinaria pol√≠tica. ¬ŅTres siglos de ciencia que conducen a la construcci√≥n de un arma de destrucci√≥n masiva? ¬ŅEs ese el objetivo del saber?

TOppenheimer' no se podr√° ver en Espa√Īa como Christopher Nolan querr√≠a: estas son las salas que m√°s se acercan a la experiencia original - Infobaeodos o casi todos los cient√≠ficos celebraron hasta con champa√Īa el primer ensayo nuclear de Alamogordo. Pero el lanzamiento de la bomba el 6 de agosto sobre Hiroshima, que mat√≥ a m√°s de 100 mil personas de forma instant√°nea, destap√≥ todo tipo de reflexiones y complejos sentimientos de culpa. Una reacci√≥n tard√≠a porque la bomba, su tecnolog√≠a y los mismos cient√≠ficos pertenecieron por decreto desde los inicios del Proyecto Manhattan al ej√©rcito de Estados Unidos. La ciencia entregada a la pol√≠tica.

Oppenheimer justific√≥ su participaci√≥n y direcci√≥n del Proyecto Manhattan para adelantarse a los nazis en la construcci√≥n de la bomba. Los bi√≥grafos matizan. Los nazis nunca priorizaron las investigaciones nucleares. Werner Heisenberg, gran figura de la mec√°nica cu√°ntica que permaneci√≥ en la Alemania nazi, no avanz√≥ en el desarrollo de un arma nuclear, entre otros motivos por el desinter√©s de las c√ļpulas del Reich.

Pero el mayor desaliento del equipo de cient√≠ficos que particip√≥ en el Proyecto Manhattan fue conocer la inutilidad de la bomba para poner fin a la guerra. La lanzaron contra un imperio japon√©s pr√°cticamente rendido. El verdadero motivo que tuvo el gobierno y el ej√©rcito de Estados Unidos fue impedir que la Uni√≥n Sovi√©tica entrara en guerra con Jap√≥n y la conquistara, como lo hizo con parte de Alemania y el este europeo. La detonaci√≥n fue parte de una estrategia para la geopol√≠tica postguerra. Con el paso de los meses y los a√Īos la evidencia de que Estados Unidos lanz√≥ la bomba sobre un enemigo derrotado tom√≥ peso afectando sensiblemente a Oppenheimer.

Oppenheimer, el genio de la bomba at√≥mica | El CorreoOppenheimer era brillante como cient√≠fico, un buen gestor de proyectos pero un p√©simo actor pol√≠tico. Ascendi√≥ hasta los m√°s altos niveles de Washington, pero no comprendi√≥ d√≥nde estaba. No comprend√≠a la perversi√≥n pol√≠tica. Los bi√≥grafos citan la reuni√≥n con el presidente Harry Truman: ‚ÄúOppenheimer se retorci√≥ las manos, nervioso, y solt√≥ uno de esos comentarios desafortunados que sol√≠a hacer cuando se encontraba bajo presi√≥n. Se√Īor presidente, siento que tengo las manos manchadas de sangre‚ÄĚ.

Dicen que Truman, un tipo pragm√°tico y muy b√°sico, sac√≥ un pa√Īuelo y le dijo: ‚Äútome, quiere limpiarselas‚ÄĚ. M√°s tarde Truman dijo: ‚ÄúUno no va por ah√≠ lloriqueando. No quiero ver a ese hijo de puta en este despacho nunca m√°s‚ÄĚ.

El fin de la guerra marca la decandencia de Oppenheimer. No solo ya no era √ļtil para el ej√©rcito sino que la intenci√≥n del aparato del Estado fue neutralizarlo. Su vinculaci√≥n con el Partido Comunista, al que perteneci√≥ su esposa, su hermano menor, tambi√©n f√≠sico, y muchos de sus mejores amigos, fue la gran coartada para sacarlo de carrera y culparlo del espionaje que le entreg√≥ ingente informaci√≥n a los sovi√©ticos para armar su propia bomba. En 1949 la URSS deton√≥ una copia exacta de Fat Man, la que explot√≥ en Nagasaki, y abri√≥ las puertas del infierno nuclear.Christopher Nolan ha hecho algo √ļnico con Oppenheimer

Oppenheimer nos confronta con la ambivalencia y el impacto de la ciencia en la sociedad y la política. Su trayectoria representa la complejidad moral y las tensiones entre el avance científico, la responsabilidad ética y las motivaciones geopolíticas. Oppenheimer, el hombre que desató el poder atómico, personifica la dualidad de Prometeo, quien, al entregar el fuego sagrado, desata tanto el progreso como la destrucción.

Su legado nos invita a reflexionar sobre el papel de la ciencia en el mundo moderno y nos advierte sobre las consecuencias de no comprender plenamente el alcance de nuestras acciones. En ese trance estamos.

 

*Periodista y escritor chileno, licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona, colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.