Sep 10 2023
64 lecturas

Cultura

11S Pecado Capital: anticipo del pr贸logo del libro de N茅stor Restivo

Durante el presente a帽o se conmemoran 50 a帽os del golpe de Estado que derroc贸 y asesin贸 al Presidente constitucional de Chile, Salvador Allende Gossens. El golpe fue organizado y orquestado entre el gobierno de los Estados Unidos y agentes locales pertenecientes a la derecha econ贸mica, a la derecha pol铆tica y algunos elementos del centro pol铆tico, quienes en conjunto con las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad se pusieron a disposici贸n de un gobierno extranjero para desestabilizar y derrocar a su propio gobierno mediante una serie de acciones que afectaran la econom铆a e hicieran impracticable el programa transformador de la Unidad Popular. En este contexto, se ha desatado en Chile una fuerte disputa en torno al pasado por lo determinante que resulta para poder mirar el futuro, ya que de instalarse la tesis de que el Golpe de Estado fue producto de los errores del mismo gobierno de Allende 鈥揷omo plantean las fuerzas y sectores que traicionaron a la Patria鈥, la posici贸n de quienes buscan una alternativa al neoliberalismo en Chile se debilitar铆a a煤n m谩s, por la evidente ausencia de un horizonte concreto de transformaciones, capaces de cambiar lo esencial del modelo para mejorar la vida de las y los chilenos revirtiendo las tendencias hacia la concentraci贸n excesiva de la riqueza y la profundizaci贸n de la desigualdad.

De lo contrario, si la verdad a todas luces evidente de que el golpe fue digitado desde el exterior y decidido incluso con anterioridad a la llegada de Allende a La Moneda 鈥揺s decir, con absoluta prescindencia de lo que hiciera o dejara de hacer el gobierno entrante鈥, la idea de poner en valor las enormes realizaciones de aquel gobierno en tan solo 1.000 d铆as y la posibilidad de retomar el proyecto inconcluso de la construcci贸n de un modelo alternativo al capitalismo vuelve a cobrar vigencia, sobre todo a la luz del actual agotamiento del modelo neoliberal, que sin contrapeso alguno se ha impuesto en nuestro pa铆s, de la mano de la dictadura militar primero y de los gobiernos que le sucedieron despu茅s, en absoluta concordancia y subordinaci贸n a las necesidades del capital mundial para enfrentar las distintas fases de acumulaci贸n y de crisis c铆clicas provocadas por la misma l贸gica del capital.

En esta disputa por el pasado, determinados sectores que se autodenominan de izquierda se han subordinado a la versi贸n de 鈥渓os vencedores鈥, sum谩ndose sin pudor a la tesis de la crisis incubada en los errores del gobierno, rest谩ndole importancia a la conspiraci贸n y la intervenci贸n internacional, postura que se complementa con una inaceptable relativizaci贸n de la gravedad que reviste la sola destrucci贸n de la democracia y el bombardeo del Palacio de La Moneda con el objetivo de asesinar al Presidente Allende, con todos los cr铆menes de lesa humanidad que le siguieron y que sin el golpe sencillamente no hubiesen existido.

Por otro lado, quienes se siguen sintiendo orgullosamente allendistas, si bien intentan dar batalla en la disputa mencionada, lo hacen sin la profundidad ni los argumentos necesarios para lograr debatir con eficacia y eficiencia el sentido com煤n, hoy dominado por medios de comunicaci贸n de masas mayoritariamente controlados por los mismos sectores que promovieron y organizaron el golpe de Estado.

En ese sentido, una de las debilidades m谩s grandes de los relatos de la izquierda en la disputa referida es el ensimismamiento con el cual se aborda. La frase tantas veces repetida de 鈥渘unca m谩s en Chile鈥 da cuenta de esta debilidad, pues parece que las y los chilenos olvidan que si bien se cumplen 50 a帽os del golpe en Chile, tambi茅n se cumple un a帽o del golpe en Per煤, tres y 43 de los golpes de Estado que ha sufrido Bolivia, 14 y 41 de los golpes en Honduras, 22 del golpe de Estado en Venezuela, 37 del golpe en Filipinas, 43 y 57 de los golpes en la Argentina; 41 del golpe en El Salvador, 48 y 60 de los golpes en Ecuador; 59 del golpe de Estado en Brasil; 55 y 46 del golpe y de la invasi贸n en Panam谩 respectivamente, entre otras intervenciones dentro y fuera de nuestro continente, todas ellas orquestadas por el gobierno de Estados Unidos con los lacayos nacionales de cada pa铆s.

Se nos olvida tambi茅n que este a帽o se cumplen 200 a帽os de la Doctrina Monroe, a trav茅s de la cual Estados Unidos defini贸 que Am茅rica ser铆a para ellos y que, por lo mismo, har铆an lo que quisieran con nuestros pueblos y con nuestros bienes comunes, de tal manera de asegurar que todo lo existente en nuestro continente estuviera al servicio ni m谩s ni menos que de su crecimiento econ贸mico y de su proceso de acumulaci贸n global de capital. No por nada dicho gobierno requiere de esconder sus documentos oficiales por per铆odos que a veces superan d茅cadas con tal de defender a los responsables de cr铆menes de lesa humanidad tanto propios como nacionales, ya que esa impunidad les permite continuar haciendo lo mismo 50 a帽os despu茅s sin que nada esencial haya cambiado.

Lo anterior invita a mirar el golpe de Estado de 1973 no como un suceso chileno, sino como resultado inevitable de una pol铆tica imperial de Estados Unidos en asociaci贸n estrat茅gica con las clases dominantes de todo el mundo y, por cierto, de nuestros pa铆ses, pol铆tica de la que ning煤n pueblo se salv贸 ni se salvar谩 por s铆 solo en el futuro. El golpe de Estado en Chile es el resultado de una pol铆tica llevada a cabo desde el imperio norteamericano, que representa la organizaci贸n criminal m谩s grande de la historia de la humanidad y que ha destruido cualquier intento de cualquier pueblo 鈥搉o solo en Am茅rica sino en cualquier parte del mundo鈥 de ejercer el tan manoseado derecho a la libre determinaci贸n y plantear una alternativa de desarrollo distinta a lo que los intereses neocoloniales necesitan, que por lo dem谩s poco o nada tiene que ver con lo que hacen o dejan de hacer los gobiernos derrocados, sino con c贸mo el capital transnacional es capaz de jugar el juego que supone la democracia liberal burguesa, mientras gane, y c贸mo tambi茅n es capaz de desentenderse completamente de la misma, siempre y en todo lugar, cuando esta se torna instrumento de emancipaci贸n para cualquier pueblo del mundo.

Por todo lo anterior, la reedici贸n del libro que usted tiene entre sus manos resulta completamente oportuna y necesaria y aparece como un aporte fundamental para comprender, desde una perspectiva desterritorializada, todas las variables que explican las razones m谩s profundas del quiebre de la democracia en nuestro pa铆s y en otras latitudes del continente americano y del mundo, de la instalaci贸n de dictaduras afines al imperio o del sostenimiento a veces encubierto y a veces franco y abierto de reg铆menes absolutamente autoritarios, ocupaciones extranjeras e invasiones de todo tipo.

Sin una mirada que permita comprender las causas m谩s profundas de estos hechos, esa necesaria disputa sobre el pasado queda lisa y llanamente incompleta y se torna insuficiente e impotente para los desaf铆os que el futuro depara a los pueblos del mundo.

De esta manera, N茅stor Restivo nos presenta un an谩lisis del caso chileno, pero inserto en el devenir de la econom铆a mundial con sus fases expansivas y con sus crisis c铆clicas de sobreproducci贸n, estancamiento y baja de la tasa de ganancia, relacionando con meridiana claridad c贸mo cada una de estas van determinando los tipos, la profundidad y la radicalidad de cada intervenci贸n, para asegurar los intereses del capital en todas partes del mundo.

En este sentido, sin escribirlo directamente, el autor trae de regreso la tesis cada d铆a m谩s clara que plantea que el imperialismo efectivamente se presenta como una fase superior del capitalismo y nos anticipa que cualquier intento de analizar las luchas emancipatorias de los pueblos, las guerras en curso y las futuras, de manera separada de los avatares de la econom铆a mundial y de las necesidades del capital mundial, simplemente constituye una falta de rigurosidad imperdonable de cara al futuro.

Y de la misma manera, para el buen entendedor alerta que en el futuro ning煤n pueblo del mundo que busque la emancipaci贸n y la construcci贸n de una alternativa se salvar谩 solo.

 

* Dirigente comunista, alcalde de la comuna de Recoleta, norte de Santiago. Compiti贸 con Gabriel Boric en las 煤ltimas internas presidenciales del espacio progresista.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.