Nov 29 2017
905 lecturas

Econom铆a

Arranca en Bruselas una ronda clave para el acuerdo Mercosur-UE, que Macri desespera por anunciar

Claudio della Croce-CLAE| El presidente argentino Mauricio Macri dict贸 instrucciones a funcionarios de la Canciller铆a y del ministerio de Producci贸n, para entablar en Bruselas la 煤ltima ronda de negociaciones para sellar un acuerdo de asociaci贸n con la Uni贸n Europea (UE), desde la plataforma del Mercosur (junto a Brasil, Uruguay y Paraguay).

El canciller Jorge Faurie, el secretario de Relaciones Econ贸micas Internacionales, Horacio Reyser, y el secretario de Comercio, Miguel Braun, reconocieron que a煤n subsisten varios interrogantes abiertos, pese a que las intenciones de Macri es hacer el anuncio antes de la conferencia ministerial de la Organizaci贸n Mundial del Comercio (OMC), por celebrarse del 10 al 13 de diciembre en Buenos Aires, bajo estrictas medidas de seguridad.

Pese a la preocupaci贸n que genera en el ambiente sindical, industrial y de las peque帽as y medianas empresas, el gobierno sostiene que un acuerdo de asociaci贸n aumentar谩 los flujos de comercio, con beneficio directo para las econom铆as regionales, e impactar谩 directamente en el aumento de la inversi贸n extranjera, para favorecer la creaci贸n de empleo.

Los industriales preocupados

El mensaje del jefe de gabiente 聽Marcos Pe帽a al cerrar la Conferencia de la Uni贸n Industrial Argentina U(IA) aument贸 la tensi贸n empresarial, que teme que un acuerdo comercial UE-Mercosur abra aun m谩s las puertas a la importaci贸n. 聽Pe帽a, ante la ausencia de Macri, ratific贸 el rumbo inexorable hacia la firma: 鈥淓s una se帽al de mediano plazo que marca hacia d贸nde queremos ir como matriz productiva鈥, dijo, sin ofrecer detalles ni dar cuenta de las preocupaciones, que crecieron cuando llam贸 a 芦trabajar juntos para que m谩s empresas sean multinacionales禄

Los industriales denunciaron el secretismo y la falta de transparencia de las negociaciones y reiteraron que no reciben informaci贸n sobre ellas, a la vez que pidieron una mayor participaci贸n en un tema tan sensible. Dos semanas atr谩s, una veintena de dirigentes de diversas c谩maras sectoriales comunicaron al subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas, sus preocupaciones sobre el impacto negativo que tendr铆a el acuerdo con la UE.

鈥淰amos a llevar adelante un pa铆s que quiere ser global, quiere ser protagonista. Esperemos que en diciembre podamos tener novedades positivas del ingreso del pa铆s a la OCDE. Tambi茅n tenemos la posibilidad de avanzar en el acuerdo con la Uni贸n Europea. Es una se帽al que marca hacia d贸nde queremos ir鈥, dijo Pe帽a.

El acuerdo con la UE tiene varios cap铆tulos. Uno de ellos es la eliminaci贸n masiva de aranceles, que se har铆a de manera progresiva. Los primeros bolsones de posiciones arancelarias a liberar ser铆an los que no tienen producci贸n local, hasta llegar, pasados los diez a帽os, a los productos 鈥渟ensibles鈥. Pero, adem谩s, est谩n las compras p煤blicas y la pol铆tica de patentes, que tambi茅n encienden luces de alarma entre los industriales.

Hay un apartado del acuerdo dedicado a las compras p煤blicas, por el cual las empresas europeas podr铆an tener igual trato que las nacionales. En tanto, los laboratorios est谩n en pie de guerra contra el acuerdo porque los europeos quieren extender las patentes de los medicamentos.

Temas pendientes聽

Desde la 煤ltima ronda de deliberaciones, semanas atr谩s en Brasilia, son varios los cap铆tulos con temas pendientes, ya que desde los pa铆ses del Mercosur se exige que en el intercambio de bienes se incrementen las cuotas para el acceso de carnes y bioetanol, mientras Francia, Irlanda y Polonia advirtieron recientemente que un cambio sobre la oferta ya presentada puede da帽ar a sus productores locales, que son subvencionados.

Por otra parte, Alemania reclam贸 a la Comisi贸n Europea, que negocia en nombre de los 28 pa铆ses del bloque, que el Mercosur reduzca las canastas que protegen del ingreso de bienes industriales en plazos que van de los cinco a los 15 a帽os. Y aunque el comercio de bienes agr铆colas e industriales son las monedas de cambio de ambos bloques, resulta dif铆cil pensar en que se realicen modificaciones sustantivas, sobre todo las exigidas por los pa铆ses mercosure帽os.

Otros puntos sin consenso hacen a las barreras t茅cnicas al comercio y a las medidas sanitarias y fitosanitarias. Los sudamericanos quieren asegurarse un ingreso cierto al viejo continente, que muchas veces obstaculiza la llegada de productos argumentando razones cient铆ficas o ambientales sobre la producci贸n de los bienes y sus normas de calidad, mientras que los europeos objetan las trabas en el traslado de mercanc铆as adentro de la uni贸n aduanera, se帽ala el diario El Cronista.

A todo esto se a帽ade el cap铆tulo sobre Propiedad Intelectual, que toca sensiblemente a la industria farmac茅utica. Las discusiones de los negociadores hacen al resguardo de patentes, datos de prueba, secretos comerciales y dem谩s. Tambi茅n la UE sigue exigiendo que no se comercien productos que en Europa est谩n resguardados con denominaciones de origen protegidas (como ocurre con el queso roquefort), algo que el Mercosur no acepta, aunque hay un texto consolidado.

* Economista y docente argentino, investigador asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario