Dic 24 2016
2018 lecturas

Sociedad

Abya Yala levanta su voz por la machi Francisca Linconao (en huelga de hambre)

El jueves 22 de diciembre, la primera sala de la Corte de Apelaciones de Temuco, revoc贸 por cuarta vez el cambio de cautelar aplicado por el Juzgado de Garant铆a de la misma ciudad. De este modo se decret贸 -nuevamente- la prisi贸n preventiva para la Machi Francisca Linconao. La Machi, quien se encuentra en el Hospital Intercultural de Nueva Imperial, anunci贸 su decisi贸n de iniciar una Huelga de Hambre, medida radical tomando en cuenta el delicado estado de salud de la autoridad espiritual mapuche (NdelE).

La machi Francisca Linconao est谩 presa en Temuco. Con ella est谩 preso su territorio ancestral, est谩n presos sus saberes, sus bosques, sus plantas, sus modos de estar en el mundo. Con ella estamos presas las mujeres del Abya Yala. Las que fuimos asesinadas con Berta C谩ceres una vez, y con Macarena Vald茅s, otra vez, y con tantas guerreras de la vida, tantas veces…

En cada caso, tuvimos que aprender a quemar mentiras, a leer por detr谩s de las noticias, a desenredar la madeja de la desinformaci贸n. Porque pretendieron hacernos creer que sus asesinatos eran cr铆menes pasionales, o suicidios. Y en el caso de las mujeres presas, que fueron autoras de cr铆menes brutales. As铆 tras las rejas languidecen mujeres pobres, ind铆genas, como la machi Francisca, en Chile. Como Reina Maraz, en Argentina. Distintas situaciones pero un denominador com煤n: la justicia racista, patriarcal, mis贸gina, burguesa.

La machi defiende los manantiales de agua, los arbustos que guardan el secreto de las medicinas, los 谩rboles, la tierra. Por defender territorio y vida, la machi est谩 presa, acusada falsamente de un crimen que no cometi贸. El cuerpo de Francisca languidece lejos de la tierra y de las plantas. La vida se le quiere escapar en el destierro carcelario. La libertad es la vida de la machi, y es una nueva frontera entre el colonialismo patriarcal capitalista, y las posibilidades de crear caminos para un buen vivir que sea para todos: donde no se destruyan los pueblos, las comunidades, ni la casa que habitamos. Esa casa grande y com煤n que es nuestro mundo.

En distintos rincones de esa casa grande hicimos sentir nuestra voz, exigiendo la libertad de nuestra machi. Frente a la embajada de Chile en Argentina, nos encontramos bajo un sol ardiente. Estuvimos reunidos junto a su hermana, Juana Linconao, a la werken Ingrid Conejero, a Moira Mill谩n, de la Marcha de Mujeres Originarias de Argentina, y compa帽eros y compa帽eras de diferentes colectivos de Argentina. Hasta ah铆 lleg贸 el maestro Osvaldo Bayer, el escritor de la Patagonia Rebelde y de las luchas de los pueblos originarios, y de los movimientos libertarios -quien en febrero pr贸ximo cumplir谩 90 a帽os-. Caminando despacito, pero con la voz firme asegur贸: 鈥淎c谩 estamos para apoyar esta lucha tan justa. Vamos a apoyar siempre a los pueblos originarios. Tenemos que seguir denunciando el genocidio que contin煤a鈥.

Desde otros pueblos nos llegaron abrazos y gritos de justicia. Las feministas comunitarias de Bolivia, mujeres aymaras, hicieron una movilizaci贸n para pedir que el gobierno de Evo Morales, del que son parte, se pronuncie pidiendo la libertad de la hermana mapuche. Desde Guatemala, llegaron las voces de las feministas comunitarias y sus acciones diversas de solidaridad con la machi Francisca Linconao. Supimos tambi茅n de iniciativas de solidaridad, de rogativas, de movilizaciones en M茅xico, Per煤, Colombia, Venezuela.

A la acci贸n frente a la embajada de Chile en Argentina, le sucedi贸 la ocupaci贸n pac铆fica de la Catedral de Buenos Aires, realizada por cuatro mujeres mapuches, que se quedaron varias horas -a pesar de las presiones que recibieron- hasta ser recibidas por el Nuncio Apost贸lico, que se comprometi贸 a hacer llegar el pedido al Papa, para que se pronuncie en favor de la libertad de la machi. Que Francisco pida la libertad de Francisca. Que act煤e ecum茅nicamente, pidiendo la libertad de una l铆der espiritual del pueblo mapuche. Esa fue la carta, que esperamos que llegue pronto y tenga respuesta oportuna del Vaticano.

La prisi贸n de la machi Francisca, defensora de los territorios ancestrales, contin煤a efectivamente las pol铆ticas de recolonizaci贸n del continente que avanzan -como lo hizo la conquista- sobre la base de la ocupaci贸n de territorios y cuerpos en el continente, especialmente cuerpos de mujeres. Si esta nueva conquista se realiza como se帽ala Rita Segato, empleando como norma legitimadora la pedagog铆a de la crueldad, nuestro desaf铆o como feministas y como pueblo, dijimos en estas acciones, es multiplicar la pedagog铆a solidaria del 鈥淪i tocan a una, respondemos todas鈥. La pedagog铆a del amor eficaz, de la educaci贸n como pr谩ctica de la libertad.

Hoy el desaf铆o es cruzar la frontera, o es, mejor, volar la frontera. Para que la libertad de Francisca Linconao sea tambi茅n nuestra propia libertad.

Cuando decimos 鈥淣i Una Menos鈥, estamos hablando de la vida en libertad de todas y de cada una. Estamos hablando de que no aceptamos m谩s mujeres presas por los tribunales mis贸ginos y racistas. Estamos hablando que es una tarea de honor la libertad de nuestras sanadoras, de las cuidadoras de la vida, de las mujeres de la tierra. Cuando decimos que 鈥淰ivas nos queremos鈥, estamos hablando de una vida que merezca ser vivida. De una vida en la que florezcan todos los saberes aprendidos en amorosos di谩logos en el mundo. De una vida en la que ninguna mujer sea desterrada del lugar donde elegimos plantar nuestras ra铆ces. De una vida en la que no haya candados, ni rejas, ni fronteras que limiten nuestro caminar.

*鈥淧unto Final鈥, edici贸n N潞 867, 23 de diciembre 2016

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.